En ocasiones es común ver que las papas que compramos y guardamos en el refrigerador toman una coloración verde, e incluso suelen salirles algunos brotes, pero ¿sabías que estos alimentos no deben comerse si lucen así?

(foto: twitter)

El color verde no significa que las papas no estén maduras

Usualmente se cree que las zonas verdes en las papas se forman debido a que están poco maduras, sin embargo, esto no es verdad; las papas no se ponen verdes debido a inmadurez, sino porque se guardaron incorrectamente.

De hecho, el color verde de las papas es producido debido a un aumento en las cantidades de clorofila dentro de la papa, que es causado a su vez debido a que la papa ha sido expuesta a la luz.

Esta clorofila, aunque en sí misma no es mala, sí funciona como un marcador de alerta, ya que su presencia informa de la existencia de otros compuestos químicos en la papa, y que pueden ser peligrosos para la salud si llegan a consumirse.

(foto: freepik)

Comerlas podría causar problemas de salud graves

Los compuestos químicos que son responsables de darle ese color verde a las papas, llamados glicoalcaloides, son en realidad toxinas, por lo que al comerse pueden causar problemas de salud que, en algunos casos, pueden ser graves.

Estos glicoalcaloides producidos por la exposición de la papa a la luz solar, son llamados chaconina y solanina, y en caso de ingerirse pueden causar un envenenamiento que afecta principalmente el sistema digestivo, causando principalmente síntomas como:

  • Vómitos
  • Dolor de abdomen
  • Diarrea

Cuando la intoxicación es más grave, puede llegar a afectar el sistema neurológico, y dependiendo de la intensidad o nivel de envenenamiento, puede causar síntomas cómo:

  • Somnolencia.
  • Confusión.
  • Apatía.
  • Debilidad.
  • Alucinaciones y otros problemas de la visión.
  • Coma.
  • Muerte.

(foto: twitter)

¿Qué hacer con las papas verdes y con brotes?

Pero no solo se debe tener cuidado con las papas verdes, también hay que tener cuidado con las papas que ya tienen hojas, tallos o pequeños brotes, pues se ha demostrado que estas partes también contienen solanina, alcanzando niveles más tóxicos.

En caso de que detectemos zonas verdes o con brotes, los expertos indican que es posible comerlas, siempre y cuando retiremos estas zonas, ya que así eliminaremos las partes que tienen niveles peligrosos de tóxicos.

Sin embargo, en caso de que gran parte de la papa esté verde, o que los brotes que presenta ya sean muchos, lo más recomendable es deshacerse de la misma, pues es posible que no sea segura para el consumo humano, ni siquiera si retiramos las zonas afectadas.

(Con información de: Enséñame de Ciencia, BBC, Cuídate Plus.)