Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Pareja & sexo
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

Mi esposa cree que soy gay solo porque fantaseo con sexo anal

Con cinco años de casado y muchas locuras compartidas creí que mi esposa sería más abierta en todo lo relacionado con temas sexuales

PARA SABER HACERLOEne 14, 2022 
Tiempo de lectura: 3 mins.
Foto: Especial

Lo + leído

No sé hasta donde es buena idea compartir las fantasías sexuales. Con cinco años de casado y muchas locuras compartidas creí que mi esposa sería más abierta en todo lo relacionado con temas sexuales. Y no es que me queje, porque la verdad si hemos hecho una que otra locura, pero a últimas fechas me ronda por la cabeza la fantasía de que mi esposa use un arnés y me haga sexo anal. Cuando creí que solo lo tomaría como un gran atrevimiento, me dice que ella cree que eso es de gays y no los soy. La verdad me sentí mal, incómodo de que ella crea que tengo fantasías homosexuales.

-Fantasioso

En Para saber hacerlo podrás encontrar respuesta a tus inquietudes sobre temas de sexualidad. Puedes mandar tus preguntas de manera anónima dando click aquí y recibirás asesoría a través de este espacio. 

PSH: Querido Fantasioso,

Una cosa que pasa con frecuencia es que las personas tienden a confundir las fantasías sexuales con el deseo sexual. No son lo mismo y al ser cosas diferentes la comunicación con la pareja presenta dificultades.

La fantasía es una idea producto de la imaginación, que pude incluir no sólo imágenes sino también situaciones, pero que permanece como en una especie de mundo paralelo dentro de nuestra cabeza.

El deseo, si bien se genera en la cabeza y la imaginación como lo hace la fantasía, tiene un origen distinto y es que se produce a partir de la idea de hacerlo posible.

La fantasía sexual es una historia libre que no lleva filtros es algo que está íntimo y privado hasta que es compartido pero que no se lleva a cabo.

Es cuando la fantasía se vuelve deseo que las cosas cambian, significa que va más allá de un simple juego mental, mueve algo en la persona que hace dar pasos hacia su consecución. En este caso el deseo sexual ya pasa por filtros, en él existe una intensión y por lo tanto plantea escenarios, probabilidades a enfrentar y además encara a las creencias.

Por ello, para compartir las fantasías sexuales se debe escuchar a la pareja sin juzgar, porque hasta este punto no está proponiendo que se lleve a cabo, solo se abre a la pareja esa parte del mundo sexual interno, pero es más complicado no juzgar cuando se trata de un deseo sexual, de una propuesta, que no siempre estamos en posibilidades de cumplir, como señala centropromethea.com sobre este tema.

(Coordinadores: Cecilia Rosillo, Antonio Trujillo y Susana Carrasco) 

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda