¿Crees que las relaciones duran cada vez menos? No estás tan equivocado, de hecho, hay una definición para las relaciones que tienen un vínculo frágil y que por lo tanto, pueden terminar fácilmente para iniciar una nueva relación con alguien más en poco tiempo: relaciones líquidas

Las relaciones líquidas se caracterizan por la debilidad de los vínculos, donde se crean que se diluyen con facilidad ante el más mínimo problema o con cualquier excusa.

Es importante recalcar que este tipo de relaciones no solo se dan en el ámbito de la pareja, también en las amistades y la familia.

Lo que tienes que saber sobre las relaciones liquidas 

De acuerdo con Gaceta UNAM, el filósofo y sociólogo Zygmunt Bauman fue quien habló por primera vez de las relaciones líquidas, que define como la fragilidad de los vínculos humanos desarrollados en la postmodernidad. 

(Foto: freepik) 

Se distinguen porque si antes las relaciones eran más largas, ahora son desechables.

“Me relaciono con alguno y lo desecho y me debo relacionar con otro, de otras características. Me posibilitan tener ese otro objeto, luego otro y otro vínculo, y esa es una historia de nunca acabar”, menciona.

Según Bauman, son relaciones como el agua, donde el lazo que se crea solo dura un momento y conforme pasa el tiempo, se escurre o se evapora, haciendo que las personas a su alrededor sean solo momentáneas.

Todo esto sucede porque las personas tienen “miedo” de encariñarse y terminar atadas, porque no quieren salir lastimadas.

Otra causa que apuntan es el deseo de satisfacer necesidades de manera inmediata, que cuando no nos sentimos satisfechos pasamos a otra cosa rápidamente. Aunque puede parecer superficial y hasta “egoísta”, es la realidad de muchas personas.

“La liquidez hace que se descomponga, ya no se valora el vínculo, ya no hay una relación duradera y el deseo se desvanece”, agregan en la UNAM.

¿Cómo reconocer a alguien que busca relaciones líquidas?

Una forma de identificarlos es porque son personas con vínculos frágiles, con falta de calidez, de empatía y amor hacia otras personas, que prefieren las relaciones superficiales y fugaces.

(Foto: freepik) 

Algo muy característico es que se basan en palabras en lugar de actos y no significa que no sean capaces de querer a una persona, solo que no están dispuestos a tener un compromiso y prefieren ponerse un escudo.

Lo más importante al estar en relaciones líquidas es aprender a hacerse responsable de las propias emociones como los de la otra persona. 

Si no quieres un vínculo a largo plazo, debes decirlo desde un inicio, para evitar falsas ilusiones de un vínculo estable y duradero.

Las redes sociales influyen en las relaciones líquidas 

Redes como Tinder o Twitter juegan un papel muy importante en las relaciones liquidas, pues facilitan que se formen vínculos pasajeros no solo de forma romántica, también en las amistades, pues muchas veces se aceptan como amigos a personas desconocidas con tal de aumentar el número de seguidores.

Se prefiere la cantidad y no la calidad, por lo que cambiar de amigos y de pareja rápido es algo que va perdiendo importancia.

¿Se puede salir de las relaciones liquidas?

Si deseas empezar a construir relaciones más duraderas pero no puedes evitar dejarte llevar por este tipo de relaciones, hay algunos consejos que te pueden ayudar:

(Foto: freepik) 

  • Deja de ver negativo al compromiso

Para que eso pase, debes empezar a arriesgarte y entregarte cuando lo deseas, deja atrás ese miedo.

  • Valora más la calidad 

Este simple cambio de perspectiva te ayudará a entender que en las relaciones, la calidad puede darte más satisfacción que la cantidad. 

  • Sé auténtico 

Conecta contigo mismo y sé sincero sobre lo que realmente quieres y necesitas, no solo te dejes llevar por los deseos del resto.

¿Qué piensas de las relaciones liquidas? No se trata de verlo como algo negativo, sino entender a lo que nos enfrentamos cuando decidimos este tipo de vínculos.

(Con información de Gaceta UNAM, The Happening, Mejor con Salud)

Para aprender más de...¿Qué son las "red flags" tan mencionadas en redes sociales?

Redes sociales y las "red flags"
El término ‘red flag’ se ha popularizado recientemente en internet, en sitios como twitter, facebook e instagram, por lo que es frecuente ver publicaciones o comentarios de personas que ponen un emoji de banderita roja, o directamente comentan ‘’red flag si…”
¿Qué son las red flags?
Básicamente, las tan famosas ‘red flags’ (o banderas rojas), es una forma de llamar a las señales de advertencia que pueden verse en alguna persona con quien estás saliendo para ser algo más que amigos. Vendrían siendo como los banderines rojos que se colocan en las playas para avisar que no se debe ingresar al mar, pero en este caso, el mar sería una relación con la persona en cuestión.
¿Por qué son importantes las ‘banderas rojas’?
La realidad es que, aunque pudiera parecer que no, es importante saber detectar y actuar ante las red flags, pues estas nos podrán avisar sobre la futura compatibilidad que existirá en la pareja, alertarán sobre toxicidad en la otra persona, e incluso actitudes ante las que deberemos huir, ya que hacerlo podría ahorrarnos malos ratos o, en casos extremos, salvarnos la vida.
Una red flag no cambia.
Si durante las primeras citas notas actitudes que, lejos de no agradarte, son directamente inadecuadas, expresan un problema de violencia de fondo (quizás te ha contado que golpeó la pared cuando estaba molesto/a, o tiende a ser alguien controlador) o hablan de una falta de responsabilidad afectiva, lo ideal es que te alejes de esa persona. Por más que pueda gustarte su físico o algunos momentos a su lado, esa persona no va a cambiar, y el maltrato puede incluso empeorar.
No son solo falta de intereses en común
Si bien muchas señales de alerta en cuanto a compatibilidad varían de persona a persona (que no quiera tener hijos, pero tú sí), la realidad es que hay muchas otras con las que hay que tener cuidado, pues podrían ser una alerta de posible violencia a futuro, y están estrechamente ligadas a los “violentometros” de diferentes instituciones.
¿Qué red flags deberías buscar?
Un acto de violencia física no es la primera alerta que debes buscar. Hay actitudes, como bromas o comentarios, que resultan en banderines rojos que debes tomar como alerta. Algunos comportamientos son: que te chantajee, que te mienta, que aplique la “ley del hielo” (ya sea que algo pasara o simplemente no hicieras algo que quisiera), que te cele, te haga sentir culpable, o intente controlar.
¿Qué hacer ante las banderas rojas?
Si has encontrado red flags que demuestran señales de violencia emocional (o física), lo ideal es alejarte de esa situación lo antes posible. Si ya te encuentras en una relación más formal cuando empiezas a notarlas (o cuando muestra su verdadera faceta), es importante acercarte a personas de confianza y grupos de ayuda que te apoyen para salir de esa relación, lo que podría no ser tan sencillo.
Red flags y compatibilidad.
Si el problema es que no tienen cosas en común, o quizás no tienen los mismos objetivos en la vida, podrías considerar charlar con esa persona para que lleguen a una especie de acuerdo donde ambas partes sean funcionales. Si en realidad no hay nada que rescatar, lo ideal será cambiar de página e intentarlo con alguien más.