La codependencia se refiere a la dependencia mental, emocional, física y/o espiritual de un compañero, amigo o familiar. El término fue acuñado por primera vez en el contexto de los alcohólicos anónimos.

La codependencia incorpora aspectos de patrones de estilo de apego desarrollados en la primera infancia y tiene distintos niveles de gravedad. 

En términos generales, la codependencia se debe a un mal concepto de sí mismo y a límites deficientes, incluida la incapacidad de tener una opinión o decir no. Te decimos cuáles son las 10 señales más comunes para identificar la codependencia en tu relación. 

(Foto: Pexels)

10 señales para detectar la codependencia en una relación de pareja

La codependencia es un patrón de relación desequilibrada en el que una persona asume la responsabilidad de satisfacer las necesidades de otra excluyendo sus propias necesidades o sentimientos.

Las relaciones de codependencia se construyen en torno a una desigualdad de poder en la que se anteponen las necesidades de una persona y se excluyen las de otra. Siempre hay una persona que da más y sacrifica sus propias necesidades y deseos. 

La codependencia no se refiere a todos los comportamientos o sentimientos de cuidado, sino sólo a aquellos que son excesivos hasta un grado tóxico. Las personas con codependencia suelen establecer relaciones unilaterales, emocionalmente destructivas y/o abusivas.

(Foto: Pexels)

Estas son 10 señales comunes de la codependencia en una relación de pareja:

  • Sensación de "caminar de puntitas" para evitar conflictos con la otra persona.
  • Sentir la necesidad de comprobar con la otra persona y/o pedirle permiso para hacer las tareas diarias.
  • Ser a menudo el que se disculpa, aunque no haya hecho nada malo.
  • Sentirse apenado por la otra persona incluso cuando ésta le ha hecho daño.
  • Intentar regularmente cambiar o rescatar a personas problemáticas, adictas o que funcionan mal, cuyos problemas van más allá de la capacidad de una persona para solucionarlos.
  • Hacer cualquier cosa por la otra persona, incluso si te hace sentir incómodo.
  • Poner a la otra persona en un pedestal a pesar de que no se merece esa posición.
  • Necesidad de agradar a los demás para sentirse bien con uno mismo.
  • Luchar por encontrar tiempo para uno mismo, sobre todo si el tiempo libre se destina constantemente a la otra persona.
  • Sentir que has perdido el sentido de ti mismo o dentro de la relación.

SIGUE LEYENDO:

(Con información de VeryWell Mind)