Las primeras citas, ese requisito obligatorio, y en su mayoría incómodo, que todos hemos sufrido alguna vez. Los nervios, la emoción, la ansiedad y el estrés nos acompañan a todas las primeras citas y a veces, es lo que las arruina. 

Otras veces, las primeras citas simplemente no funcionan porque el destino así lo quiso. Hay personas que por más que intenten no son compatibles. Y todavía peores son esas citas llenas de momentos incómodos que te dejan con buenas anécdotas pero mal sabor de boca. 

Es por eso, que las primeras citas son consideradas una bola de cristal por medio de la que los prospectos pueden mirar su futuro juntos. Es una típica situación de todo o nada. Sin embargo, esa visión es un poco rígida. 

Si las cosas no salieron tan bien en una primera vez, eso no significa que no puedan mejorar. Te explicamos 7 razones por las que deberías considerar una segunda cita.

7 razones por las que deberías ir a una segunda cita

Antes de empezar, que quede algo claro. La chispa inicial que tanto se replica en las películas, es la excepción, no la regla. Así que no bases tus decisiones solamente en la primera impresión y mucho menos en una visión romántica y poco realista del amor. 

(Foto: Pexels)

Recuerda que toma tiempo generar una conexión genuina con las personas y la falta de una chispa instantánea o atracción no significa que no ocurrirá con el paso del tiempo. 

7 razones por las que deberías decir sí a una segunda cita 

  1. Los nervios traicioneros
  2. No estás segura de volver a salir
  3. Demostró señales de respeto
  4. Hubo comunicación no verbal
  5. Son personas diferentes de las estás acostumbrada
  6. Tienen valores compatibles
  7. Te quedaste con curiosidad

Los nervios traicioneros

¿Quién no ha sentido nervios en su primera cita? Los nervios nos traicionan y a veces, hacen relucir una versión de nosotros mismos que no nos representa. Los nervios provocan que las cosas se tornan incómodas. Por eso, no te dejes llevar por esto y considera salir en una segunda cita.

No estás segura de volver a salir

El simple hecho de que estés indecisa sobre volver a salir basta para darle una segunda oportunidad. Si de verdad la hubieras pasado mal, ni siquiera estarías considerando una segunda cita.

Demostró señales de respeto

Una de las cosas más importantes en las que te deberías fijar no es la apariencia o el estatus, sino las cosas sutiles como el respeto, que dan muestra de que esa persona vale la pena para formar una relación duradera

Si tu cita llegó a tiempo o se disculpó por llegar tarde y si trató con amabilidad a los meseros, son buenas señales. 

Hubo comunicación no verbal

Una parte importante de la comunicación con los demás es la parte no verbal. Son pistas sociales que te indican si una persona está interesada en ti o no. Si tu cita te vio a los ojos, se inclinó hacia adelante o tocó tu hombro, son señales de que hubo interés genuino y atracción. 

Claro que debe haber un balance, si tu cita hizo todas esas cosas y tú no te sentiste cómoda, deberías decirlo. 

Son personas diferentes de las estás acostumbrada

Siempre dices que tienes un tipo y es obvio que las personas con las que saliste antes tienen un patrón, pero exactamente por eso es que deberías tener una segunda cita. Por qué seguir repitiendo patrones que no funcionan.

Además lo nuevo y diferente puede ser bueno para ti. Podrías llevarte una gran sorpresa y de paso aprender cosas nuevas. 

(Foto: Pexels)

Tienen valores compatibles

Un buen indicativo de que vale la pena tener una segunda cita y que quizá podría existir una relación es que compartan los mismos valores. Si no pueden coincidir en las creencias o asuntos más importantes de sus vidas, lo más probable es que no funcione. 

Por el contrario, si comparten valores, creencias, pasatiempos y estilos de vida similares, es una relación que vale la pena descubrir. 

Te quedaste con curiosidad

Si al final de la cita y conforme pasan los días, te quedaste con preguntas y curiosidad sobre la persona que viste, es una buena señal de que una segunda cita podría funcionar y sobre todo, que hay algo que te causó interés. 

En todo caso, las segundas y terceras citas son más importantes que la primera, porque es cuando realmente te haces una idea de quién es la otra persona. 

SIGUE LEYENDO:

(Con información de Reader´s Digest y Well + Good