¿Sueles atraer parejas tóxicas con frecuencia? No estás solo, en realidad este patrón es algo común y para evitarlo, basta con hacer algunas modificaciones en la forma en que nos relacionamos con otros y con nosotros mismos.

De acuerdo con el portal especializado Psychology Today, las parejas tóxicas se identifican porque tienden a ser inestables y tienen comportamientos que te deprimen, como criticar y abusar de ti emocional, física o hasta sexualmente.

Cuando tu pareja es tóxica, le resulta difícil sentirse contenta y segura en la relación contigo, sin importar cuán amoroso y comprensivo seas.

Al respecto, la terapeuta Claire Jack destaca que este comportamiento suele ser impulsado por necesidades insatisfechas, que se relacionan a experiencias de negligencia, falta de amor o abuso en su infancia.  

¿Cómo dejar de atraer parejas tóxicas?

Cuando tienes una serie de parejas tóxicas, es posible que estés eligiendo a este tipo de persona en un nivel inconsciente.

(Foto: canva) 

Para terminar con ese círculo vicioso, es importante que pongas atención a la forma en que te relacionas con los demás y contigo misma. Estos son algunos consejos que puedes aplicar para encontrar a una pareja con quien puedas construir una relación saludable

  • Aprende a estar solo y a disfrutarlo

Pasar de una relación a otra no es lo más saludable, es importante aprender a estar solo para poder procesar lo que salió mal en las últimas relaciones y cómo podemos mejorarlo.

Cuando disfrutas tu soledad, te das cuenta de que no hay nada malo con estar contigo mismo y que puedes elegir mejor a tus potenciales parejas, pues no las estarás dejando entrar a tu vida solo para llenar un vacío emocional.

  • Eleva tus expectativas 

Tener en mente el perfil de pareja que buscas no es algo malo, al contrario, te permite poder ver quién realmente te valora y tiene una forma sana de relacionarse y quien es mejor alejar de tu vida.

Al elevar tus expectativas aprendes a poner límites, porque conoces lo que no quieres en tu vida ni te hace bien, alimentando el amor propio y solo saliendo con personas que te valoren por quien eres.  

  • No te dejes llevar por tus emociones 

Enamorarse es algo hermoso, pero siempre debemos tener cuidado de que estas emociones no nos lleven a tomar decisiones equivocadas, como ceder el control a una persona con poca responsabilidad afectiva, lo que solo nos llevará al sufrimiento.

  • Analiza tu historia familiar 

Si fuiste criado en una familia donde tus necesidades de amor y seguridad no fueron satisfechas, es posible que tengas tendencia a elegir parejas tóxicas.

Crecer con padres que fueron fríos, no disponibles, volátiles, críticos y que tal vez te abandonaron o abusaron de ti, favorece que de forma inconsciente elijas parejas que recrean estas situaciones al comportarse de manera similar.

(Foto: canva) 

La razón es que tendemos a sentirnos atraídos por lo que confirma lo que pensamos sobre el mundo, sin importar cuánto sufrimiento nos cause, asegura la terapeuta Claire Jack.

  • Identifica los patrones de tus parejas 

Haz una lista de los rasgos dominantes en la personalidad de tu pareja actual y compáralos con los de tus parejas anteriores. ¿Qué puedes encontrar que hay en común? A primera vista pueden no ser obvios, pero si observas con cuidado puedes notar algunas coincidencias.

Por ejemplo, puede que notes que todos te decían mentiras, te fueron infieles o eran muy críticos contigo.

Recuerda, no hay nada malo contigo 

Para dejar de atraer parejas tóxicas, es importante que te des cuenta de que estar en esta situación no te hace mala persona, mucho menos alguien inútil o incapaz. 

Solo es una señal de que tienes necesidades no satisfechas que debes resolver y que hay problemas en tu pasado que no se han procesado por completo.

Así que lejos de verlo como algo malo, debes tomarlo como una oportunidad de explorar en ti mismo, en tus emociones y en cómo puedes superarlo. Habla con un terapeuta si es necesario y recuerda que empezar a quererte y valorarte es el primer paso para una relación sana.

(Con información de Psychology Today y EnPareja)