Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

Mi esposa no toca mis genitales y eso me causa insatisfacción

Puedo decir que soy un hombre feliz y casi satisfecho sexualmente; y digo casi por una, no sé qué tan pequeña razón: mi esposa ignora mi pene

PARA SABER HACERLOFeb 17, 2022 
Tiempo de lectura: 3 mins.
Mi pareja no toca mis genitales en la intimidad. Foto: Especial

Lo + leído

No me considero un hombre machista, pero la verdad no sé cómo tomar cierta actitud de mi mujer. Nos casamos hace un año después de un noviazgo de año y medio y desde entonces puedo decir que soy un hombre feliz y casi satisfecho sexualmente; y digo casi por una, no sé qué tan pequeña razón: mi esposa ignora mi pene. No lo toca, no juega con él, no me masturba ni me hace felaciones. En el sexo me acaricia, me besa y se entrega con mucha pasión, puedo hacer con mi pene cosas como sexo anal, ponerlo entre sus dotados senos, acariciar su vulva, pero ella jamás lo toca. De principio no noté esta situación, la verdad no, es que es buena en el sexo al grado que me pasó desapercibido que ignoraba esta parte de mí.   

-Insatisfecho

En Para saber hacerlo podrás encontrar respuesta a tus inquietudes sobre temas de sexualidad. Puedes mandar tus preguntas de manera anónima dando click aquí y recibirás asesoría a través de este espacio. 

 

PSH: Querido Insatisfecho,

Uno de los pilares que hacen fuertes las relaciones de pareja es la comunicación clara y asertiva, si lo hablan lo podrán solucionar ya que es poco probable que sea una situación personal, es decir, algo contra un pene en específico.

Hay muchas razones por las que una persona puede no sentir atracción ni gusto por alguna parte del cuerpo humano, lo cual tampoco significa que haya aversión.

Sin embargo, el pene por ser parte de los genitales es visto de manera distinta; una es que muchas personas crecen asociando la palabra asco con genitales, por ello sienten cierto “asco” por ellos y les es complicado tocarlos, verlos, acariciarlos y más aún besarlos o chuparlos.

Las personas que tienen asco por los genitales en muchas ocasiones ni siquiera pueden definir bien por qué, no saben si es el olor, el sabor, el cómo se ven o lo que piensan de estos órganos como resultado de la calidad de educación sexual que hayan recibido. 

Cuando esto va más allá se puede llegar a la falofobia, que es el miedo irracional a los penes, ya sea erectos o flácidos.

“El pene, ya sea erecto o no, es algo natural y la mayoría de las personas así lo entienden. Sin embargo, hay hombres y mujeres que temen ver, pensar o tener un pene erecto. Para muchas personalidades fóbicas, esto puede causar mucha ansiedad y malestar, lo que les causa que eviten estas situaciones incómodas”, según explica psicologiaymente.com

(Coordinadores: Cecilia Rosillo, Antonio Trujillo y Susana Carrasco) 

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda