Tener una relación de pareja sana y satisfactoria, requiere que ambos tengan una actitud madura, lo que implica que no se impongan exigencias que limiten la libertad del otro. Conoce 5 cosas que no se exigen en una relación si eres una persona estable.

Cuando en tu relación se presentan de forma recurrente situaciones tóxicas que te quitan la paz mental, es algo desgastante y que daña tu salud emocional.

Este tipo de relaciones afectan varios aspectos de tu vida, desde tu autoestima, hasta tu relación con tu familia y amigos. Por ello, es importante saber reconocer las cosas que no se exigen a la pareja cuando eres una persona estable.

¿Qué no exigir a la pareja cuando eres una persona estable?

De acuerdo con un artículo de GQ, los integrantes de una pareja deben ser emocionalmente estables para que la relación prospere y no se empiecen a tener situaciones pasivo agresivas o controladoras que dañen el vínculo, esto es lo que no se debe hacer: 

(Foto: pexels)  

  • Pedir a la pareja que deje de ver a sus amigos 

Muchas veces, se normaliza que la pareja impida que se vean a ciertos amigos solo porque no le caen bien, pero una persona estable entiende que su pareja tiene vida más allá de su relación y que hay otros vínculos importantes en su vida.

Se puede hacer un comentario sobre alguien que pensamos que puede causar problemas, pero pedirle a la pareja que se aleje de todos sus amigos o familia porque simplemente no te agradan o porque no quieres compartir el tiempo con otras personas, no es nada saludable. 

Esto solo indica celos obsesivos, un comportamiento tóxico que desgasta las relaciones, así que mejor analiza de dónde viene tu necesidad de controlar a la pareja y trabaja en ello. 

  • Hacer chantajes emocionales 

Los chantajes emocionales son parte del famoso gaslighting, que es una forma de manipulación, donde se busca que la otra persona se sienta mal todo el tiempo y con la presión de cumplir cada capricho de su pareja.

Para ello, la pareja exagera cada situación para generar alguna pelea o drama, de manera que tenga más control de las emociones del otro y la relación sea como desea, sin tomar en cuenta lo que la pareja quiere. 

(Foto: pexels) 

  • Pedir atención constante

Cuando tienes la necesidad de pedir atención todo el tiempo, sin importar que la pareja tenga otros compromisos o responsabilidades, es una señal clara de toxicidad

Una persona estable no necesita que la vida de su pareja gire a su alrededor, sino que acepta que cada uno tenga cierto grado de independencia para que cada uno tenga tiempo individual y hacer las cosas que le gustan y también compartir tiempo juntos.

  • Hacer responsable a la pareja de las emociones 

Cuando culpas al otro constantemente de lo que te pasa y lo que te afecta, es una forma de manipulación y control que tiene por objetivo hacer sentir mal al otro y con la sensación de que debe “pagar” por lo que hizo.

Sin embargo, una persona estable se hace responsable de lo que siente, de cómo reacciona ante las distintas circunstancias y los errores que comete.

No buscan que la otra persona se sienta culpable o responsable de sus emociones, pues saben que solo a uno mismo le corresponde lidiar con lo que siente.

  • Pedir a la pareja que cambie

Aceptar a la pareja como es, ayudándole a crecer o a ser una mejor versión de sí mismos, es una señal de que eres una persona estable, pero cuando le pides que cambie o que sea alguien que no es solo porque no te gusta, es un comportamiento tóxico.

(Foto: pexels) 

Recuerda que tu pareja no tiene por qué ajustarse a tus necesidades, las de tu familia u otras personas, pues alguien solo debe cambiar por decisión propia.

¿Cómo afectan las relaciones tóxicas?

El portal especializado Planned Parenthood destaca que las relaciones tóxicas o disfuncionales afectan mucho el amor propio.

Esta entidad destaca que el daño puede ser emocional, mental, físico o varios al mismo tiempo, por lo que causan una marca profunda.

(Foto: pexels) 

Algunas de las consecuencias de las relaciones tóxicas son:

  • Dañan la forma como te miras a ti mismo
  • Consumen tu energía, tu mente está pendiente de los problemas en tu relación 
  • Aportan negatividad a tu vida
  • Dañan tus otras relaciones, porque te acostumbras a sentirte mal

Las relaciones no son perfectas, pero cuando son saludables, la mayor parte del tiempo te sientes valorado, querido y aceptado, así que, si no estás en un vínculo de pareja que te haga sentir bien, es mejor salir de ahí.

(Con información de GQ, Planned Parenthood)