A través de un acto tan sencillo y cotidiano como lo es abrazar se pueden obtener muchas ventajas saludables y es que, la psicología ha demostrado los múltiples beneficios para la salud, la felicidad y las relaciones de pareja de los abrazos

Este gesto ejemplifica que las acciones demuestran más que las palabras, este contacto físico está lleno de emociones y es una forma de expresar lo que sentimos, tanto sentimientos de felicidad como de tristeza.

El abrazo trae el balance que tu rutina diaria requiere y te permite alejarte del estrés. Los abrazos son benéficos para tu salud tanto física como mental, debido a que con esta acción podemos conectar con las demás personas de nuestro entorno.

¿Por qué los abrazos son buenos?

El abrazo es denominado por los psicólogos especialistas como el contacto físico que activa los receptores de presión que tenemos en la piel y que se conocen como corpúsculos de Pacini, estos contienen una fibra nerviosa aferente rodeada por una cápsula con múltiples capas concéntricas.

Tienen grandes campos receptores y son más sensibles ante los estímulos de alta frecuencia, tales como la vibración y responden principalmente a la presión profunda.

Esos receptores envían señales de calma al nervio para, desactivar la zona del cerebro que responde a las amenazas y nos mantiene tensos. Es por eso que cuando recibimos o damos un abrazo nos sentimos bien.

Al tocar fibras nerviosas, los nervios juegan un papel importante en la regulación de funciones clave del cuerpo, como la presión arterial y la frecuencia cardíaca, lo que impacta en:

  • La tensión.
  • Alivia la agitación.
  • Nos ayuda a encontrar un estado de calma y bienestar.
  • Abrazar también aumenta la producción de oxitocina, conocida como la hormona del amor.

Foto: Canva

El Instituto Internacional de Investigación de Telecomunicaciones Avanzadas de Kyoto realizó un estudio en donde le pidió a un grupo de personas hablar durante quince minutos con sus parejas.

Algunos recibieron un abrazo y otros no, los resultados encontraron que quienes recibieron un abrazo, mostraron una reducción significativa en el nivel de cortisol en sangre, la hormona del estrés.

¿Cuántos abrazos hay que recibir al día para ser feliz?

Un abrazo también impacta en la imagen que tenemos de nosotros mismos y hasta la autoestima, incluso en adultos.

El University College London señala que este tipo de contacto corporal proporciona sensaciones táctiles agradables que nos ayudan a sentirnos mejor en nuestro cuerpo.

Nos hace conscientes de nosotros, pero también nos hace sentirnos signos de ser amados, por lo que la falta de abrazos puede provocar sensaciones, emociones y percepciones negativas y llevar incluso al trastorno de imagen corporal.

  • Para sobrevivir necesitamos cuatro abrazos al día.
  • Para mantenernos ocho abrazos.
  • Para crecer doce abrazos.

Ocho abrazos al día para ser felices es lo relativo a una especie de terapia de abrazos.

La Universidad Carnegie Mellon, en Estados Unidos, encontró que abrazar puede mejorar notablemente nuestro estado de ánimo y hacernos ver las cosas desde una perspectiva más positiva, incluso en circunstancias en las que todo parece gris.

Foto: Canva

Para llegar a estos resultados, los investigadores entrevistaron a cuatrocientas cuatro personas todas las noches durante dos semanas para preguntarles sobre los conflictos interpersonales en sus vidas.

Se les preguntaba igual sobre su estado de ánimo y cuántos abrazos recibían durante el día.

El 93% de las personas indicó que recibió al menos un abrazo durante los días del experimento y el 69% había experimentado al menos un conflicto con otra persona.

Los psicólogos encontraron que las personas se sentían mejor los días que habían recibido al menos un abrazo, especialmente si en ese día habían discutido con alguien.

Cuando las personas recibían un abrazo, tenían menos conflictos y menos mal humor al día siguiente.

(Con información del Instituto Internacional de Investigación de Telecomunicaciones Avanzadas Kyoto, University College London y la Universidad Carnegie Mellon)