Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Pareja & sexo
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

¿Cómo afectan las enfermedades crónicas a las relaciones sexuales?

Es importante que las personas que padecen una enfermedad crónica estén muy bien informadas acerca de ella y especialmente de cómo puede afectar su vida.

FERNANDO GUEVARAJul 08, 2021 
Tiempo de lectura: 4 mins.
(Foto: Freepik)

Lo + leído

Las enfermedades crónicas son afecciones que por lo general duran tres meses o más, y es posible que empeoren con el tiempo. Las enfermedades crónicas casi siempre se presentan en adultos mayores y a menudo se controlan, pero no se curan. A continuación te diremos cómo afectan el desempeño sexual de las personas que las padecen.

Las enfermedades crónicas más comunes son el cáncer, la cardiopatía, el accidente cerebrovascular, la diabetes y la artritis. Es importante que las personas que padecen una enfermedad crónica estén muy bien informadas acerca de ella y especialmente de cómo puede afectar su vida.

¿Cómo afectan las enfermedades crónicas a las relaciones sexuales?

La enfermedad crónica e incluso los medicamentos que se utilizan para su tratamiento pueden condicionar negativamente a la vida sexual de quienes las padecen, ya sea porque genera una sintomatología: dolor, cansancio, alteraciones del sueño, etcétera.

Las enfermedades crónicas también pueden afectar directamente a la sexualidad y causar disfunción eréctil, pérdida de la líbido y anorgasmia. La falta de interés por el sexo también puede ser una consecuencia frecuente de esta situación.

Las enfermedades crónicas no impiden las relaciones sexuales

La enfermedad crónica puede condicionar de algún modo las relaciones sexuales, ello no quiere decir que las impida. El enfermo crónico debe aprender a vivir con la enfermedad y adaptarse a la misma. Concretamente, en relación al sexo hay una serie de consejos que le ayudarán a reorientar su vida sexual: planear la actividad sexual para el momento del día en que se sienta con más energía, asegurarse de que está relajado y descansado antes de inicarla, limitar o eliminar el consumo de alcohol y tabaco y seguir las indicaciones de médico.

(Foto: Freepik)

La pareja juega un papel clave

Pero lo más importante es la comunicación con la pareja, que ella o él sepan cómo se siente y puedan así ayudarle, cambiando los hábitos motivándose, apoyándose y adaptando la vida de pareja a las nuevas circunstancias impuestas por la enfermedad crónica. Ayudará mucho mantener una actitud cariñosa incluso si no existe el deseo sexual, pues no hay que olvidar que este puede surgir en cualquier momento y llevar a la excitación.

A la hora de mantener relaciones sexuales es importante:

-Saber lo que le gusta a cada uno y cómo se siente más cómodo.

-Ensayar diferentes posturas y modos de excitación con el fin de encontrar aquellos con los que mejor disfruta.

-Utilizar geles lubricantes cuando la enfermedad puede provocar dolor durante las relaciones sexuales.

(Foto: Freepik)

Ante una enfermedad crónica es igualmente importante la comunicación con el médico, pues él puede ayudar a reorientar la vida sexual, saber si alguno de los medicamentos afecta el rendimiento sexual y responder adecuadamente a situaciones de depresión que afectan la excitación sexual.

Sigue leyendo: Ansiedad durante las relaciones sexuales, ¿por qué sucede?

(Con información de: Scielo y Sanitas)

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda