El vivieron felices para siempre es posible, lo afirman los terapeutas y psiquiatras especialistas en temas de pareja. Para que una pareja sea para toda la vida, debe cumplir con ciertas características las cuales no son las que todos consideramos normalmente.

Seguramente, cuando te has encontrado en la búsqueda de pareja para que sea la ideal centras tu atención en que tal vez esa persona tenga los mismos gustos, con la que haya química, que sean independientes, o seguros de sí mismos.

En un principio todo eso tiene algo de importancia, pero no son la clave para que una relación sea sólida. Para que una pareja sea para toda la vida, necesita cumplir con otro tipo de cualidades que habitualmente pasamos por alto hasta bien entrada la relación.

¿Cuáles son las características que garantizan una pareja para toda la vida?

El mantener y el profundizar el amor, así como el compromiso a lo largo del tiempo deben ser características enriquecedoras para cada individuo como para la relación de pareja y estas son las que, según expertos, garantizan una pareja para toda la vida:

  • Humildad.
  • Equidad.
  • Transparencia.
  • Coraje.
  • Ser interesante y estar interesada o interesado.
  • Resiliencia.
  • Responsabilidad.
  • Humor.
  • Apoyo.
  • Cuidado.
  • Generosidad.
  • Comodidad con uno mismo.

Foto: Canva

Por supuesto, al igual que uno busca esto en una persona, los demás pueden buscarlo en nosotros.

Recuerda, estas cualidades son las que ayudarán a que se lleguen a acuerdos cuando haga falta, a resistir frente a los problemas, a cuidar a nuestra persona la cual nos suma cuando lo necesite o seamos nosotros los que busquemos apoyo, a no distanciarse con el paso del tiempo.

¿Es posible encontrar a alguien con estas características?

Parece imposible, pero la pareja correcta querrá dominar estas cualidades por ti, igual que tú querrás ser responsable, generoso, resiliente, justo y todo lo demás por quien elijas para compartir tu vida.

Foto: Canva

Tal vez no las tengas desde el principio, tal vez las desarrolles con el tiempo juntos. Lo que está claro es que sin ellas todo será más complicado.

(Con información de Condé Nast y el Instituto Nacional de Psiquiatría)