Las responsabilidades diarias nos dejan cada vez con menos tiempo para pasar con la pareja y por ello, te queremos contar de una nueva forma de disfrutar de la intimidad que puede fortalecer la unión: la técnica del placereado.

Esta forma de tener intimidad incluso la recomiendan los sexólogos cuando las parejas empiezan a perder interés y ya no desean al otro, algo común en las relaciones de muchos años.

Te decimos cuáles son las claves de la técnica del placereado y los beneficios que puedes obtener en tu relación. 

Técnica del placereado en pareja  

De acuerdo con Mayo Clinic, la falta de interés sexual con la pareja se manifiesta cuando alguno de los dos ya no quiere tener relaciones tan a menudo por bajo deseo o porque se presentan molestias en los encuentros y disfunciones. 

(Foto: Pexels) 

A pesar de que esta situación es muy común en las parejas de varios años, pocas personas acuden a un profesional para encontrar la solución y la causa del problema. 

Si te encuentras en esta situación, conocer la técnica del placereado puede ser útil para volver a conectar con tu pareja y no perder el interés mutuo. 

¿Cómo hacer la técnica del placereado?

Consiste en no enfocarse únicamente en el coito, sino en otras formas de vincularse, como caricias, pero en zonas que no se consideran eróticas, lo que despierta el deseo y favorece nuevas sensaciones. 

Con esta técnica, es posible darse cuenta que, a pesar de los años juntos, en realidad no conocemos a nuestra pareja, pues hay respuestas de su cuerpo ante el estímulo que seguramente no habíamos detectado antes. 

Esto ocurre porque generalmente, en las relaciones se le da prioridad al coito, dejando de lado otras formas de seducir a la pareja, como las caricias en todo el cuerpo.

Para que la técnica del placereado sea más efectiva, es ideal usar aceites con un aroma agradable, para masajear mejor el cuerpo de la pareja y que el momento sea muy agradable. 

La técnica está en masajear el cuerpo de la pareja, desde las puntas de los dedos hasta los muslos, la nuca, el abdomen y los pies.

¿Qué beneficios tiene la técnica del placereado

Cuando se hace de forma suave, disfrutando plenamente del momento, esta técnica consigue despertar el deseo entre ambos, reforzar la conexión y compartir una nueva experiencia que fortalece la relación.

(Foto: Pexels) 

Estos son los 3 pasos que no pueden faltar mientras llevas a cabo la técnica del placereado:

  • Descubrir el cuerpo de tu pareja sin palabras 

Es ideal que se acaricien mutuamente por turnos, explorando cada parte del cuerpo de la pareja sin tocar la zona íntima ni los pechos.

Pueden hacerla con los ojos cerrados o abiertos y después de la experiencia, compartan lo que sintieron

  • Acaricien las partes que más despiertan deseo 

En esa fase ya pueden acariciar la zona íntima, aunque lo ideal es que se combinen las caricias con el resto del cuerpo.

(Foto: Pexels) 

Se debe tomar en cuenta lo que la pareja expresó en la sesión anterior, de manera que si las caricias en cierta parte del cuerpo le parecen más placenteras, no pueden faltar. 

  • Culminación

En la última parte del método, se culmina con el coito, claro, siempre y cuando la pareja lo desee, pero es ideal que mantengan los sentidos despiertos y que las caricias se mantengan en todo el encuentro.

La clave está en disfrutar del momento sin prisas y fortaleciendo el vínculo de pareja.

Recuerda que la intimidad en pareja que es satisfactoria requiere de trabajo y dedicación y si ya perdieron el deseo, deben ser pacientes para recuperarlo. Toma en cuenta que no tendrán una explosión de placer en la primera sesión, deben trabajarlo y disfrutar de cada encuentro.

Otros consejos para mejorar el deseo en pareja

La entidad de salud Mayo Clinic sugiere que, para un buen deseo en pareja, es necesario hacer cambios saludables en los hábitos, como:

  • Ejercitarse de manera regular 
  • Reducir el estrés 
  • Comunicarse con la pareja de forma honesta 
  • Reservar tiempo para la intimidad
  • No fumar, ni beber en exceso

(Con información de Mejor con Salud y Mayo Clinic)

Para aprender más de...La sexualidad en la tercera edad ¿es un tabú?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS):
La sexualidad es un aspecto central del ser humano que se manifiesta mediante el sexo, las identidades y roles de género, la orientación sexual, el erotismo, el placer, la intimidad y la reproducción y se expresa en pensamientos,deseos, creencias, actitudes, valores, comportamientos, prácticas y relaciones interpersonales.
Solo termina con la muerte:
A menudo la sexualidad se relaciona con juventud, algo erróneo dado que como parte central de los humanos nos acompaña desde el nacimiento hasta la muerte. En la vejez hay mitos, prejuicios y tabúes que perjudican el proceso de normalización de la sexualidad como una parte central del bienestar humano.
Fines de la sexualidad:
La reproducción no es el único fin, por el contrario, se sabe que tiene tres fines: la reproducción, la comunicación y el placer. En los adultos mayores, ésta se basa en los dos últimos por lo que las relaciones íntimas en esta etapa se distinguen por una mayor capacidad de diálogo, más amor, ternura, confianza y placer con o sin la actividad sexual.
Más y mejores formas de intimidad:
Las prácticas sexuales e íntimas en la vejez atienden otras formas de intimidad más allá de la actividad coital. Se puede incluir el coito, pero también el cortejo, el enamoramiento, las caricias y los mimos, de hecho, la necesidad y el deseo de tocar y ser tocados aumenta con la edad. El orgasmo no es obligatorio pues el goce del cuerpo constituye una satisfacción por sí sola.
Beneficios:
Dado que no se está sujeto a las mismas presiones sociales y culturales que en la juventud, en la vejez el disfrute sexual suele ser mayor por estas razones: mayor experiencia sexual, mejor comunicación con la pareja, coito más prolongado, más ternura y sabiduría con respecto al sexo.
Nivel de interés sexual
El nivel del interés sexual en el adulto mayor va a depender del nivel que mantuvo en su juventud. El funcionamiento sexual, como el resto de las funciones fisiológicas del cuerpo, si no se ejercita, se pierde con el paso del tiempo. La cantidad y calidad de intimidad que se tuvo en la juventud es proporcional en la vejez.
La potencia sexual:
Naturalmente, hay cambios fisiológicos en los órganos y hormonas sexuales en la vejez. En los hombres hay un aumento en la necesidad de estimulación y disminuyen las capacidades de erección y eyaculación; en la mujer hay más dificultad para alcanzar el orgasmo. Lo anterior no impide experimentar el goce sexual.