De acuerdo a un estudio recién publicado, cambiar tu alimentación puede significar hasta 13 años más de vida, sobre todo si comienzas en tu juventud. El estudio creó un modelo que simula lo que pasaría en la longevidad de hombres y mujeres si sustituyeran la dieta típica con alto contenido de carne roja y alimentos procesados por una dieta optimizada con menor cantidad de estos elementos y mayores porciones de frutas, vegetales, legumbres, granos integrales y nueces.

Si una mujer realiza este cambio y opta por una dieta optimizada a sus 20 años, podría aumentar su esperanza de vida 10 años, según un estudio publicado en la revista PLOS Medicine. Un hombre que elige una alimentación más sana a sus 20 años, incrementaría su expectativa de vida en 13 años.

Sin embargo, estos beneficios no son exclusivos para personas jóvenes, el estudio menciona que los adultos mayores también pueden alargar su vida realizando este cambio en su dieta. Supongamos que se lleva a cabo la modificación en la alimentación a los 60 años, una mujer aumentaría su esperanza de vida 8 años y un hombre hasta 9 años.

(Foto: Unsplash)

¿Un cambio en tu dieta te puede aumentar 13 años más de vida?

La investigación arroja un dato todavía más impresionante: una dieta basada en vegetales puede añadir hasta 3.5 años de vida a hombres y mujeres de 80 años. 

El doctor David Katz, especialista en medicina preventiva, bienestar y nutrición, comenta en entrevista con CNN, que desde hace mucho tiempo se estableció que las mejoras en la calidad de la dieta reducen el riesgo de padecer enfermedades crónicas y muerte prematura lo que a su vez se traduce en mayor esperanza de vida

El doctor Katz, quien no participa en el estudio, es el presidente y fundador de True Health Initiative, una coalición mundial de expertos sin fin de lucro que se dedica a la medicina del bienestar sustentada en evidencia y que publica investigaciones sobre el uso de la comida como medicina preventiva.

En relación al estudio, Katz comenta que él difiere de lo que ahí se define como una dieta optimizada, él piensa que solo es una dieta típica bastante mejorada. "Todavía se puede mejorar más y obtener mayores beneficios. Yo opino que su dieta optimizada permite porciones considerables de carne y lácteos, lo que mi equipo y yo calificamos como una dieta de calidad, contiene muy bajos niveles de estos alimentos."

(Foto: Unsplash)

Comer más legumbres y nueces: la fuente de la eterna juventud

Para modelar el impacto a futuro del cambio de dieta en una persona, los investigadores de Noruega utilizaron una base de datos llamada Global Burden of Disease, que hace un seguimiento de 286 causas de muerte, 369 enfermedades y lesiones y 87 factores de riesgo en 204 países y territorios alrededor del mundo.

Según el estudio, el mayor impacto positivo en longevidad fue ocasionado por comer más legumbres, o sea, frijoles, lentejas y chícharos; granos enteros, es decir, la semilla completa; y nueces como la pecana, almendra o pistache.

Aunque suena sencillo agregar más vegetales y granos a tu dieta, pocas personas lo llevan a cabo. Las legumbres, nueces, semillas y granos enteros son mucho más que fuentes de proteína. Estos alimentos contienen grasas saludables, vitaminas, minerales y antioxidantes que se han asociado a menores riesgos de enfermedades crónicas.

(Foto: Unsplash)

Carne roja y embutidos, asesinos silenciosos

Comer menos carne roja o procesada como el tocino, la salchicha y otros embutidos, tiene un impacto positivo cuando se busca mayor longevidad. La lógica detrás de esta premisa es obvia cuando se conoce que estos alimentos se han relacionado con riesgos a la salud como son la enfermedad coronaria del corazón o el cáncer de intestino.

El 29 de octubre de 2015, la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió una declaración sobre los vínculos entre la carne procesada y el cáncer colorrectal. En este reporte se señala que de acuerdo con un informe del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) acerca de la carne procesada y el cáncer colorrectal y un informe previo de la OMS titulado Diet, nutrition and the prevention of chronic diseases, se recomienda a la población moderar el consumo de carnes rojas, embutidos y carnes frías para reducir el riesgo de cáncer.

Los expertos recomiendan sustituir las carnes rojas y procesadas por aves de corral magras, pescado y proteínas vegetales para mejorar rápidamente la dieta. Las proteínas vegetales pueden obtenerse de la soya, garbanzos, lentejas, tofu, nueces, semillas,  granos enteros como la quinoa e incluso algunos vegetales como el brócoli. 

En entrevista con CNN, el Dr. Frank Hu, coautor del estudio y presidente del departamento de nutrición de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard, dijo que los beneficios de reemplazar carnes rojas y procesadas se magnifican cuando se eligen proteínas vegetales.

Una manera de incorporar más vegetales a tu dieta y consumir menos carnes rojas es optar por la dieta mediterránea, que ha ganado 5 años consecutivos el premio a la mejor dieta según U.S. News & World Report.

Sigue leyendo: 

Con información de: CNN y OMS