Una mala relación de pareja sin duda afecta nuestro estado de ánimo y hasta nuestra salud en general. Al respecto, un estudio demostró que el estrés en la pareja, especialmente en jóvenes de 18 a 55 años, se relaciona con daños al corazón

Según la investigación presentada en las Sesiones Científicas 2022 de la Asociación Americana del Corazón, el estrés de pareja favorece una peor recuperación después de un ataque cardiaco

Otros estudios ya habían demostrado que el estrés psicológico y social puede ser factor para una peor recuperación de las enfermedades cardiacas, pero hasta ahora se encontró cómo afecta el estrés de pareja tras un ataque cardiaco, sobre todo en adultos jóvenes.

Estrés de pareja afecta recuperación tras ataque cardiaco

En general, estar casado o en pareja se relaciona con una mejor salud, específicamente ante la enfermedad cardiaca, apunta el medio especializado Infosalus.

(Foto: pexels) 

Sin embargo, no estaba claro si el estrés en el matrimonio o en una relación romántica podía afectar la recuperación después de un infarto.  

Lo primero que debes tener en cuenta es ¿Cómo reconocer el estrés de pareja? Existen algunas señales de que el estrés de pareja está causando estragos en su relación y también en su salud, como:

  • Falta de atención
  • Cambios de humor abruptos de la pareja 
  • Falta de comunicación
  • Discusiones frecuentes
  • Aumento del control por parte de la pareja 
  • Dificultades en las relaciones íntimas

El doctor Cenjing Zhu, candidato a doctor en el departamento de epidemiología de enfermedades crónicas de la Escuela de Salud Pública de Yale en Estados Unidos, señala que “los profesionales de la salud deben ser conscientes de los factores personas que pueden contribuir a la recuperación cardiaca”. 

Además, sugiere que deben centrarse en orientar a los pacientes hacia recursos que los ayuden a gestionar y reducir los niveles de estrés

El estrés de pareja aumenta en 50% el riesgo de reingresar al hospital

Para llegar a estas conclusiones, Zhu y sus colegas compararon la recuperación tras un año de un ataque cardiaco de 1,593 participantes, los cuales estaban casados o tenían una pareja en el momento de su infarto.

Los investigadores clasificaron a los participantes en función de sus respuestas a un cuestionario en tres grupos, que eran estrés marital ausente o leve; estrés marital moderado o grave. 

(Foto: pexels) 

Tras un año de seguimiento a los participantes, se evaluó la salud física de cada uno, tomando en cuenta cómo el infarto había limitado sus actividades diarias, el dolor corporal que tuvieron y su valoración de salud en general.  

El análisis de los resultados indicó que los participantes que tuvieron niveles graves de estrés en la pareja tuvieron más de 1,6 puntos menos en salud física y 2,6 puntos menos en salud mental.

Por su parte, quienes reportaron niveles de estrés severos, tuvieron 5 puntos menos en la calidad de vida en general y 8 puntos menos en la calidad de vida cuando se mide por una escala diseñada para pacientes cardiacos. 

El estrés de pareja severo favoreció un 67% más de posibilidades de que los pacientes tuvieran dolor en el pecho y un 50% más probabilidad de reingresar en el hospital por cualquier causa, en comparación con quienes tenían estrés marital leve o nulo.

Mujeres tienen más estrés marital severo

Algo que llamó la atención de los investigadores es que más mujeres declararon estrés marital severo, con casi 4 de cada 10 mujeres frente a 3 de cada 10 hombres.

“Nuestros resultados apoyan que el estrés experimentado en la vida cotidiana como el estrés marital, puede afectar la recuperación de los adultos jóvenes después de un ataque al corazón”, destaca Zhu. 

(Foto: pexels) 

Sin embargo, agrega que otros factores estresantes como los problemas financieros o el estrés laboral, pueden influir también en la recuperación de los adultos jóvenes, aunque destaca que falta más investigación sobre la interacción de estos factores.

“Un enfoque integral del cuidado de los pacientes cardiacos que incluya la salud física y mental puede transformar la atención de los pacientes cardiacos, pasando del cuidado de un órgano a la salud global del paciente”, concluye.

(Con información de Infosalus, Siquia)

Trivia