Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

¿A los cuantos meses se puede saber el sexo del bebé?

Conocer el sexo del bebé llena de mucha ilusión a los padres, este se puede conocer mediante ecografía y muestras de sangre, entre otras pruebas.

FERNANDO GUEVARAAbr 21, 2021 
Tiempo de lectura: 27 mins.
(Foto: Pinterest)

Lo + leído

Uno de los momentos más emocionantes durante el embarazo es cuando los padres conocen el sexo del bebé, aunque hay unos que prefieren esperar a que nazca y no saber el sexo del bebé en camino, a otros les llena de mucha ilusión saber si será niña o niño, pero, ¿a los cuantos meses se puede saber el sexo del bebé? En seguida te lo decimos.

Para muchos padres conocer el sexo de su bebé les ayuda a estrechar su vínculo, pensar en el nombre del bebé, pintar su cuarto y comprarle ropita, por eso llena de tanta ilusión conocer si será niña o niño.

¿A los cuantos meses se puede saber el sexo del bebé?

Los seres humanos tenemos 23 pares de cromosomas en cada célula. Uno de los pares de cromosomas es el que lleva la información relativa al sexo, siendo XX las mujeres y XY los hombres. Las células sexuales sólo tienen un cromosoma. En el caso de la mujer, al ser XX, los óvulos serán siempre “X”. En el caso del hombre, puede ser el uno o el otro, es decir, los espermatozoides pueden ser “X” o “Y”.

Desde el momento que se produce la concepción ya se determina si el bebé tiene carga genética femenina o masculina. Sin embargo, sus genitales empezarán a desarrollarse más tarde.

Todos los embriones (sean genéticamente femeninos o masculinos) tienen una protuberancia en el área genital llamada tubérculo genital. A partir de la semana 9 de gestación, y a lo largo del primer trimestre, esta protuberancia irá desarrollándose hasta convertirse en el pene, en el caso de los niños. O la vulva, en el caso de las niñas. Pero el sexo del bebé se sabrá hasta más adelante.

Los niños completan el desarrollo de sus órganos genitales en las últimas semanas de embarazo, con el descenso de los testículos al escroto. Por su parte, las niñas completarán su desarrollo genital en torno a la semana 18 de embarazo.

Pero para saber con exactitud el sexo del bebé mediante una ecografía los padres deberán esperar hasta el quinto mes de embarazo, ya que hasta la semana 20 es cuando se puede confirmar con mayor seguridad el sexo del bebé. Esta ecografía es una de las más importantes del embarazo, pues tiene como objetivo identificar posibles malformaciones fetales, tanto graves como leves, así como analizar el movimiento del bebé, la placenta, el líquido amniótico, el corazón y resto de órganos internos del bebé.

(Foto: Pinterest)

¿Con qué otros métodos se puede saber el sexo del bebé?

Aunque la ecografía suele ser el método más habitual para conocer el sexo del bebé, también es posible saberlo mediante la realización de otro tipo de pruebas médicas:

-Análisis de sangre materno: consiste en extraer una muestra de sangre de la madre para analizar los fragmentos de ADN no celular en el plasma, procedentes del feto. A partir de la séptima semana de embarazo, la presencia de estos fragmentos en la sangre de la madre son suficientes para evaluar, en más del 95 por ciento de los casos, si el feto es portador de cromosoma Y (con lo que sería hombre) o no (de modo que sería mujer).

(Foto: Pinterest)

-Amniocentesis: es una prueba invasiva que consiste en la extracción de líquido amniótico con células fetales. Se realiza para detectar problemas congénitos en el bebé, como el síndrome de Down, de Edwards o de Turner, entre otros, y también permite conocer el sexo.

-Posición de la placenta: también conocido como el método Ramzi, se basa en la posición de la placenta respecto del feto para conocer el sexo del bebé e incluso desde la primera ecografía. Asegura que presenta un 97 por ciento de fiabilidad aunque no se vean los genitales.

Para saber más de...7 datos sobre el cerebro del bebé que quizá no conocías

El cerebro de un bebé:
Después del primer año de vida, el cerebro de un bebé ha duplicado su tamaño y para los cinco años, tendrá el 90% del volumen de un cerebro adulto pues los cerebros de los niños se desarrollan más rápido a esa edad que en cualquier otro momento de la vida. Además, pueden crear hasta un millón de conexiones neuronales por segundo.
Los primeros 2 años:
Para el correcto desarrollo de sus cerebros, es vital la conexión y el apego entre los padres e hijos. Si ésta es suficientemente buena, a los dos años el bebé habrá aprendido a formar relaciones de calidad; tener empatía y comprensión; saber divertirse y sentirse bien consigo mismo y tolerar límites, lo que significa que ya se le puede enseñar y educar.
Crea un impacto positivo en tu bebé:
La fundación Minderoo es una organización filantrópica que propone una iniciativa de cinco pasos para una infancia próspera. Plantean que para un desarrollo saludable se necesitan cinco cosas principales: conectar, hablar, jugar, un hogar saludable y una comunidad.
El desarrollo de tu bebé:
Para potenciar su desarrollo se proponen dos técnicas principales: La primera se llama “servir y devolver”: conecta, habla y juega con tus hijos. La segunda, “temprano y con frecuencia”: la cantidad de veces que debes hacer la primera técnica. Los primeros cinco años de vida del bebé son esenciales para su desarrollo físico y mental.
No es un juego de niños…
Jugar con tu bebé es una de las mejores cosas que puedes hacer por ellos porque construyes y fortaleces su relación, mejoras su salud mental y les enseñas habilidades vitales de la vida diaria como hacer amigos, presentar un examen, conseguir trabajo y hasta formar su propia familia algún día.
La ciencia detrás de los juegos.
Los juegos de imitación fomentan la empatía y la imaginación; los juegos de nombres ayudan a desarrollar el vocabulario y la atención e inclusive el juego de escondidas desarrolla la memoria y la confianza. La interacción y la relación positiva de los infantes con sus padres es primordial para formar a los adultos del futuro.
Bebés sin conexión ni apego:
Los infantes están programados para buscar conexiones significativas y el no recibirlas les genera un estado constante de estrés y confusión además les resulta difícil estar tranquilos porque no se sienten seguros y desarrollan problemas para confiar en las personas. Esos son solo algunos de los impactos negativos que el bebé va a tener que cargar de por vida.

Sigue leyendo: ¿Por qué los bebés eligen un peluche del cual no se despegan?

(Con información de: Ser padres y bebés y más)



Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda