En las relaciones de pareja, nada está garantizado. Un día puedes sentir que todo marcha bien y al otro darte cuenta que tu relación no funciona. 

Incluso aunque estés en una relación seria, puedes descubrir de pronto que tú y tu pareja no persiguen los mismos objetivos. ¿Qué pasa si tu estás lista para casarte y tu pareja no?

Algunas personas quieren tomarse las cosas con calma y ver hacia dónde van, mientras que otras se lanzan a una relación pensando en el matrimonio. Si sientes que estás en ese punto de tu relación, debes hablarlo con tu pareja. 

Aunque tu te sientas lista para casarte, puede que tu pareja no sienta lo mismo y aunque eso es doloroso, no significa que la relación está perdida o que el amor se acabó. Te damos algunos consejos para lidiar con una situación así.

¿Qué hacer si mi pareja no se quiere casar y yo sí? 5 consejos

  1. Reflexiona por qué te quieres casar
  2. Equilibren sus necesidades
  3. Procesa tus emociones
  4. Escucha su perspectiva y ponte en sus zapatos
  5. Aprende cuándo dejar ir

(Foto: Pexels)

1.Reflexiona por qué te quieres casar

Aunque pueda parecer instintivo el deseo de casarse, toma un tiempo para reflexionar tus motivos detrás de esa decisión. ¿Qué buscas exactamente?. Estas son preguntas que te pueden ayudar con eso:

  • ¿Esperas más seguridad?
  • ¿Esperas que se reconozca la importancia de tu relación?
  • ¿Simplemente poder llamar a tu pareja "mi marido" o "mi mujer"?
  • ¿Qué significa el matrimonio para ti?
  • ¿Dónde aprendiste que tienes que casarte?¿Es una creencia tuya o de tu familia o de las enseñanzas sociales o religiosas? 
  • ¿Qué te dará el matrimonio que no tengas ya? ¿Esto sólo es posible con el matrimonio?
  • ¿Estás tratando de arreglar la relación a través del matrimonio? 
  • ¿Intentas complacer a otra persona? 
  • ¿Quieres tener hijos y sientes que tienes que casarte para ello?

Si ya estás en una relación comprometida y el matrimonio es simplemente una formalidad, entonces podría significar que solo quieres casarte para tener más seguridad o tener las tradiciones que trae el matrimonio.  

2. Equilibren sus necesidades

Lo primero que debes entender es que ninguno de los dos debe sentirse obligado a renunciar a sus necesidades para estar en la relación. En cambio, traten de averiguar qué compromisos están dispuestos a hacer por la relación.

Si el matrimonio no es algo prioritario para tu pareja, pero sigue comprometida contigo, puede estar dispuesta a ceder y seguir adelante con el matrimonio. Pero si se opone firmemente al matrimonio, puede que tengas que considerar que la relación no va a funcionar.

3. Procesa tus emociones

Si no llegaron a un acuerdo sobre el matrimonio, traten de procesar sus sentimientos en vez de intentar cambiar la opinión del otro. Reflexiona sobre lo que quieres en una pareja y si tu pareja actual es la persona adecuada para ti.

Aunque el amor y la atracción son ingredientes clave para una buena relación, la compatibilidad en los objetivos a largo plazo es lo que hace que una relación a largo plazo funcione.

4. Escucha su perspectiva y ponte en sus zapatos

Ten una conversación con tu pareja sobre las razones por las que él no quiere casarse. Escucha con la mente abierta y trata de no estar a la defensiva. De esta forma tu pareja podría hablar sobre sus miedos o pensamientos más profundos acerca del matrimonio. 

5. Aprende cuándo dejar ir

Si no se logran poner de acuerdo respecto al matrimonio, ya sea que él ceda o tú cedas, es momento de aceptar que la relación no funcionará a largo plazo y que deben tomar caminos separados. 

SIGUE LEYENDO:

(Con información de VeryWell Mind)