¿Cuidas la higiene después de las relaciones? Después de un momento de pasión muchos no piensan en la limpieza de su cuerpo, pero es imprescindible hacerlo, ya que hace una diferencia en la salud íntima. Esto es lo que debes tener en cuenta.

Las infecciones después de las relaciones son muy comunes, especialmente en las mujeres y muchas veces ocurren por una falta de higiene.

Así lo afirma una publicación del Journal of Gynecologic Oncology y agrega que se pueden desarrollar enfermedades cervico-vaginales en las mujeres cuando no hay una limpieza adecuada después de un encuentro íntimo.

¿Cómo debe ser la higiene después de las relaciones?

La doctora Nerea Luqui, especialista en Ginecología y Obstetricia, detalla a Infosalus que existen algunos puntos básicos de higiene que se deben considerar después de las relaciones:

(Foto: Pexels) 

  • Lavado de genitales y manos 

La experta señala que es elemental lavar estas zonas y todas aquellas que tuvieron contacto con los genitales de la otra persona, sobre todo cuando las relaciones ocurren con una pareja esporádica o con varias personas a la vez.

“El lavado sirve para eliminar patógenos de infecciones de transmisión sexual”, destaca Luqui.


  • No duchas vaginales 

La ginecóloga advierte que el lavado es importante pero no exceso, como ocurre con las famosas duchas vaginales, que lejos de proteger, eliminan la barrera natural de la vulva y de la vagina contra las infecciones. 

Lo mismo ocurre con otros productos de higiene íntima, como cremas, sprays o desodorantes, que muchas veces contienen detergentes y jabones duros que debilitan la piel íntima y la hacen más vulnerable.

(Foto: Pexels) 

“Como máximo, se deben lavar los genitales una vez al día y sin necesidad de emplear jabón. Si se usa, que sea específico para la zona, no cualquier jabón”, agrega.   

  • Los hombres también deben cuidarse 

Un artículo de la BBC destaca que los hombres deben lavar el pene con agua tibia después de las relaciones, prestando atención a la zona bajo el prepucio para evitar que se acumule esmegma, una secreción blanquecina que puede causar mal olor, enrojecimiento e hinchazón.

No se debe usar demasiado jabón y menos opciones muy fuertes, porque alteran la salud de la zona. El agua tibia y un jabón suave no perfumado son suficientes. 

“La región genital del hombre es propicia también para la aparición de infecciones y otros problemas urológicos”, mencionan.  

  • Orinar 

Orinar después de las relaciones es un hábito sencillo que nos protege de infecciones indeseadas, ya sea por microbios, bacterias o secreciones.

La razón es que la orina ayuda a expulsar todo lo que haya surgido, así se depura la zona íntima y se evita que patógenos lleguen a órganos sensibles como la vejiga. 

(Foto: Pexels) 

Al respecto, una investigación que publicó The Journal of Family Practice dice que las mujeres sanas que orinan en los 15 minutos posteriores a la relación sexual pueden ser ligeramente menos propensas a desarrollar una infección del tracto urinario que aquellas que no lo hacen.

Si no se orina enseguida, la recomendación es beber agua para favorecer el impulso de ir al baño y expulsar las bacterias cuanto antes.

  • Usa preservativo

La doctora Luqui menciona que el preservativo femenino y masculino, así como otros métodos de barrera pueden ayudar a prevenir infecciones de transmisión sexual.

Esto se debe complementar con consultas médicas y exámenes al menos una vez al año, sobre todo si hay síntomas como picor, ardor, escozor, flujo, supuración o mal olor, ya que son señal de infecciones.

Pero incluso si no tienes síntomas, no debes descuidar tus revisiones, pues hay problemas de salud íntima que se desarrollan de manera silenciosa.

(Con información de Mejor con Salud, Infosalus, BBC Mundo) 

Para aprender más de...8 formas en las que usas mal el baño sin darte cuenta

1-Jalas la palanca con la tapa abierta
La materia fecal y la orina puede volar hasta casi 2 metros lejos del escusado cuando le jalas a la palanca. Por eso, mejor baja la tapa antes de jalarle para evitar que esas indeseables partículas te alcancen.
2- La taza es para ir al baño, no para sentarse
El celular se ha vuelto más indispensable que el papel cuando la gente va al baño y eso provoca que las personas pasen 10, 15, 20 o hasta 30 minutos sentados en el escusado sin necesidad alguna. Esa posición pone mucha presión sobre las venas del recto, lo que a la larga puede causar hemorroides.
3- No enjuagas el jabón después de usarlo
¿El jabón se puede ensuciar? Aunque te parezca paradójico el jabón puede acumular bacterias cada vez que lo usas y no lo enjuagas de la mugre que le dejaron tus manos.
4-Guardas tu cepillo de dientes cerca del escusado
Los cepillos de dientes deberían ser guardados por lo menos un metro lejos del escusado, ya que cuando le jalas, el agua con tus desechos puede salpicar tu cepillo. Lo recomendable es guardarlos lejos del lavabo y escusado en un lugar seco y de manera separada unos de otros.
5- Pujas mucho
Otra cosa que te puede causar hemorroides es pujar con mucha fuerza o por un tiempo sostenido. Mientras más duro pujas, más presión le pones a las venas del recto, lo que puede llevar a hemorroides y fisuras anales.
6- No te lavas las manos por suficiente tiempo
Es verdad cuando nos dijeron que el lavado correcto de manos era de por lo menos 20 segundos. El problema es que la mayoría de la gente lo hace por 5 segundos y eso no es suficiente para matar todas las bacterias.
7- Te limpias de más
Menos, es más. No necesitas usar la mitad de un rollo de papel para limpiarte porque limpiarte de más puede causarte irritación y abrasiones que pueden levar a la inflamación y la comezón. Si sientes que lo necesitas, utiliza una toallita de bebé sin aroma para no irritar más la zona.
8- No limpias atrás del asiento
Cuando limpies el baño, asegúrate de limpiar todo. Eso incluye la palanca y atrás del asiento, sobre todo, ya que también puede haber partículas de materia fecal y orina ahí.