El apoyo de los padres durante el crecimiento de los niños es fundamental para que estos, conforme vayan creciendo, logren desarrollar confianza y seguridad en sí mismos, pues esto les ayudará a ser personas más felices, sin miedo, y con autoestima reforzada.

(foto: unsplash)

¿Por qué es importante que los niños tengan confianza?

La confianza es uno de los elementos más importantes durante el crecimiento de los niños, ya que les permitirá progresar y poder desarrollar habilidades que han aprendido, y que pueden ir aprendiendo con el tiempo, así como para probar nuevos retos.

Además, la confianza en sí mismos contribuye a que aprendan manejar sus emociones, principalmente frente a situaciones de fracaso, ya que al confiar en ellos mismos, entienden que sus habilidades no se ven afectadas, que pueden recuperarse y volverlo a intentar, enseñándoles resiliencia.

Es importante aclarar que la confianza puede desarrollarse de forma diferente en cada niño, pero, además, puede manifestarse cuando:

  • Se sienten respetados
  • Comprendidos
  • Alentados
  • Son capaces de cumplir metas por sí solos.

(foto: pexels)

¿Qué hacer para que un niño desarrolle la confianza?

Los niños que tienen confianza en sí mismos, son capaces de creer en ellos, por lo que pueden enfrentar nuevos retos en su vida, sin miedo, y esto puede serles útil para, a largo plazo, tener una vida feliz.

Por esta razón, es de esperar que las madres y padres busquen inculcar y desarrollar en sus hijos la confianza, y si este es tu caso, los expertos aseguran que existen algunas formas y consejos para lograrlo:

  • Se debe ser el ejemplo: No se trata de pretender ser perfecto, sino de demostrar que se pueden experimentar nuevas tareas o experiencias de forma positiva, sin miedo a fracasar.
  • No molestarse por los errores: Es importante que los niños aprendan que equivocarse o fallar es normal, y que todos podemos cometer errores, pero no es razón para detenerse o desanimarse; no se debe tener miedo al fracaso, pero sí se debe aprender de este.
  • Dedicarle tiempo y atención: Sentirse escuchados, comprendidos y atendidos, a la hora de jugar, por ejemplo, ayuda a que los niños ganen seguridad y confianza.
  • Otorgarle misiones pequeñas: Lograr completarlas por su propia cuenta contribuirá a que se llenen de satisfacción personal y esto irá alimentando su confianza.
  • Animarlos a probar cosas nuevas: Permitiendo que fracasen, y motivando la perseverancia, ayudará a que puedan adquirir nuevas capacidades y habilidades, al mismo tiempo que aprenden a que los errores no son el fin del mundo, e incluso podrán aprender a manejar la frustración.

(foto: pexels)

Algunas frases también pueden ayudar en su confianza

El lenguaje y la comunicación también son una parte esencial para que los niños puedan ganar confianza; según especialistas, expresar cariño y animarlos mientras prueban cosas nuevas, incluso cuando fracasan y no solo cuando algo les sale bien, puede ser muy útil.

Los niños a quienes se les reconoce su trabajo y se les anima, pueden sentirse impulsados y seguros para seguir adelante intentando nuevas cosas; eso sí, lo mejor es no exagerar, pues de esta manera se crearía presión y una necesidad constante de aprobación.

Mostrar cariño resulta igualmente importante, pues cuando los niños se sienten amados (a pesar de las circunstancias), su autoestima se refuerza, y puede ayudarlos a enfrentar situaciones negativas.

A continuación, te mostramos algunos tipos y ejemplos de las frases que podrían contribuir a reforzar y aumentar la confianza de los hijos:

  • Frases que demuestren cariño, como ”te quiero”, “te amo” o “es un privilegio ser tu madre/padre”.
  • Palabras que los hagan sentir importantes y respetados, como “te escucho”, “te entiendo”, ”te respeto”, e incluso “lo siento”. 
  • Expresiones de motivación, tal y como ”confío en ti”, “tú puedes hacerlo”, “juntos podremos solucionarlo”.

(Con información de: Child Mind Institute, Bebés y Más, Kids Health.)