Cookies
Este sitio web utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia. Aviso de privacidad
Vida sana
Pareja & sexo
Soy mamá
Familia
Especialidades
Herramientas


© 2022 Todos los derechos reservados. Grupo La Silla Rota. PUBLICACIONES COMUNITARIAS S.A. de C.V.

“Gracias a mí caminas bien”

OMAR BIBIANONov 28, 2021 
Tiempo de lectura: 7 mins.

El pie plano es diagnosticado erróneamente la mayoría de las veces y en consecuencia, recibe un tratamiento incorrecto

Radiografía de un pie plano (Foto: Houghton, KM, Pes planus, Resize por Ara, CC BY 3.0)

Lo + leído

Hace algunos años en una comida familiar en casa de mis padres, mi tía o prima no recuerdo bien quién fue, me hizo la clásica pregunta relacionada con la salud, lo que no es de extrañar que suceda en este tipo de reuniones cuando hay un médico en la familia que se especializa en asuntos de los huesos y articulaciones, dicen ellos. 

La pregunta fue acerca de un hijo que caminaba con los pies chuecos y que sospechaban tenía pie plano y por consiguiente era necesario recetarle zapatos ortopédicos y plantillas, a lo que respondí, como siempre esbozando una pequeña sonrisa:

-Creo que lo mejor es que primero lo revise y ahí definimos que necesita.

Sin esperar un momento mi madre comenta:

-Sí debe de ser eso porque yo te llevé al especialista desde pequeño y por eso es que caminas bien hoy.

Esto es uno de los ejemplos más claros acerca de lo que es, en México y seguramente Centro y Sudamérica, el asunto del pie plano y las múltiples opiniones sobre el tratamiento de personas dentro y fuera de la rama de la salud.

(Foto: TatxikRadiografia pie plano perfilCC BY-SA 4.0)

Y no es de sorprenderse que en varias generaciones de familias es común el uso de zapatos ortopédicos, plantillas, mangueras, entre otros. Muchas veces recomendados entre familiares, amigos y también maestros, con la referencia al lugar donde los revisarán (sin saber quién es) e indicarán lo necesario para sus hijos según consideren al momento. 

¿Qué es el pie plano?

El pie plano, hablando de forma sencilla, se define cómo la ausencia del arco longitudinal interno del pie, es decir no tiene formado el arco. Existen varios tipos, de los cuales el más común es el pie plano flexible. También se encuentran en un porcentaje menor pies planos que se relacionan con alguna otra patología como pueden ser síndromes (Down), alteraciones genéticas, miopías (alteraciones musculares) y otras enfermedades.

Actualmente un gran número de especialistas generales continúan prescribiendo el uso de zapatos ortopédicos o plantillas, sin importar la edad de los pacientes y cuyas indicaciones se realizan al pie de la letra por los padres que no cuestionan el tratamiento establecido a sus hijos.



¿Por qué hay un mal diagnóstico?

El problema radica en que se están tratando pacientes de edades en las que el pie plano (ausencia del arco interno del pie) es parte normal del desarrollo, ya que hasta más o menos los 3 o 4 años de edad, en la zona donde se forma el arco del pie hay un cojinete graso que va desapareciendo con el tiempo; por tal motivo, los pacientes infatiles van a aparentar tener un pie plano.

Continuando con la evolución del pie, éste presenta cambios de maduración muscular y fortalecimiento a medida que aumentan los años, todo esto siempre que se mantenga una actividad constante a favor del fortalecimiento de esos músculos.Así pues podemos considerar los 8 años o incluso los 10, según algunos autores, como el límite para que se desarrolle este arco longitudinal interno. 

El diagnóstico se realiza de forma sencilla en el consultorio mediante un interrogatorio y exploración clínica que incluye:

  • Exploración de la marcha
  • Arcos de movilidad de caderas, rodillas, tobillos y pies

Si es necesario se realizan las radiografías simples de ambos pies con apoyo para realizar las mediciones pertinentes y si es necesario se puede complementar con estudios que nos aportan más detalles como una tomografía computada o resonancia magnética (los dos últimos para casos diferentes a un pie plano flexible no doloroso).

Huellas de pie normal, pie plano, pie plano avanzado y pie excavado. (Foto: Juan Carlos Fonseca MataHuellas plantares - 000763368CC BY-SA 4.0)

Posteriormente, cuando se diagnóstica un paciente con pie plano y/o alguna otra alteración de la marcha, se empiezan tratamientos encaminados a mejorar la fuerza acompañada de algunos estiramientos bien dirigidos para evitar molestias. No siempre se iniciará un tratamiento con plantillas a menos que la revisión nos indique que así debe ser, y ésta se realizará de forma individualizada con un análisis de marcha y baropodométrico en el que se detectarán, con ayuda de equipos especiales, las necesidades de cada pie del paciente, con lo que no dejamos al azar las indicaciones de cada plantilla prescrita. 

Afortunadamente, un porcentaje muy pequeño de los pacientes con pie plano requiere de un tratamiento en particular, apenas el 4 al 5% de éstos los que podrían necesitar algo y generalmente son pacientes que cuentan con alguna comorbilidad diversa que es sin duda motivo de otra conversación. 

Continuando con los pacientes con pie plano, el más común es el flexible no doloroso. Se debe seguir  un manejo conservador como ejercicios, estiramientos y en ocasiones el diseño de plantillas que ayuden a adecuar su marcha, aclaro, no con fines curativos ya que las plantillas sólo servirán para mantener en cierta forma el arco longitudinal interno y distribuirán de forma adecuada las cargas en todas las áreas del pie

De supuestos diagnósticos y zapaterías famosas

En cuanto al comentario de mi madre, de que gracias a ella camino bien, puedo decirles que no fue hasta que finalicé mi subespecialidad de Ortopedia Pediátrica que pude decirle de forma respetuosa que si actualmente no tenía pie plano es por que nunca lo iba a tener, que agradecía la atención oportuna pero que la edad a la que me iniciaron el tratamiento coincide con todos los tratamientos que me llegan a diario a la consulta  con un supuesto diagnóstico (2-3 años de edad o menos) de “pie plano” los cuales seguramente están mal diagnosticados. 

Entre colegas circula un comentario que dice más o menos así, pero no haré publicidad de este lugar por que iría en contra de lo que en esta breve anécdota aclaro: “No existe niño que entre a cierta zapatería famosa del centro de la Ciudad de México y salga sin zapatos ortopédicos y/o plantillas”.

Mis datos:

Dr. Omar Bibiano Escalante,  Ortopedista Traumatólogo y Ortopedista Pediatra 

Consultorio: Medica Sur 510 Torre 2

Teléfono directo: 5521271069

Correo electrónico: dr.omarbibiano@me.com

Este es mi Twitter 

Este es mi Instagram

Valora este artículo

¿Quieres hacer una corrección? Envia tu corrección

Lo + leído

Placeholder here!!!

Últimas noticias

Thank you for trying AMP!

You got lucky! We have no ad to show to you!

Más de Opinión