Romper una relación de pareja nunca es fácil, incluso si es algo que has deseado desde hace tiempo, pues cuando se toma la iniciativa de romper, puede surgir mucha culpa de lastimar a la otra persona.  

Terminar con alguien requiere de mucha valentía y sobre todo estar preparado para ver a esa persona muy triste o por el contrario, furiosa por nuestra decisión.

En cualquier caso, es común tener sentimiento de culpa tras romper la relación y esto se debe a diversos factores que te detallaremos a continuación. 

¿Por qué siento culpa por terminar la relación?

Según el portal Diario femenino, la culpa tras una ruptura tiene varias causas, como:

  • La reacción del otro: Especialmente si no se lo esperaba o trata de chantajearte para que cambies de decisión.
  • Porque no eres sincero: Si hubo una infidelidad de por medio y no se lo dices, es más fácil que te sientas con culpa.
  • Por la forma de romper: Algunas formas de romper son terribles, como hacerlo por teléfono o mensaje.
  • No quieres herirle: Cuando ves que tu ex no supera la relación y lo pasa muy mal sin ti, puedes sentirte responsable, pero no debes cargar con aquello que no te pertenece.
  • No estás seguro: En caso de que no estés seguro de que terminar sea la mejor decisión, puedes sentirte culpable de equivocarte y perder a esa persona para siempre. 

¿Qué hacer para superar la culpa después de una ruptura?

La culpa surge cuando te sientes responsable de los sentimientos de tu ex pareja tras la ruptura, como la tristeza o el enojo, lo que te genera pensamientos obsesivos.

(Foto: Pexels) 

Cuando no lo gestionas, te puede llevar a tomar decisiones equivocadas, como volver con esa persona aún cuando realmente no lo quieres, solo para dejar de sentirte mal

No es fácil dejar de sentir culpa, incluso es posible que necesites ayuda profesional, pero primero, te sugerimos intentar lo siguiente para superarlo:

  • Analiza por qué terminaron

Cuando sientas culpa, recuerda por qué tomaste la decisión de terminar la relación, eso te hará sentir mejor, pues sabrás que elegiste lo correcto para ti. Puede ayudar anotar estas razones para recordarlas siempre que sea necesario.  

  • Cambia la culpa por la responsabilidad

El portal Mejor con Salud recomienda dejar la culpa a un lado y mejor empezar a ser responsable de las emociones propias. Analiza lo que sientes y acéptalo, tal vez no te gusta ver a esa persona triste, pero sería peor regresar con quien ya no quieres estar. 

  • Deja de creer que eres una mala persona 

No lo eres y cuando esos pensamientos vengan a tu mente debes detenerlos. Puede ser de ayuda empezar a practicar la meditación para enfocarte en el presente y dejar de obsesionarte con el pasado. 

(Foto: Pexels) 

  • No te hagas responsable de lo que no es tuyo 

Si, romper con alguien es difícil y más si herimos los sentimientos de la otra persona, pero no tienes por qué hacerte cargo de los sentimientos de tu ex, solo de los tuyos.

  • Deja de hablar con tu ex 

La psicóloga Silvia Congost indica que después de una ruptura, lo mejor es dejar de tener contacto con esa persona, pues solo así se rompe la dependencia emocional. Eso incluye dejar de hablar por redes sociales y evitar ver todo lo que tenga que ver con esa persona.

Eso te ayudará a ti a reconocer mejor tus emociones, pero también ayudara a tu ex a sanar y transitar mejor el duelo.

(Con información de Mejor con Salud, Diario femenino)  

Para aprender más de...¿Qué son las "red flags" tan mencionadas en redes sociales?

Redes sociales y las "red flags"
El término ‘red flag’ se ha popularizado recientemente en internet, en sitios como twitter, facebook e instagram, por lo que es frecuente ver publicaciones o comentarios de personas que ponen un emoji de banderita roja, o directamente comentan ‘’red flag si…”
¿Qué son las red flags?
Básicamente, las tan famosas ‘red flags’ (o banderas rojas), es una forma de llamar a las señales de advertencia que pueden verse en alguna persona con quien estás saliendo para ser algo más que amigos. Vendrían siendo como los banderines rojos que se colocan en las playas para avisar que no se debe ingresar al mar, pero en este caso, el mar sería una relación con la persona en cuestión.
¿Por qué son importantes las ‘banderas rojas’?
La realidad es que, aunque pudiera parecer que no, es importante saber detectar y actuar ante las red flags, pues estas nos podrán avisar sobre la futura compatibilidad que existirá en la pareja, alertarán sobre toxicidad en la otra persona, e incluso actitudes ante las que deberemos huir, ya que hacerlo podría ahorrarnos malos ratos o, en casos extremos, salvarnos la vida.
Una red flag no cambia.
Si durante las primeras citas notas actitudes que, lejos de no agradarte, son directamente inadecuadas, expresan un problema de violencia de fondo (quizás te ha contado que golpeó la pared cuando estaba molesto/a, o tiende a ser alguien controlador) o hablan de una falta de responsabilidad afectiva, lo ideal es que te alejes de esa persona. Por más que pueda gustarte su físico o algunos momentos a su lado, esa persona no va a cambiar, y el maltrato puede incluso empeorar.
No son solo falta de intereses en común
Si bien muchas señales de alerta en cuanto a compatibilidad varían de persona a persona (que no quiera tener hijos, pero tú sí), la realidad es que hay muchas otras con las que hay que tener cuidado, pues podrían ser una alerta de posible violencia a futuro, y están estrechamente ligadas a los “violentometros” de diferentes instituciones.
¿Qué red flags deberías buscar?
Un acto de violencia física no es la primera alerta que debes buscar. Hay actitudes, como bromas o comentarios, que resultan en banderines rojos que debes tomar como alerta. Algunos comportamientos son: que te chantajee, que te mienta, que aplique la “ley del hielo” (ya sea que algo pasara o simplemente no hicieras algo que quisiera), que te cele, te haga sentir culpable, o intente controlar.
¿Qué hacer ante las banderas rojas?
Si has encontrado red flags que demuestran señales de violencia emocional (o física), lo ideal es alejarte de esa situación lo antes posible. Si ya te encuentras en una relación más formal cuando empiezas a notarlas (o cuando muestra su verdadera faceta), es importante acercarte a personas de confianza y grupos de ayuda que te apoyen para salir de esa relación, lo que podría no ser tan sencillo.
Red flags y compatibilidad.
Si el problema es que no tienen cosas en común, o quizás no tienen los mismos objetivos en la vida, podrías considerar charlar con esa persona para que lleguen a una especie de acuerdo donde ambas partes sean funcionales. Si en realidad no hay nada que rescatar, lo ideal será cambiar de página e intentarlo con alguien más.