Según el foro de Crianza Natural, la lactancia materna debe ser la mayor fuente de nutrición del bebé hasta el fin del primer año de vida. Lo que pocas mamás saben, es que el consumo de avena durante la lactancia podría incrementar la producción de leche materna.

Foto: freepik

La norteamericana especialista en temas de lactancia Kelly Bonyata, recomienda la avena porque es nutritiva en hierro y comparte propiedades con otros galactogogos comunes, como la alfalfa. La experta sugiere consumir avena en cada desayuno.

La Consultora de Lactancia Certificada por la International Board Certified Lactation Consultant, afirma que, es posible aumentar o mantener la producción de leche para tu bebé con este alimento.

Los testimonios de miles de mujeres y especialistas en lactancia confirman que es posible aumentar de forma natural la producción de leche materna si se consume avena.

De hecho, en algunas regiones de América Latina, se mantiene la costumbre de incrementar el consumo de avena durante el embarazo, sin embargo, no hay un respaldo científico todavía. 

Precauciones al comer avena en la lactancia 

A pesar de que la avena no tiene efectos contraproducentes en la salud de las madres, las mujeres con enfermedad celíaca deben comer con precaución y consultar a su médico. 

Los especialistas explican que, alimentar los primeros seis meses al bebé con leche materna puede brindar una protección inmunológica y limitar la exposición a patógenos a una edad vulnerable.

Foto: Pexels 

A la vez, esto permite que la energía y los nutrientes que de otro modo se dedicarían a proporcionar respuestas inmunológicas se utilicen para otros procesos de crecimiento y desarrollo.

Recomendaciones para la lactancia materna

La Neonatóloga María Elena Ortega-Ramírez, ofrece las siguientes recomendaciones durante la lactancia:

  • La lactancia materna se debe ofrecer a demanda del niño y no imponer horarios.
  • Asegurarse que el niño tome el pecho de 8 a 12 veces en 24 horas.
  • No ofrecer fórmulas de inicio ni ningún otro líquido.
  • La madre debe estar sentada en una postura cómoda, con la espalda recta y los hombros relajados.
  • Él bebe deberá acercarse a la madre y no al revés.
  • Se debe estimular que el bebé abra la boca estimulando el labio superior, el bebé debe tomar el pezón y la mayor parte de la aréola con los labios evertidos.
  • La madre deberá observar la deglución de la leche.
  • Es normal que el bebé baje de peso los primeros días.
  • Acudir a consulta si hay dudas o problemas con la lactancia