El cilantro es una hierba aromática común en muchos platillos, ya que su sabor le da un toque muy especial a la comida, sin embargo, la desventaja es que no suele durar fresco por mucho tiempo, por ello, te compartimos algunos trucos para lograrlo.

De acuerdo con El poder del Consumidor, el cilantro es una hierba aromática que pertenece a la familia de las apiáceas.

Se utiliza en la elaboración de una gran variedad de recetas, ya que tiene propiedades estimulantes, antiespasmódicas, antiinflamatorias y antibactericidas, además de que aporta un alto contenido de vitaminas y minerales.

¿Por qué el cilantro no dura fresco?  

Aunque el cilantro tiene un sabor especial y es básico en muchos alimentos, no tiene una vida útil muy larga, pues incluso estando en refrigeración puede perder frescura y su característico color verde. 

(Foto: Pexels) 

Por ello, después de apenas unos días es común ver que las hojas se ponen amarillas o negras y que la calidad del sabor y el aroma no son los mismos que cuando estaba fresco. 

La razón de que esto suceda es la bioquímica de la planta, ya que hay reacciones de las enzimas del cilantro, las peroxidasas, que favorecen su descomposición rápida al estar en contacto con el oxígeno del ambiente, por lo que el cilantro tiene una vida útil de solo tres días.   

La humedad también influye en este proceso de oxidación, donde las hojas se ponen negras rápidamente.

3 trucos para que dure más el cilantro 

Existen algunas formas de evitar que el cilantro se descomponga rápidamente, te los compartimos: 

(Foto: Pexels) 

  • Consérvalo en agua 

Solo debes limpiar y eliminar las hojas y tallos del cilantro en mal estado. Lava muy bien para eliminar toda la tierra y suciedad. Seca muy bien las hojas con servilletas.

Si el cilantro todavía tiene raíz, es mejor que no lo retires. 

Llena un recipiente con agua de manera que cubra la raíz o tallos del cilantro y colócalo como si fueran flores en un florero, con las hojas por encima del agua. Guarda en el refrigerador y procura cambiar el agua cada dos días. 

Con este método, es posible mantener el cilantro fresco al menos por una o hasta dos semanas, pues evita que la planta se marchite por deshidratación.

  • Guarda el cilantro en un recipiente

Para este método, solo debes limpiar las hojas y tallos en mal estado, luego hay que lavar perfectamente para eliminar toda la suciedad

(Foto: Pexels) 

Seca tanto como puedas las hojas del cilantro con una servilleta de papel y luego, envuelve en otra servilleta seca. Colócalo dentro de un recipiente de plástico o vidrio que quede ben sellado y guarda en el refrigerador. 

Con este método evitas el contacto con el oxígeno y la humedad, que favorecen el oscurecimiento de las hojas, lo que alarga la vida del cilantro hasta por dos semanas.  

  • Congela 

Congelar los alimentos, incluyendo el cilantro, ayuda a conservar mejor porque se reducen las reacciones enzimáticas, la marchitez y el crecimiento microbiano por más tiempo.

Solo debes limpiar y eliminar las hojas y tallos en mal estado, lava muy bien para eliminar la suciedad y seca las hojas perfectamente con servilletas.  

(Foto: Pexels) 

Separa el cilantro por porciones calculando la cantidad que vas a ocupar en cada comida ya que, si sobra y lo vuelves a congelar, perderá su frescura

Guarda las porciones en recipientes de plástico o vidrio que selle bien y almacena en el congelador. 

¡Listo! Ya sabes cómo mantener el cilantro fresco más tiempo para que lo disfrutes como más te guste.

(Con información de El Poder del Consumidor, Enséñame de Ciencia) 

Para aprender más de...Los beneficios de comer tortillas

Las tortillas: cultura y salud.
Las tortillas, sean de maíz o de harina, son un alimento que forma parte de la cultura gastronómica de México, ya que no solo son un símbolo internacionalmente reconocido de esta, también son parte importante e indispensable de muchos platillos y preparaciones. Pero eso no es todo: las tortillas contribuyen a nuestra salud de diferentes maneras, ya que pueden aportar nutrientes que ayudan a nuestro cuerpo.
Aportan vitaminas y nutrientes.
Las tortillas de maíz, reportan Health Line y Fundación UNAM, pueden aportar múltiples vitaminas (como la A, C, D, E, B1 y B2), así como potasio, magnesio, niacina, fibra y calcio. Por su parte, las tortillas de harina pueden aportar fundamentalmente hierro, dependiendo de la harina con que se realicen.
Contribuyen a tener músculos sanos.
El aporte de hierro es considerado beneficioso para la salud, ya que este puede contribuir a que la sangre se oxigene mejor, principalmente los músculos, lo que implicaría que se encontrarían en el mejor estado y más sanos, por lo que, explica Health Line, las tortillas de hierro podrían ser buenas para ello.
Ayudan a cuidar los huesos y los dientes.
Debido a la combinación de vitaminas, y al aporte de calcio que otorgan (aproximadamente el 50% de la cantidad diaria recomendada), dice Fundación UNAM, las tortillas de maíz pueden contribuir a tener huesos más fuertes; además, se pueden prevenir las caries y problemas dentales.
Pueden beneficiar a la digestión.
Los alimentos integrales o de granos enteros, como lo son las tortillas de maíz, pueden ofrecer un aporte importante de fibra, lo que contribuiría a mejorar la salud digestiva, evitando así problemas como el estreñimiento, ya que facilitaría el proceso de la digestión, explica Cliki Salud.