Tener hijos o no es una decisión de vida importante y en algunas parejas, puede ser motivo de conflicto, especialmente cuando uno de los dos no desea tener descendencia y el otro sí. Si es tu situación, te damos consejos para afrontarlo mejor.

Cada vez más personas toman la decisión de no tener hijos para priorizar su proyecto de vida profesional o simplemente porque no quieren que su vida cambie con una gran responsabilidad.

Las razones por las que una pareja decide no tener hijos son variadas y siempre y cuando ambos estén de acuerdo, no hay ningún problema, pero cuando uno si quiere hijos y el otro no, surgen los conflictos.

¿Por qué mi pareja no quiere tener hijos?

Entre los principales motivos por los que una persona decide no tener hijos, se incluyen los siguientes:

  • Miedo a que los hijos hereden una enfermedad
  • Motivos económicos  
  • Metas profesionales 
  • Falta de instinto parental 
  • Evitar responsabilidades 
  • Miedo a que la relación de pareja cambie

(Foto: Pexels) 

Sin importar cuáles sean los motivos, es fundamental que siempre se hable con la pareja, para evitar conflictos y sufrimiento en la persona que sí desea una descendencia

¿Qué hacer si mi pareja no quiere tener hijos?

Especialistas señalan que el desacuerdo en si tener hijos o no es uno de los motivos principales de problemas en las parejas estables o que llevan mucho tiempo juntas.

Sin embargo, existen formas de afrontarlo para evitar un daño a la relación y que se llegue a un acuerdo que ambos puedan seguir de forma sana. 

Al respecto, el portal especializado La mente es maravillosa, comparte los siguientes consejos:

  • Hablen del tema

Las diferencias en cuanto a la decisión de tener hijos o no se resuelven solas con el tiempo, de hecho es probable que las molestias aumenten si no lo hablan.

Lo mejor es que platiquen del tema de forma profunda y sobre todo, honesta y con mucho respeto.

Esto va a disminuir la tensión entre ambos y facilitará que logren un acuerdo, incluso si la decisión final es separarse en buenos términos.

(Foto: Pinterest) 

  • Analiza por qué quieres tener un hijo

En esta parte del proceso es importante que reflexiones tus motivos personales por lo que quieres tener un hijo. Recuerda que no debe ser una decisión impulsiva ni mucho menos una imposición de las personas a tu alrededor.

Evalúa si tienes los recursos suficientes para la crianza del bebé, desde dinero, tiempo, salud mental y estabilidad. 

Además, debes analizar cómo afectará tu decisión a tu relación de pareja, es decir, si optas por no tener hijos, piensa en cómo podrías seguir con la otra persona sin tenerle rencor. Si decides separarte por tu deseo de tener hijos, visualiza tu camino sin esa persona.

  • No obligues a tu pareja 

La clave en esto es que ninguno de los dos sienta que tiene que hacer algo por complacer al otro, así que evita crear falsas expectativas sobre que tu pareja puede cambiar de opinión con el tiempo o que lo puedes “convencer”.

(Foto: Pixabay) 

Si tu pareja ya tomó la decisión, es mejor plantear la separación sana , y si cambia de opinión, tiene que hacerlo con la seguridad de que es algo que realmente desea.

La buena comunicación será necesaria para resolver el conflicto y tomar la mejor decisión. 

Tener hijos no es un requisito para que una pareja perdure en el tiempo y construya una relación saludable, pero cuando uno tiene el genuino deseo de tener hijos y el otro no, probablemente sea una situación que debilite la relación y terminen en caminos separados. 

(Con información de La mente es maravillosa, 20 minutos)

Para aprender más de...¿Cómo mantener el enamoramiento?

Estar enamorado:
¿Cuántas veces hemos escuchado que una relación no terminó por un evento negativo sino porque simplemente “se acabó el amor”? Pero, ¿qué significa realmente esa frase y porque un sentimiento así puede terminar sin razón aparente? Para responder eso primero debemos entender qué es estar enamorado.
¿Qué es el enamoramiento?
Bruce Lipton, autor del libro "La biología de la creencia y el efecto de la luna de miel", dice que los sentimientos iniciales del enamoramiento tienen el poder de sacar a las personas de sus comportamientos y pensamientos obsesivos eliminando la sensación de estar en piloto automático para entrar en una sensación mágica y hermosa.
La etapa inicial:
Una persona enamorada ve al otro como un ser casi perfecto o perfecto y todos sus pensamientos y creencias las admira e idealiza; en esta etapa se da el punto máximo de comunicación, comprensión y compasión. Esa visión perfecta se traslada a otras partes de la vida y por eso la frase “mi mundo cambió” es tan popular.
El desenamoramiento:
Si en el enamoramiento el mundo es un lugar más radiante y se es “la mejor versión de uno mismo”, por el contrario, en el desenamoramiento la persona comienza a caer en sus viejos hábitos y vuelve a percibir el mundo con una cierta negatividad, de ese modo el objeto de amor ahora se convierte en uno de molestia y desesperación.
El estado de asombro:
Investigadores han encontrado que dicho estado produce una sensación positiva capaz de reducir los químicos inflamatorios y causantes de enfermedades. Las personas enamoradas permanecen en este estado, el cual es similar al que produce las drogas, el alcohol y otras distracciones que liberan a la mente de preocupaciones mundanas. El amor devuelve a la vida a una persona.
Ten una mirada fresca:
El primer paso para mantener el enamoramiento es evitar proyectar tus sentimientos y autocríticas hacia la pareja. Lo que debes de hacer es explorar tus emociones y trabajarlas pero también importa siempre ver a la pareja con nuevos ojos y trabajar en ser un mejor oyente para apreciar y valorar lo especial que son.
Practica la intimidad:
La intimidad significa que alguien puede ver dentro de ti. Significa escuchar plenamente los sentimientos más profundos de alguien y que ellos también escuchen los tuyos, también es escuchar y comprender cuando alguien está herido, tener y construir confianza y seguridad mutua, también es la capacidad de disminuir las defensas con otro. Es algo terapéutico.
Mantén viva la aventura:
Se trata de trabajar juntos para construir y compartir las experiencias que brinda la vida, pero también busca dar a los demás y hacer el mundo un poco mejor. Estar enamorado significa perder el egoísmo, el orgullo y el ego.