En las películas siempre vemos que lo más romántico es que una pareja se de un beso con los ojos cerrados, simplemente disfrutando del momento, pero ¿qué pasa cuando no es así?, ¿Por qué mi pareja no cierra los ojos cuando me besa?

Cuando notas que tu pareja no cierra los ojos al besar, tal vez pienses que la otra persona no está disfrutando tanto como tú o peor, que no te quiere de verdad.  

Pero más allá de dejarte llevar por la creencia popular que afirma que un buen beso siempre es con los ojos cerrados, te detallaremos algunas de las razones por las que tu pareja prefiere besarte con ojos abiertos

¿Por qué mi pareja no cierra los ojos cuando me besa?

De acuerdo con un artículo de UnComo, besar con los ojos cerrados es algo más frecuente en las mujeres. Incluso hay investigaciones que indican que son ellas las que lo hacen en más del 90% de los casos.

(Foto: Pexels) 

Pero en los hombres esto puede cambiar, ya que se ha visto que solo el 30% de ellos prefiere los besos con ojos cerrados.

¿A qué se debe que mi pareja no cierre los ojos al besar? Este mismo artículo señala que existen muchos motivos, entre los que destacan: 

  • Necesitan contacto con la realidad

Les cuesta conectarse con sus emociones y sensaciones, por lo que prefiere no cerrar los ojos al besar.  

  • Busca prolongar el encuentro

Si el beso está ocurriendo durante las relaciones, es probable que tu pareja busque alargar el encuentro, esto debido a que investigaciones de la Universidad de Londres comprueban que cuando se cierran los ojos, la atención se centra en el beso, pero si se dejan abiertos, al cerebro le cuesta más procesar las sensaciones.

  • Le gusta verte 

Otra de las razones por las que tu pareja no cierra los ojos al besarte es que simplemente le gusta ver tus reacciones y observar cómo disfrutas del beso. Esto tal vez sea más común al inicio de la relación o si te dio un beso robado.

(Foto: Pexels) 

  • Busca saber qué te gusta

Besar con los ojos abiertos le permite a tu pareja saber si lo está haciendo bien o si debe cambiar su técnica para que disfrutes al máximo.

  • No quiere enamorarse 

Si no llevan mucho tiempo saliendo y notas que no cierra los ojos al besarte, es posible que se deba a que quiere tener el control de la situación y tomarse su tiempo para conocerte más. Es una manera de protegerse para no enamorarse antes de tiempo ni sufrir las cosas salen mal.

¿Por qué cerramos los ojos cuando besamos?

Existen varias teorías y una de ellas afirma que lo hacemos de forma automática, porque al aproximarnos a la persona que vamos a besar, perdemos el foco de visión.  

(Foto: Pexels) 

Otra teoría indica que se debe a la libertad y desinhibición que sentimos al cerrar los ojos y no pensar que nos están mirando, lo que hace que nos relajemos y disfrutemos más del momento con esa persona.

La teoría científica reciente, según apunta el portal 20 minutos, afirma que cerramos los ojos al besar de forma automática para centrar toda nuestra atención en el acto del beso y con esto, evitar otras distracciones de otros sentidos.

Según el estudio “La percepción humana y su rendimiento” publicado en el Journal of Experiental Psychology, detalla que en este caso, “anular” el sentido de la vista cerrando los ojos cuando besamos es esencial para centrarse en lo que realmente importa en ese momento, que es disfrutar del beso lo máximo posible.

Polly Dalton y Sandra Murphy, psicólogas participantes en el estudio, agregan que aunque no sea tan evidente, los sentidos del olfato y del oído también quedan parcialmente apagados cuando besamos para centrarlos en el del tacto.

“La conciencia táctil depende del nivel de carga perceptual que realiza en simultáneo, como sería abrir los ojos”, concluyen.

(Con información de UnComo, 20 minutos, EnPareja)

Para aprender más de...5 términos para entender las relaciones tóxicas: ¿te identificas?

¿Qué es?
En términos sencillos, una relación tóxica es aquella que te hace sentir peor en vez de mejor. Es una relación en donde te sientes sin apoyo, incomprendido, rebajado o atacado o cuando alguien amenaza constantemente tu bienestar físico y mental con sus palabras y sus acciones. El abuso físico y verbal es la señal más clara de toxicidad, pero hay formas más sutiles de ser tóxico.
Ghosting:
Forma coloquial que hace referencia a una interrupción permanente y abrupta de la comunicación con otra persona sin darle una explicación o aviso previo; la persona que fue “ghosteada” intenta restablecer la comunicación pero no vuelve a obtener respuesta alguna. Esa desaparición fantasmagórica es lo que le otorga el nombre anglosajón de ghosting.
Zombieing:
Otro término nuevo de las relaciones modernas es este, el cual se refiere a cuando alguien “vuelve de entre los muertos” y quiere volver a reconectar contigo después de haberte “ghosteado”. Por ejemplo, aquel individuo que había cortado toda la comunicación contigo, tiempo después y de la nada, te manda un mensaje o comenta alguna de tus fotos con la intención de volver a tener una relación.
Caspering:
A diferencia del resto de los fantasmas, Casper es un fantasma que sí puede ser visto. Esa es la diferencia entre el “ghosting” y el “caspering”, en este último, la persona te da un previo aviso en el que te informa que va a cortar lazos contigo; aun así de vez en cuando se aparecen para ver tus historias de Instagram, Whatsapp o Snapchat.
Gaslighting:
Es una forma de manipulación emocional en la que se socava la percepción de la realidad de una persona. El abusador miente y cambia los hechos al grado de hacer hacer que la otra persona se cuestione su realidad, sus recuerdos, sus percepciones y se sienta confundida e incluso dude de sí misma. Las personas que hacen gaslighting usan frases como: “eso nunca pasó”, “estás loca”o “estás inventando cosas”.
Breadcrombing:
Se traduce como migajas de pan y es cuando alguien no está realmente interesado pero avientas migajas de pan a la otra persona para fingir que sí hay interés y mantener a la persona enganchada. Básicamente es dar falsas esperanzas y provocar sin nunca concretar nada; ya sea un mensaje de vez en cuando, interacciones en redes sociales pero que no pasan de ahí. Expertos mencionan que es un acto narcisista en el que se busca la atención y validación del otro.