¿Alguna vez has tenido miedo excesivo a no tener pareja o a quedarte soltera o soltero? Este sentimiento tiene nombre y es conocido como anuptafobia o anuptofobia. El estar soltera o soltero o bien, el estar sin pareja no tiene por qué ser algo malo y no significa sentirse solos.

Para algunas personas esto les puede causar molestar y severas complicaciones en su vida cotidiana de manera relevante debido a que la idea de vivir en soledad les resulta angustiante.

La persona que padece anuptafobia presenta un miedo desproporcionado a estar solo en la vida y se puede dar tanto en personas que han tenido parejas, como divorciados o viudos.

¿Cómo detectar a una persona con anuptafobia?

Las personas con anuptafobia son aquellas que constantemente tienen pensamientos negativos e intrusivos que se instalan en la cabeza y cuesta quitárselos de ella. Esto debido a que el estar soltero es una circunstancia permanente.

Al estar expuestos a esa fobia, los malos pensamientos son consecuencia de no tener pareja y se expresan con ideas como:

  • Nadie me va a querer.
  • Estoy fea o feo.
  • Tengo arrugas.
  • Vaya barriguita que tengo.
  • Quién me va a cuidar cuando sea mayor.
  • No voy a poder tener hijos.

Foto: Canva

¿Cuáles son los síntomas de la anuptafobia?

  • Períodos cortos de soltería o ausencia de soltería durante toda la vida.
  • Búsqueda de parejas de manera inmediata tras finalizar una relación.
  • Promiscuidad excesiva, incluso poniendo en riesgo su salud o bienestar para satisfacer la frustración por no encontrar pareja.
  • Pensamientos extremadamente negativos, catastrofistas y papel de víctima en torno a su soltería.
  • Crítica y envidia hacia otras parejas con relaciones estables, o hacia personas que disfrutan de su soltería y rechazan tener una pareja estable.
  • Miedo, angustia, malestar físico y problemas de sueño o alimentación relacionados con la preocupación por estar soltero.

Foto: Freepik

¿Cuáles son los factores de riesgo que pueden desencadenar anuptafobia?

La anuptafobia es una fobia que está muy relacionada con la autoestima en el sentido de que la persona no se ve capaz de tener pareja y se centra en su miedo. Los factores de riesgo que influyen en la aparición de ese miedo a estar sin pareja son: 

  • Malas experiencias previas. El haber tenido una o varias vivencias desagradables o incómodas, en la cual la persona se ha sentido rechazada o apartada por no tener pareja. Por ejemplo, que los amigos organicen un viaje con sus parejas y no le inviten. 
  • El entorno social y cultural. El entorno en el que la persona se desenvuelve es de suma importancia, ya que en algunos se da por hecho que hay que casarse, y si esto no la hace puede ser mal visto.

Recuerda, construimos la realidad de muchas maneras, pero entre ellas,  el entorno y ahí tiene un peso muy grande la cultura de cada individuo. Algunas personas aplican constantemente una serie de sesgos cognitivos que van a confirmar su teoría, aunque esta sea muy lejana a la realidad.

Foto: Canva

Evita la palabra solterona o solterón, esa palabra se le quedará grabada a la persona con anuptafobia y lo interpreta como algo negativo en vez de no darle importancia. 

En estos casos, es importante trabajar en los siguientes puntos clave

  • Baja autoestima. Los especialistas definen a la autoestima como el valor que uno se da a sí mismo como persona. Entonces quien tiene una buena autoestima se enfoca en todo lo favorable que posee para establecer una relación de pareja.
  • Tener pocas habilidades sociales. Las personas con anuptafobia no interactúan con sus semejantes, no se comunican adecuadamente. En definitiva, no socializan y esto puede derivar en una baja autoestima o generar rechazo en los demás, entre otras consecuencias.

Foto: Freepik

¿Cuáles son los consejos para superar la anuptafobia?

Para quienes sientan este miedo recurrente a vivir sin pareja lo más recomendable es hablarlo y trabajarlo, así es como habitualmente se tratan las fobias. Exponerse a lo que a uno le da miedo con el fin de descubrir que no es tan grave.

  • Expresarlo. Los psicólogos en diversos estudios han señalado que las personas que tienen más facilidad para hablar de lo que sienten, de lo que opinan, de lo que les pasa, normalmente tienen más más recursos para deshacerse de una fobia. No es obligatorio contárselo a alguien ni tampoco ocultarlo, lo que la persona decida estará bien, pero lo más favorables es externarlo.
  • Escribirlo. Plasmar por escrito el problema, lo que uno siente, lo que opina, lo que le inquieta. En definitiva, el poner en el diario tanto las cosas negativas como positivas harán que tu objetivo te lleve hacia dónde se quiere ir.
  • Participar de la vida. Retomar viejas aficiones o hacer aquellas que uno siempre haya tenido en mente hacerlas, pero por algún motivo no ha sido así. Pensar en otra cosa que no sea la fobia.
  •  Salir y conocer gente nueva. Como el sesgo lleva a confirmar su situación, entonces cuando está con gente interpreta que no le interesa a nadie y es una situación incómoda. Al final se queda en casa y hace vida en solitario, pero esto no ayuda.

¿Cómo superar la anuptafobia?

Para superar esta fobia se debe trabajar desde dos planos, tanto el cognitivo como el conductual.

  1. Cognitivo. Aquí se trabajarán las ideas erróneas y creencias asociadas a los estados afectivo relacionales. La persona comprende que ambas situaciones sentimentales tienen pros y contras.
  2. Conductual. En este punto se trabajarán aquellas conductas de evitación o sus opuestas, de actuación por parte de la persona, que están ayudando a mantener este miedo.

Esto va de la mano del fortalecimiento de la autoestima de la persona, para conseguir que se encuentre en un estado de bienestar independientemente de la situación sentimental en la que se esté en cualquier momento de su vida.

Se recomienda hacer:

  • Actividades gratificantes durante la soltería, primero en compañía de amigos y después en soledad.
  • Evitar pensar de manera repetida en las ideas negativas asociadas a la soltería.

(Con información del Instituto Psicológico Cláritas y de la Universidad Autónoma de Madrid)