Seguro te ha pasado que alguien te gusta mucho y te parece que es la persona ideal, sin embargo, hay un pequeño problema: no te hace caso. Aunque para muchos ese sería un motivo para alejarse, a ti te atrae mucho más ¿Por qué ocurre? Te lo explicamos.

Cuando alguien no te hace caso y en lugar de dejarlo por la paz, te aferras mucho más, puede esconder algunos comportamientos obsesivos.  

No significa que hay algo malo, simplemente que hay ciertos aspectos que debes trabajar en ti antes de intentar enamorarte de alguien. Toma nota.

¿Por qué me atrae alguien que no me hace caso?

Fijarte en alguien que no te corresponde es muy común y aunque muchos optarían por no insistir más y simplemente esperar por la persona correcta, a ti te pasa lo contrario y en lugar de alejarte, te obsesionas más.

(Foto: Pexels) 

Esto puede surgir incluso por lo que dice la sociedad, que romantiza el hecho de que cuando hay un imposible, el otro hace de todo para conquistarle y ser felices para siempre, lo que alimenta la atracción por lo difícil.

Pero esta no es la única razón por la que podrías tener este comportamiento, hay otras razones importantes, como: 

1. Idealizar

Las películas y las historias románticas nos hacen creer que esa persona que no muestra ningún interés un día verá todo lo maravilloso que hay en nosotros y se va a dar cuenta de que somos el amor de su vida, sin embargo, la realidad es otra.   

2. Quieres ganarte su amor 

En el fondo, buscar ganarse el amor de alguien esconde algunas cosas negativas, como que no te sientes suficiente. Esta sensación pudo surgir en tu infancia, especialmente si tus padres te hicieron sentir que necesitabas hacer todo perfecto para tener su cariño.

Creciste con la necesidad de validar que eres suficiente, por lo que ahora en la vida adulta necesitas seguirte validando a través del afecto que te da una pareja.

(Foto: Pexels) 

3. Te da seguridad 

Sin darte cuenta, esa persona que no te hace caso te da seguridad en el sentido de que no tienes por qué preocuparte porque ya te dejo claro que no quiere nada y sabes qué esperar. De acuerdo con el portal En Pareja, puedes creer que es más complejo amar a alguien que te corresponde que alguien que no, porque las posibilidades de salir herido son mayores. 

Tu idea es que si amas a alguien que te ama con la misma intensidad, debes hacer todo por cuidarlo, lo que no ocurre con alguien que no tiene el mismo interés. 

4. Lo ves como un capricho

Otra razón por la que te atrae alguien que te rechaza es que lo ves como un capricho, ya que, aunque te dijo que no tiene ningún interés romántico, lo quieres a como dé lugar porque es como un premio que necesitas conseguir y presumir.

(Foto: Pexels) 

Sin embargo, es probable que cuando lo consigas, lo dejes muy rápido, pues se te pasó la novedad.

Como ves, hay muchas razones por las que te atrae alguien que no te hace caso y por ello, es importante detenerse y analizar con cuidado por qué necesitas la atención de esa persona. 

El portal Mejor con Salud recomienda que, aunque pueda resultar doloroso o frustrante, lo mejor es dejarlo ir porque insistir en esa relación te quitará tiempo valioso que puedes invertir en otra persona que te corresponda y con la que encuentres el verdadero amor. 

(Con información de En Pareja y Mejor con Salud) 

Para aprender más de...5 consejos para superar el ghosting

El ghosting.
Conociste a una persona, estaban saliendo, todo iba de maravilla… y de pronto, un día, esa persona dejó de llamar, mandar mensajes, y hasta te bloqueó de sus redes sociales. A esta práctica se le conoce como ghosting, que se traduce como “hacerse el fantasma”, e implica que una persona desaparece de la vida de la otra sin dar ningún tipo de explicación al respecto.
Vergüenza e ilusiones rotas.
Los psicólogos consideran que lo que genera el dolor en esta situación, puede que ni siquiera sea la pérdida de la persona en sí, sino más bien la interrupción de tus sentimientos e ilusiones positivas. Además, puedes tener vergüenza por pensarte “rechazado”, o por haber sentido de más. Ambas cosas, en conjunto, dan como resultado un circuito roto emocional.
Entender la razón del dolor.
En muchos casos, más que la partida, lo que duele es el cortón emocional, o quizás sea el sentirse rechazado. Debes analizar la situación, la relación que tenían y las expectativas, pues de esa manera te será más sencillo entender cómo sanar. ¿Realmente te duele su ausencia o que las ilusiones no se cumplieran?
Acepta el dolor.
En ningún momento debes negar que algo duele, pues hacerlo solo embotella las emociones negativas y te resultará peor. Sentirse mal por algo que cortó tus ilusiones de golpe no es malo, al contrario, es una respuesta totalmente natural, y no debes negarte a vivirlo.
Sé amable contigo.
Parte de aceptar el dolor, es entender que no debes presionarte, ni culparte. Tienes que dejar que los sentimientos y emociones fluyan y que sigan su ciclo. Incluso si posiblemente no fue un noviazgo formal, te estás enfrentando a un rompimiento, por lo que es completamente normal pasar por un duelo doloroso.
Habla del tema.
Expresar tus ideas y sentimientos, esos que le dan mil vueltas a tu cerebro, sin duda te ayudará a calmar el caos que experimentas internamente. Puedes confiarle tus pensamientos, emociones, dudas o deducciones a algún amigo o persona cercana, y seguramente te será de ayuda.
Déjalo ir.
Al igual que a unos globos, tendrás que soltar el recuerdo y a la persona, pero solo cuando lo creas adecuado (no te dejes influenciar por tiempos de otras personas, cada uno lleva su propio ritmo). Hacerlo te permitirá seguir con tu vida. Para lograrlo, quizás te ayudaría pensar que, a lo mejor, la otra persona (el fantasma), pensó que era lo correcto y que no era con intención de herirte (tanto).