Durante mucho tiempo, se ha considerado que el ajo, un alimento muy utilizado en las cocinas y cuyo olor es altamente característico, podría ser útil para combatir enfermedades, incluida la hipertensión, ¿pero es realmente posible que el ajo ayude contra este problema de salud?

(foto: freepik)

El ajo podría tener efectos en la presión sanguínea

El ajo, principalmente la parte de la cabeza, es considerado un producto medicinal que, dentro de sus múltiples beneficios y según creencias populares, podría ser útil para tratar padecimientos, como la hipertensión.

La hipertensión se trata de una condición en la cual la sangre que pasa por las arterias, empuja las paredes con mucha fuerza (es decir, hay una presión sanguínea o arterial elevada), lo que puede dañarlas y causar complicaciones importantes en diferentes partes del cuerpo, como una insuficiencia renal.

Se considera que dentro de los muchos aportes buenos que tiene el ajo, también se encontraría la disminución de los niveles de la presión arterial, por lo que podría mejorar la salud de quien padece hipertensión; eso ocurre por medio de dos efectos en el cuerpo:

  • Tiene un efecto diurético (estimula la eliminación de orina), lo que contribuye además a eliminar toxinas y exceso de líquidos.
  • Estimula la producción de ácido sulfúrico, lo que ayuda a relajar los vasos sanguíneos, mejorando la tensión y mejorando el flujo de la sangre.

(foto: freepik)

Estudios han demostrado algo más

Una investigación realizada por un equipo de la red Cochrane, que contó con la participación de 87 participantes, encontró que el ajo sí podría tener algún efecto relevante en la presión sanguínea, contribuyendo a bajar sus cifras, por lo que es probable que tenga un papel hipotensor.

Sin embargo, también se demostró que si bien el ajo podría disminuir los niveles de presión sanguínea en los pacientes que padecen de hipertensión, la disminución de estas cifras no es relativamente significativa, y podría no ser suficiente como para demostrar mejorías importantes que eviten daños secundarios.

Además, un estudio publicado en la Revista del Colegio Americano de Cardiología mostró que los efectos del ajo como suplemento para tratar enfermedades cardíacas, podrían no existir, y en realidad no serían diferentes a los efectos que tuviese un producto placebo.

(foto: freepik)

¿Se debe consumir ajo si tienes hipertensión?

Hasta ahora, la ciencia ha demostrado que si bien el ajo podría contribuir un poco a mejorar la salud de un paciente con hipertensión, y su consumo no es del todo malo, no es un remedio o suplemento que pueda sustituir un tratamiento médico para esta enfermedad.

Lo mejor para tratar la hipertensión, aseguran especialistas, no es enfocarse en el consumo de remedios o suplementos, incluso si pueden sonar como la mejor opción, sino realizar cambios importantes en el estilo de vida y otro tipo de acciones como:

  • Acudir con el médico y seguir sus recomendaciones.
  • No abandonar el tratamiento con medicamentos indicados por los especialistas.
  • Tener una dieta saludable y adecuada.
  • Realizar actividad física.

(Con información de: Cochrane Library, Infobae, Organización Mundial de la Salud.)