La llegada del primer hijo representa un cambio para toda la familia, y en la pareja incluso puede generar una crisis que afecte la relación. Te decimos por qué ocurre esto y cómo manejarlo de la mejor forma. 

Es un hecho que un hijo cambia la vida por completo, independientemente de si fue algo espontáneo o planeado. 

Cuando no hay una buena gestión emocional ante todos esos cambios, la crisis de pareja puede aparecer. 

¿Qué causa la crisis de pareja?

La crisis de pareja que surge con la llegada del primer hijo puede tener distintas manifestaciones, como discusiones constantes, reproches, distanciamiento entre ambos y frialdad emocional.

Si no se atiende, crea un deterioro en el vínculo y poco a poco la relación se va desgastando, lo que a su vez puede causar dificultades para ejercer el rol de padres.  

(Foto: Pexels) 

El problema es que, de acuerdo con una publicación de La Mente es Maravillosa, estas crisis de pareja pueden terminar en una ruptura y perjudicar la calidad de vida de toda la familia.

No existe un tiempo determinado para las crisis de pareja, pero es un hecho que cuanto antes lo trabajemos, menos dañaremos la relación, recalca Psicología Online.

Estas son las principales causas de una crisis de pareja tras la llegada del primer hijo:

  • Cambios hormonales 

La llegada de un hijo desencadena cambios hormonales importantes tanto en la mujer como en el hombre, lo que puede afectar el estado de ánimo, haciéndonos sentir más tristes, irritables o hasta con miedo y culpa. 

Es posible también que el hombre se sienta desplazado por el bebé y que no sepa cuál es su papel en esta nueva dinámica. 

  • Nueva rutina 

Con un bebé recién nacido en casa los horarios se modifican y la atención de ambos padres se enfoca en cubrir las necesidades del pequeño, por lo que pueden hacer a un lado sus preferencias personales, sus tiempos individuales y claro, el tiempo de calidad en pareja.

Además, hay pocas horas de sueño, lo que repercute en el estado de ánimo y el deseo de estar juntos

(Foto: Pexels) 

  • Reparto de tareas 

Esta es una de las principales causas de discusiones de pareja cuando llega el primer hijo, pues no se consigue tan fácil llegar a acuerdos para que ambos cooperen de forma equitativa en el cuidado del bebé y las tareas del hogar.

Cuando no se puede tener un acuerdo, surgen las frustraciones y resentimientos

  • Agotamiento

Como ya lo mencionamos, tener un bebé en casa reduce el tiempo de calidad en pareja y genera un intenso agotamiento. Esto reduce los espacios de intimidad juntos y puede facilitar que se marque una distancia física y emocional entre ambos.

¿Qué hacer contra la crisis de pareja?

Es imposible evitar todos los cambios que se presentan con la llegada de un hijo, pero lo que sí es posible es prepararse desde antes del nacimiento del bebé.

La recomendación es que se informen sobre los cambios que están por ocurrir y que hablen de los retos que les espera. 

(Foto: Pexels) 

Incluso pueden consultar con expertos para compartir sus inquietudes y que reciban los mejores consejos.

Otro punto importante es que se organicen de manera que ambos puedan contribuir a las tareas y cuidados del bebé. Especifiquen quien hará cada cosa y sean flexibles, ya que las cosas van a tener que modificarse algunas veces en función del momento. 

Cada uno debe tener tiempo personal, de manera que ya sea al menos unas horas a la semana puedan descansar y hacer algo que les gusta para recargar energía. Además del tiempo individual, también deben cultivar el tiempo en pareja.

Al menos unos minutos pueden platicar a solas, ver una película juntos o tener una escapada romántica para reforzar el vínculo.

Finalmente, ambos deben saber que está bien pedir ayuda para los cuidados del bebé, ya sea a familiares, amigos o incluso, profesionales de la salud mental. Todo ello para trabajar en la relación de pareja y evitar una crisis. 

(Con información de La mente es maravillosa y Psicología Online)

Para aprender más de...¿Cómo mantener el enamoramiento?

Estar enamorado:
¿Cuántas veces hemos escuchado que una relación no terminó por un evento negativo sino porque simplemente “se acabó el amor”? Pero, ¿qué significa realmente esa frase y porque un sentimiento así puede terminar sin razón aparente? Para responder eso primero debemos entender qué es estar enamorado.
¿Qué es el enamoramiento?
Bruce Lipton, autor del libro "La biología de la creencia y el efecto de la luna de miel", dice que los sentimientos iniciales del enamoramiento tienen el poder de sacar a las personas de sus comportamientos y pensamientos obsesivos eliminando la sensación de estar en piloto automático para entrar en una sensación mágica y hermosa.
La etapa inicial:
Una persona enamorada ve al otro como un ser casi perfecto o perfecto y todos sus pensamientos y creencias las admira e idealiza; en esta etapa se da el punto máximo de comunicación, comprensión y compasión. Esa visión perfecta se traslada a otras partes de la vida y por eso la frase “mi mundo cambió” es tan popular.
El desenamoramiento:
Si en el enamoramiento el mundo es un lugar más radiante y se es “la mejor versión de uno mismo”, por el contrario, en el desenamoramiento la persona comienza a caer en sus viejos hábitos y vuelve a percibir el mundo con una cierta negatividad, de ese modo el objeto de amor ahora se convierte en uno de molestia y desesperación.
El estado de asombro:
Investigadores han encontrado que dicho estado produce una sensación positiva capaz de reducir los químicos inflamatorios y causantes de enfermedades. Las personas enamoradas permanecen en este estado, el cual es similar al que produce las drogas, el alcohol y otras distracciones que liberan a la mente de preocupaciones mundanas. El amor devuelve a la vida a una persona.
Ten una mirada fresca:
El primer paso para mantener el enamoramiento es evitar proyectar tus sentimientos y autocríticas hacia la pareja. Lo que debes de hacer es explorar tus emociones y trabajarlas pero también importa siempre ver a la pareja con nuevos ojos y trabajar en ser un mejor oyente para apreciar y valorar lo especial que son.
Practica la intimidad:
La intimidad significa que alguien puede ver dentro de ti. Significa escuchar plenamente los sentimientos más profundos de alguien y que ellos también escuchen los tuyos, también es escuchar y comprender cuando alguien está herido, tener y construir confianza y seguridad mutua, también es la capacidad de disminuir las defensas con otro. Es algo terapéutico.
Mantén viva la aventura:
Se trata de trabajar juntos para construir y compartir las experiencias que brinda la vida, pero también busca dar a los demás y hacer el mundo un poco mejor. Estar enamorado significa perder el egoísmo, el orgullo y el ego.