Sin darnos cuenta, muchas veces idealizamos el amor y aunque parece que eso nos hace vivir la experiencia romántica de forma más hermosa e intensa, la realidad es que nos forma ideas equivocadas sobre lo que hay que esperar de una pareja. Conoce las señales de que idealizas el amor.

Sin duda, estar enamorado es una de las mejores experiencias, ya que te da bienestar, alegría y emociones hermosas. 

Pero el problema surge cuando idealizas el amor y le das un significado que está alejado de la realidad, elevando tus expectativas de forma inadecuada y dañándote a ti y a la relación.

Por ello, es importante que sepas identificar las señales de que idealizas el amor y sobre todo, qué puedes hacer para evitar efectos negativos en tus emociones. 

¿Cómo saber que idealizas el amor? Las señales infalibles 

Al estar enamorado, hay una cascada de emociones que pueden ser difíciles de equilibrar y no significa que debas ignorar lo que sientes, al contrario, disfrútalo, pero debes saber poner límite a esas emociones y no perder la noción de la realidad. 

(Foto: canva) 

Cuando te dejas llevar demasiado, puedes idealizar el amor y perder la perspectiva, lo que no es bueno para ti ni tus emociones.

Idealizar el amor favorece que tengamos decepciones fuertes, especialmente cuando empezamos a reconocer los defectos de la pareja y se dan las diferencias en la relación.

Estas son las señales de que estás idealizando el amor

  • Crees que tienes que encontrar a “tu media naranja”

Esto tiene que ver con la creencia de que hay alguien “perfecto” para ti, que encaja en tus ideales y con quien vivirás feliz para siempre.

Pero pensar así nos hace ser demasiado exigentes al buscar una pareja, pues vamos evaluando a los candidatos en función de qué tanto cumplen con las expectativas que tenemos.

Si no cumple con todos los requisitos, lo dejamos ir, sin darnos cuenta de que nadie es perfecto pero aun así, se puede construir una relación sana

  • Crees que el amor dura para siempre 

El amor no se mantiene intacto con el tiempo, más bien se reformula y se transforma y no hay nada malo en ello, al contrario.

Si amas a alguien por mucho tiempo, tampoco es suficiente para una relación sana y estable, así que deja de idealizar el amor.

  • Crees que tu destino en el amor está escrito

Aunque es una forma muy romántica de ver las cosas, lo cierto es que creer que todo está escrito para ti en el amor y que no debes trabajar en ti para tener una relación sana es muy dañino.

El amor requiere trabajar en la inteligencia emocional, la responsabilidad afectiva, el amor propio y saber llegar a acuerdos con tu pareja. No solo esperar a que todo vaya bien mágicamente, pues eso no ayuda a superar las adversidades.

(Foto: pexels) 

  • Crees que amor y felicidad son lo mismo

Encontrar una pareja que te ame y que tú sientas lo mismo no es sinónimo de felicidad.

Enamorarse causa mucho bienestar emocional, pero no todo será perfecto, debes aprender a lidiar con los desencuentros y los problemas de la pareja, además de aprender a ser feliz contigo mismo antes que con el ser amado.

  • Estás convencido de que quien te ama, no te lastima nunca 

Es una idea muy romántica, pero lejos de la realidad, pues es de humanos equivocarse y a veces herir a quienes amamos sin la intención de hacerlo.

Nadie puede amar de manera perfecta para causar solo felicidad en el otro, pues todos tenemos algo de egoísmo e intolerancia que nos llevan a tener errores. Hay que aprender a lidiar con ellos y saber cuáles son nuestros límites

¿Cómo amar sin idealizar?

Para amar de forma sana, sin idealizar, debes aprender a ser autónomo y a quererte a ti mismo, a conocerte y escuchar tus emociones.  

Cuando eres consiente de tu estado emocional, de los recursos que tienes y cuáles son los puntos que debes trabajar, es más fácil crear relaciones sanas, sin idealizar al otro ni esperar a que sepa cómo hacerte feliz. 

(Foto: pexels) 

Debes aprender a no necesitar al otro para estar bien y sentirte completo, que elijas estar con esa persona de forma libre, porque le amas de verdad pero no lo necesitas para vivir.

Amar sin idealizar requiere que primero cuides de ti, así que ve a terapia, conócete y acéptate como eres, trabajando en los que creas que puedas mejorar.

Finalmente, recuerda que el amor implica generosidad y respeto, pues son dos seres distintos y hay que aprender a aceptar esas diferencias, sin tratar de imponer nuestro criterio.

Sé consciente de lo que daña al otro para evitar las conductas de abuso y también aprende a poner tus límites.

(Con información de La mente es maravillosa, Arapsicología)