¿Estás en un “casi algo” con alguien? Esta situación puede ser muy confusa, pues se trata de vínculos donde son más que amigos, pero tampoco una pareja estable, lo que genera la duda de si realmente se puede pasar a una relación seria.

Es difícil contestar esta pregunta, pues los casi algo son relaciones donde hay vínculos y sentimientos románticos, pero no hay una relación como tal.

No hay ninguna certeza, se trata de un vínculo que puede esfumarse de manera repentina. Si estás en esta situación, te decimos qué tan probable es que un “casi algo” se vuelva una relación seria.

Casi algo” ¿Cómo reconocerlo?

Lo primero que debes saber es cómo identificar qué es un “casi algo” y cuáles son las etapas de este tipo de vínculo.

(Foto: pexels) 

Muchos hemos llegado a tener un “casi algo”, donde tras varias citas, coqueteos y gestos románticos, todo se estanca y simplemente no avanza a nada. Hay fases que son comunes en estos vínculos:

  • Interés. Es el inicio del vínculo, hay un interés mutuo, ambos buscan la atención del otro, se mandan mensajes, tienen salidas y quieren conocerse mejor. 
  • Confianza. Empiezan a hablar todo el tiempo, se forma un lazo de confianza y empatía porque se comparten cosas personales. 
  • Ilusión. Es la etapa en que se dicen cosas bonitas, se procuran o hay detalles que los hacen sentir especial.
  • Distancia. Después de todo lo bonito, las cosas empiezan a cambiar, ese “casi algo” se pone distante y frío, ya no hay pláticas largas ni halagos, lo que empieza a causarte muchas dudas sobre en dónde está la relación.
  • Intermitencia. En este punto puede haber mucha ansiedad y tristeza porque esa persona de pronto regresa y te vuelve a poner atención. Tienes que fluir entre su distancia y su atención repentinas, pues te habla y quiere verte solo cuando quiere, sin tomar en cuenta lo que sientes.

(Foto: pexels) 

  • Pretextos. Cuando quieres hablar de las cosas y saber qué son, esa persona siempre tiene un “pero” que evita que tengan una verdadera relación. Aunque te dice que te quiere y le gusta estar contigo, sus acciones no lo demuestran.

¿Puede un “casi algo” llegar a una relación?

El problema con los “casi algo” es que no hay certeza de en dónde está la relación ni hacia dónde va.

Aunque muchos quisieran que las cosas llegaran a una relación seria en estas situaciones, lo cierto es que esto casi no ocurre.

Así lo afirma el psicólogo Alejandro Schuman, quien dice que en la mayoría de los casos los “casi algo” no se vuelven una relación seria y la razón está en 3 aspectos que faltan en este vínculo afectivo:

  1. Falta de honestidad. Siempre hay omisiones de información, por lo que no se construye una confianza entre ambos, un pilar de las relaciones sanas y estables. 
  2. Falta de responsabilidad afectiva. Como no hay vínculo fuerte, la otra persona no se preocupa por lo que te afecta ni cómo te hacen sentir sus decisiones.  
  3. Falta de comunicación sana. En los “casi algo” nunca se cuentan todo, siempre hay muchas omisiones, las cosas tampoco se dicen claramente y por ello, no se conocen bien.

(Foto: pexels) 

Si estás en una relación de “casi algo” y quieres que se vuelva algo serio, lo mejor es hablar con esa persona y dejarle claro lo que estás buscando. Si no hay una respuesta o solo te pone pretextos, es mejor que digas adiós a ese vínculo.

(Con información de The Happening, EnPareja, Glamour)