Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Pareja
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

Niño con tumor facial muere a pocos días de la operación

Aunque la operación corría muchos riesgos, era necesaria

RedacciónEne 22, 2018 
Tiempo de lectura: 3 mins.

Lo + leído

Emanuel Zayas tenía 14 años y un tumor facial de más de 4 kilos cuando murió el viernes por la noche. Viajó junto con su familia a Miami desde Cuba, con el fin de regresar a su hogar sin dicho tumor del tamaño de una pelota de baloncesto que sofocaba su rostro.
Niño con tumor facial muere a pocos días de la operación
Aunque los médicos del Hospital Infantil Holtz, en el Jackson Memorial, lograron remover el tumor, días después su condición se deterioró.

También puedes ver: Médicos reconstruyen rostro de niña de siete años

El jefe de cirugía oral y maxilofacial de UHealth, Robert Marx, confirmó la noticia en un comunicado publicado en la tarde del viernes en redes sociales.

“Después de visitar a Emanuel anoche y observar un rayo de esperanza por los reflejos pupilares y el tono muscular facial, esta mañana me informaron de que empeoraba gravemente. Su condición se ha deteriorado con insuficiencia renal y pulmonar”, señaló el especialista.

El tumor fue confundido con un granito


Desde muy pequeño Emanuel Sayas fue diagnosticado con un síndrome poco común que afecta a los huesos, la piel y el sistema hormonal. Al año y medio los efectos de la enfermedad comenzaron a notarse, ya que en lugar de huesos en algunas áreas su cuerpo desarrolló tejidos parecidos a cicatrices que le producían fracturas y deformidades en su brazo y pierna izquierda, como también en su cráneo.

En entrevista con BBC Mundo,  su madre Melvis Vizaino,  contó que “todo comenzó cuando Emanuel tenía 12 años. Le salió un granito en la nariz. Yo pensaba que era acné juvenil, pero hizo como un giro de irle desviando el tabique a la izquierda y le fue creciendo y creciendo hasta que se le puso así”.

Los padres sabían que era un caso atípico y con riesgos, pero la operación era necesaria. De no hacerlo podría haber sufrido una fractura en el cuello, o el tumor lo hubiera ahogado.

Ahora los padres encuentran consuelo al donar el cuerpo de su hijo a la investigación médica, con la esperanza de aprender más acerca de esta rara enfermedad y ayudar a las personas de todo el mundo que lo padecen.

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Últimas noticias

El editor recomienda