La menta es una hierba aromática proveniente de Europa y Asia, ha sido usada por cientos de años como remedio medicinal. Las hojas de menta contienen varios aceites esenciales, como mentol, mentona y limoneno. 

Aunque el té de menta no ha sido ampliamente estudiado, las hojas y los extractos de menta sí.  Aquí te decimos cómo consumirla, qué beneficios te proporciona y también cuáles son los riesgos a considerar.

Té de menta: mucho más que alivio estomacal; conoce sus beneficios

Por sus propiedades, el té de menta puede ser auxiliar en el alivio de los siguientes malestares. Recuerda que ante cualquier malestar físico debes consultar a un doctor para obtener un diagnóstico y tratamiento. El té de menta puede ser auxiliar en reducir los síntomas pero no tiene propiedades curativas. 

  1. Dolor de estómago
  2. Cólicos menstruales
  3. Migraña
  4. Congestión nasal
  5. Antibacterial 

(Foto: Pexels)

1. Dolor de estómago

Cuando tengas dolor o inflamación estomacal, el té de menta es la respuesta que estás buscando. Existen estudios que respaldan su acción como relajante del sistema digestivo, además evita que los músculos lisos se contraigan, lo que podría aliviar los espasmos del intestino. 

2. Cólicos menstruales

Un estudio de 2016 concluyó que para disminuir la intensidad y duración del dolor menstrual, la menta podría ayudar a reducir los cólicos menstruales y la inflamación abdominal. Aunque el té de menta no se ha estudiado con ese fin, se ha demostrado que los compuestos de la menta mejoran los síntomas. 

3. Migraña

Gracias a su acción relajante, un estudio indicó que podría ayudar a reducir el dolor de cabeza.  Además, otro estudio concluyó que la menta aumenta el flujo de sangre y brinda una sensación de frescura.

Otro estudio hecho en 41 personas encontró que el aceite de menta aplicado en la frente resultó ser tan eficaz para los dolores de cabeza como 1 gramo de paracetamol.

(Foto: Pexels)

4. Congestión nasal

El mentol es un componente presente en la menta, que mejora el flujo de aire en la cavidad nasal, según este estudio. Prepara un té de menta muy caliente y con cuidado inhala el vapor que desprende para aliviar la congestión nasal.

5. Antibacterial 

Aunque no hay estudios sobre los efectos antibacterianos del té de menta, se ha demostrado que el aceite de menta elimina eficazmente las bacterias

El mentol tiene propiedades antibacterianas y antimicóticas. Existe un estudio en el que se demuestra que la menta elimina y previene la aparición de E.Coli, salmonela y estafilococos.

Para preparar un té natural sigue estos pasos:

  • Hierve 2 tazas de agua en la estufa
  • Apaga la lumbre y agrega alrededor de 5 hojas de menta machacada
  • Cubre el recipiente y deja reposar 5 minutos
  • Con ayuda de un colador, sirve la bebida en una taza y disfruta

Como el té de menta no contiene cafeína, es seguro para personas de todas las edades y se puede beber a cualquier hora. No hay estudios que indiquen efectos secundarios de su consumo, sin embargo hay testimonios que indican que la menta puede causar o empeorar el reflujo estomacal.

Ahora lo sabes todo del té de menta y su aceite esencial. Su infusión tiene un sabor delicioso que puedes combinar con otras bebidas para darles variedad y además es libre de calorías. Prueba tomarlo después de comer o al final de un día agotador y experimenta sus propiedades relajantes.

SIGUE LEYENDO:

(Con información de Medical News Today y Healthline)