El fin de semana pasado mi novio y yo estábamos conversando sobre distintos temas y entre ellos surgieron: “¿Qué se hace con las fotos de exparejas? ¿Se guardan o eliminan?”. Y la verdad al final de la charla nos quedaron más dudas que respuestas ¿Ustedes qué aconsejan?

-Nostálgica y melancólica

En Para saber hacerlo podrás encontrar respuesta a tus inquietudes sobre temas de sexualidad. Puedes mandar tus preguntas de manera anónima dando click aquí y recibirás asesoría a través de este espacio. 

PSH: Querida Nostálgica y melancólica,

Las separaciones amorosas, el desamor… Son cuestiones tan significativas que cuando nos ocurren nos desacomodan la vida y hábitos de diferentes formas. Impacta nuestro ego de forma tan profunda que no es poco común el encontrar poesías y canciones al desamor (Para muestra tenemos a José Alfredo y Juan Gabriel, por mencionar dos grandes exponentes).

Inicia el proceso del duelo y con ello la construcción de nuevas rutinas. Son procesos complejos, delicados, angustiantes y relativamente dolorosos principalmente al inicio. No es poca cosa darle vuelta a la página y sacar de nuestra vida a alguien que por determinado tiempo significó tanto en nuestra historia.

En ocasiones se manejaba guardando todos los recuerdos en cajas y se archivaban con otros tiliches. Ahora se hace más complejo con la cantidad de mensajes y fotos en WhatsApp y demás redes sociales.

Guardar o eliminar contactos y recuerdos es una decisión estrictamente personal, que depende de las necesidades personales, de cómo se dio el cierre y cómo se sienten con toda esa información. Los recuerdos nos conectan con emociones que en los primeros momentos del duelo pueden ser particularmente intensas, inquietantes y alteran nuestro estado de ánimo.

Cualquiera que sea nuestra decisión entre eliminar o conservar (fotos [sí, las “nudes” también], recuerdos, contactos, etc.) no es ni buena, ni mala, solo es (libre de juicio moral). Tendrá que ver con cómo nos sentimos con ello.

Habrá momentos para recordar y honrar esa parte de nuestra historia y las personas que nos acompañaron durante algunos momentos de nuestros laberintos. Cuando ya lo hayamos aceptado e integrado a lo vivido, y nuestras emociones se encuentren nuevamente en equilibrio.

(Coordinadores: Cecilia Rosillo, Antonio Trujillo y Susana Carrasco)