Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Pareja
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

Una breve historia de las pandemias y la sociedad

ROXANA TREJOSep 19, 2022 
Tiempo de lectura: 7 mins.

Pandemia es una palabra que hoy en día nos puede generar hasta escalofrío debido al impacto emocional, económico y de salud que provocó el covid-19.

Una breve historia de las pandemias y la sociedad (Foto: Pixabay)

Lo + leído

Pandemia es una palabra que hoy en día nos puede generar hasta escalofrío debido al impacto emocional, económico y de salud que provocó el covid-19. Pero al hablar del concepto de declaración que la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió en el 2020, para que una pandemia se considere como tal debe cumplir dos criterios: 

  • Los casos de cada país ya no son importados, sino provocados por transmisión comunitaria.

A través del tiempo se han presentado otras pandemias, incluso antes de que Hipócrates estableciera las bases de la ciencia médica, y se consideraban como un efecto de la cólera divina o por la influencia de los cuerpos celestes.

Hipócrates consideraba que la peste se propiciaba en las estaciones cálidas y húmedas, mientras que en su Tercer Tratado Hipocrático en donde habla de las epidemias, afirmaba que el estado del aire, así como los cambios de las estaciones, generaban esta enfermedad.

(Foto: Pixabay)

Una breve historia de las pandemias y la sociedad

En el 428 a.C. se vivió en Atenas una de las epidemias más devastadoras de las que asolaron a Grecia, siendo documentada con detalle por Tucídides. Mientras que el imperio romano también fue víctima de la peste (viruela), donde Marco Aurelio sucumbió durante la primera epidemia en Roma, en la que llegaron a morir alrededor de 5,000 personas por día, esto en el Siglo III.

A lo largo de los años, las grandes epidemias han influido en la historia de la humanidad. El imperio bizantino se encontraba en uno de sus momentos de mayor esplendor cuando una epidemia de peste vino a oscurecer el mandato del emperador Justino.

La peste negra, conocida como la gran epidemia, azotó y afectó a casi todo el continente europeo entre 1347 y 1350. Los enfermos se pudieron recuperar de una primera infección, pero siendo casi mortal el recaer.

Esta pandemia se generó mediante un navío genovés que se contagió en Crimea, introduciendo la enfermedad en el occidente europeo, pasando después a Italia, Francia y el centro de Europa. Entre 1349 y 1350 se extendió por Inglaterra, el norte de Europa y Escandinavia, quedando únicamente regiones muy concretas como los Países Bajos, Béarn y Hungría exentos de manera parcial o total de los devastadores efectos.

(Foto: Pixabay)

Dentro de las graves consecuencias de la epidemia, se encuentra:

  • el despoblamiento que debilitó la defensa de los territorios de la corona
  • la defunción de personalidades relevantes a la vida política
  • disminución en las rentas públicas
  • fallecimientos de personas con profesiones que se mantenían en estrecho contacto con los enfermos (notarios, juristas, religiosos o médicos)
  • ocupación ilegal de bienes que quedaron sin propietario
  • saqueo de fincas deshabitadas
  • abandono de las labores del campo y albergues
  • tierras sin herederos
  • afectación en la regulación de salarios
  • acusación a grupos como judíos o peregrinos por “haber provocado” la epidemia

En resumen, la peste negra constituyó una de las mayores catástrofes demográficas que registró la historia de la humanidad, contribuyendo de manera poderosa a desencadenar o agravar crisis económicas y sociales vividas en Europa desde mediados del Siglo XIV. Los números que dejó tras de sí esta epidemia son estremecedores.

A partir de estos reportes se han presentado diferentes epidemias en todo el mundo, incluyendo la viruela, que era una enfermedad grave y extremadamente contagiosa, que logó diezmar a la población mundial desde su aparición, llegando a tener tasas de mortalidad de hasta el 30% y que se expandió masivamente en el nuevo mundo.

La enfermedad por el virus del Ébola (EVE), antes llamada fiebre hemorrágica del Ébola es una enfermedad grave y a menudo mortal para la gente. Fue descubierta en 1976 y el virus es transmitido al ser humano por animales salvajes y se propaga en las poblaciones por transmisión de persona a persona.

Los brotes de enfermedad por el virus del Ébola tienen una tasa de letalidad que actualmente es de aproximadamente el 50%, mientras que en brotes anteriores las tasas fueron de 25% a 90%. Sin duda, la participación de la población es fundamental para controlar los brotes.

(Foto: Pixabay)

Las epidemias ocurren tras el surgimiento de un nuevo virus para el cual no se poseen las defensas naturales necesarias, se propaga rápidamente y puede llegar a tener resultados funestos. Puede resultar en el decrecimiento demográfico, desestructuración familiar o social.

En los últimos años la pandemia del covid-19 ha estado presente en todo el mundo, convirtiéndose en una de las más devastadoras del presente siglo. Originaria en China a finales del 2019, es causada por el virus SARS-CoV-2, y en menos de un mes llegó a ser catalogada como emergencia de salud pública con alcance internacional. 

De manera inicial, el covid-19 afecta las vías respiratorias con neumonías atípicas, y en casos graves, provoca inflamación sistémica con liberación de citoquinas que pueden provocar un rápido deterioro, insuficiencia circulatoria, respiratoria y alteraciones de coagulación con una letalidad cercana al 7%.

En México, el primer caso fue detectado en febrero de 2020; los grupos más afectados son aquellos con factores de riesgo como: 

  • ser mayor a 60 años, 
  • vivir con hipertensión, 
  • diabetes 
  • o historial de enfermedades cardiovasculares

En el Centro Médico ABC se activó el protocolo Código Epi II, que consiste en tener un área específica para el cuidado del paciente, así como un programa para la atención de pacientes que incluye telemedicina. Hoy, ha vuelto a la normalidad y es una referencia en el panorama nacional e internacional en atención médica, pero, sobre todo, se destaca por ser una institución sin fines de lucro, cuyo propósito es cuidar integralmente la salud de los pacientes a través de las mejores prácticas y procurando que tengan calidad de vida.

Sin lugar a duda, los desafíos y cambios, son y serán siempre, una constante para todos. Sin embargo, en el Centro Médico ABC se trabaja con intensidad y dinamismo con un fin único: contribuir a mejorar la salud de México.

Escrito por:

Dra. Roxana Trejo González, experta en control de infecciones en el Centro Médico ABC.

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Placeholder here!!!

Últimas noticias

Thank you for trying AMP!

You got lucky! We have no ad to show to you!

Más de Opinión