Estoy desesperado y espero me brinden su ayuda. Mi problema es que siempre que intento tener algo con una mujer, empiezo a sentirme muy ansioso e inseguro. Tengo un complejo sobre mi cuerpo, principalmente no estoy conforme con el tamaño de mi pene, lo cual me ha llevado a sentirme menos hombre, mi autoestima está por los suelos y debido a ello he tenido problemas de difusión eréctil y a veces, eyaculación precoz. El problema ha avanzado al grado de que no puedo ni acercarme a una mujer, ni hablarle, intentarlo me lleva a tener ataques de pánico, taquicardia, tiemblo mucho, me bloqueo totalmente, mi cuerpo no me responde y hago el ridículo. Estoy viviendo un infierno, siento que nunca voy a poder formar una familia. No sé qué hacer, necesito un consejo.

-Inseguro

En Para saber hacerlo podrás encontrar respuesta a tus inquietudes sobre temas de sexualidad. Puedes mandar tus preguntas de manera anónima dando click aquí y recibirás asesoría a través de este espacio. 

PSH: Querido Inseguro, 

Una de las principales causas de las dificultades que sufres en la intimidad es la llamada ansiedad sexual, una serie de pensamientos obsesivos que bloquean el disfrute y nos hacen creer que no podemos “cumplirle” a la pareja.

Cuando esto ocurre, caemos en la desesperación y el problema empeora. Consideramos que el sexo es un examen, que tenemos que “durar mucho”, hacer gozar a la pareja y llegar al orgasmo a como dé lugar.

El miedo a fracasar en el sexo o de tener un mal desempeño es una de las principales características de este trastorno.

El doctor Elliot D. Cohen, señala en Psychology Today que los hombres suelen creer que tienen que poseer un miembro grande, durar mucho, mantener la erección firme y hacerle sentir a su pareja un orgasmo intenso y si es posible, muchos de ellos.

Pero nada de eso es verdad y uno de los principales pasos para controlar el problema es dejar de concentrarse exclusivamente en el orgasmo o en si lo que se está haciendo está bien o no.

No debes calificarlo todo, eso solo te agobiará más y causará estrés, lo que diluye aún más el placer. Enfócate en lo que sí puedes controlar, como las fantasías que hay en tu mente, las sensaciones, los movimientos y sentimientos que experimentas durante el sexo.

Recuerda que no lograr el orgasmo no es una tragedia, solo relájate, disfruta del cuerpo de tu pareja y deja atrás las metas y objetivos poco realistas.

Busca nuevas sensaciones a través de besos, caricias, nuevas posiciones, sexo oral y el uso de juguetes sexuales, sin prisas ni obligaciones. Si nada de esto ayuda, lo mejor es acudir con un sexólogo para buscar las causas y empezar a disfrutar realmente.

(Coordinadores: Cecilia Rosillo, Antonio Trujillo y Susana Carrasco)