Vivir un divorcio no es una situación fácil y cuando ocurre después de una vida juntos, puede ser todavía más complicado. Si estás pasando por ello, te decimos 5 cosas que debes hacer tras un divorcio después de los 50

El divorcio en los matrimonios mayores es una tendencia que va en aumento y de hecho, ya se le conoce como divorcio gris

La Asociación Estadounidense de Personas Jubiladas estableció este término para definir aquella separación que ocurre a partir de los 50 años en parejas que llevan juntas toda la vida. ¿Cómo superarlo? Te damos algunos consejos. 

¿Cómo superar un divorcio después de los 50?

Datos del Censo de Población y Vivienda 2020 señalan que entre el 2000 y el 2019, pasamos de 7 a 32 divorcios por cada 100 matrimonios en México.

(Foto: freepik) 

Aunque la cifra podría ser mayor, pues solo son datos de matrimonios formales, no se cuentan las separaciones no legales.

Los divorcios no solo ocurren con frecuencia en matrimonios jóvenes, también en aquellos que llevan juntos toda la vida y si es tu caso, te damos consejos para superar un divorcio después de los 50 años: 

  • Escucha tus emociones 

No es fácil, un divorcio puede traer consigo tristeza, enojo y confusión, pero si escuchas y aceptas estas emociones, vas a llegar a sentir alegría, paz y tranquilidad, especialmente si en tu matrimonio ya no eras feliz o hasta estabas en un ambiente de violencia.  

Lo mejor es buscar apoyo emocional profesional que te ayude a procesar el torbellino de emociones y que tengas en cuenta que una separación no es el fin de tu vida, al contrario, es una oportunidad para resurgir.

  • Separa tu relación de familia y amigos 

Cuando llevas toda una vida con la misma pareja, es difícil distanciarse de los grupos de amigos y del círculo familiar cuando hay un divorcio, pero recuerda que tu relación es independiente y que siempre puedes hacer nuevos amigos o reencontrarte con los que ya habías olvidado.  

(Foto: freepik) 

  • Bienes comunes 

Es probable que después de tantos años juntos, compartan también varios bienes como propiedades, cuentas bancarias o algún negocio. Pero el divorcio no significa que deban destruirse mutuamente para tener todo, sino hacer un recuento y determinar cómo los van a repartir de manera tranquila. 

  • Custodia de los hijos

Si tienen hijos menores de edad, es importante priorizar su bienestar y desde que plantean la separación, hablar de cómo será la convivencia y cómo resolverán la custodia. 

Aunque ya no estén juntos como pareja, siempre deben estar de acuerdo en la crianza y sobre todo, tener constante comunicación para que los hijos no sientan que deben elegir un lado.

  • Date tiempo

Un divorcio después de los 50 es un cambio brutal, por lo que debes darte el tiempo para recuperarte y procesar todo lo que estás sintiendo.

Recuerda que no se trata de salir a buscar una nueva pareja de inmediato o de deprimirte pensando que tu vida se acabó. Poco a poco ve adaptándote a tu nueva vida, retoma tus estudios, aprende algo nuevo, ejercita tu cuerpo o realiza ese viaje que tanto has querido. 

(Foto: freepik) 

Si eres paciente, lograrás superar el divorcio y entenderás que lejos de ser una etapa de soledad en tu vida, es la gran oportunidad de hacer lo que tanto deseas. 

(Con información de Mi plenitud, Psicología y Mente) 

Para aprender más de...La sexualidad en la tercera edad ¿es un tabú?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS):
La sexualidad es un aspecto central del ser humano que se manifiesta mediante el sexo, las identidades y roles de género, la orientación sexual, el erotismo, el placer, la intimidad y la reproducción y se expresa en pensamientos,deseos, creencias, actitudes, valores, comportamientos, prácticas y relaciones interpersonales.
Solo termina con la muerte:
A menudo la sexualidad se relaciona con juventud, algo erróneo dado que como parte central de los humanos nos acompaña desde el nacimiento hasta la muerte. En la vejez hay mitos, prejuicios y tabúes que perjudican el proceso de normalización de la sexualidad como una parte central del bienestar humano.
Fines de la sexualidad:
La reproducción no es el único fin, por el contrario, se sabe que tiene tres fines: la reproducción, la comunicación y el placer. En los adultos mayores, ésta se basa en los dos últimos por lo que las relaciones íntimas en esta etapa se distinguen por una mayor capacidad de diálogo, más amor, ternura, confianza y placer con o sin la actividad sexual.
Más y mejores formas de intimidad:
Las prácticas sexuales e íntimas en la vejez atienden otras formas de intimidad más allá de la actividad coital. Se puede incluir el coito, pero también el cortejo, el enamoramiento, las caricias y los mimos, de hecho, la necesidad y el deseo de tocar y ser tocados aumenta con la edad. El orgasmo no es obligatorio pues el goce del cuerpo constituye una satisfacción por sí sola.
Beneficios:
Dado que no se está sujeto a las mismas presiones sociales y culturales que en la juventud, en la vejez el disfrute sexual suele ser mayor por estas razones: mayor experiencia sexual, mejor comunicación con la pareja, coito más prolongado, más ternura y sabiduría con respecto al sexo.
Nivel de interés sexual
El nivel del interés sexual en el adulto mayor va a depender del nivel que mantuvo en su juventud. El funcionamiento sexual, como el resto de las funciones fisiológicas del cuerpo, si no se ejercita, se pierde con el paso del tiempo. La cantidad y calidad de intimidad que se tuvo en la juventud es proporcional en la vejez.
La potencia sexual:
Naturalmente, hay cambios fisiológicos en los órganos y hormonas sexuales en la vejez. En los hombres hay un aumento en la necesidad de estimulación y disminuyen las capacidades de erección y eyaculación; en la mujer hay más dificultad para alcanzar el orgasmo. Lo anterior no impide experimentar el goce sexual.