Gracias a las redes sociales y el internet, las reglas del juego en las relaciones modernas han cambiado. Las expectativas son diferentes y se ajustan a que las redes sociales ya son parte de nuestro día a día.

Para bien o para mal, nos vemos obligados a formar nuevas reglas de lo que sí y lo que no se debe permitir en una relación en la era digital. Por ejemplo, antes ser infiel implicaba encuentros ocultos, no llegar a casa y el aroma de la ropa. 

Hoy, la infidelidad puede verse como mensajes subidos de tono con alguien que no es tu pareja o chats con pláticas interminables que dan más emoción que estar con la propia pareja. ¿Pero, de verdad es infidelidad si no hay encuentros frente a frente?

(Foto: Pexels)

¿La infidelidad virtual cuenta como engaño?

Sin contacto físico real, la intimidad a través de internet puede no parecer un asunto real. Sin embargo, los encuentros virtuales, ya sean sexuales o emocionales, son un tipo de infidelidad. Esto es porque las personas involucradas desarrollan una relación de intimidad aunque no se conozcan frente a frente.

Una infidelidad en línea es muy parecida a una infidelidad física, ya que puede causar un daño duradero a una relación. Esto es porque, como toda infidelidad, distrae la atención del infiel de su pareja real, robándoles tiempo y atención importantes y haciendo que se sientan desatendidos y no valorados. 

Y al igual que las relaciones tradicionales, las que tienen lugar a través de internet implican secretos y mentiras que siempre causan la destrucción de la confianza, un pilar en cualquier relación.

Aunque la persona engañada nunca descubra lo que ha sucedido a sus espaldas, el vínculo de confianza se rompe cuando un cónyuge o pareja es infiel

(Foto: Pexels)

El sexting es otro nivel de infidelidad

Es fácil que las charlas y los mensajes lindos escalen a mensajes eróticos, fotografías sugerentes y que de pronto, ocurra el cibersexo. Cuando esto sucede, la infidelidad escala a otro nivel.

Una vez que ha empezado el cibersexo es más fácil que las dos personas quieran tener encuentros personales y de esa forma, avanzar la infidelidad de una virtual a una física, lo que lleva a otro nivel. 

La infidelidad en internet o las redes sociales, al ser un tipo de infidelidad, es una señal de que hay problemas en la relación.  Así que, en lugar de recurrir a internet para tratar de encontrar la felicidad o lo que creas que puede faltar en tu relación actual, habla con tu pareja.

SIGUE LEYENDO:

(Con información de VeryWell Mind)