Por si no lo sabías la crema de cacahuate sí es un alimento saludable, altamente energético y saciante. El cacahuate molido, al ser un fruto seco, proporciona al organismo grasas saludables, así como los carbohidratos y las proteínas necesarias que favorecen el desarrollo muscular.

La regla que debes de seguir al consumirla, si realmente quieres ver y sentir sus beneficios, es comer de una onza a máximo dos por día. Una onza es equivalente a dos cucharadas. También debes adquirirla sin azúcares añadidos, conservadores o colorantes sintéticos.

Foto: freepik

La crema de cacahuate por si sola posee propiedades antioxidantes además de una generosa cantidad de calcio y hierro, si la deseas combinar se recomienda hacerlo con frutas, verduras o panes integrales.

¿Cómo se hace y qué es la crema de cacahuate?

Mantequilla hecha de cacahuates, mejor conocida como la crema de maní, es elaborada a través de cacahuates asados en seco que posteriormente son molidos.

Su valor nutricional por cada cien gramos en calorías es equivalente a 588 kcal; grasas, 50 gramos; proteínas, 25 gramos; hidratos de carbono, 20 gramos; calcio, 43 miligramos; hierro, 1.9 miligramos; potasio, 649 miligramos.

Además, el estudio Aristotle, realizado por la Universidad de Barcelona y publicado por la Clínica de Nutrición asegura a través de su investigación que el consumo de la crema de cacahuate contribuye a mejorar la función cognitiva, reduciendo el estrés en adultos jóvenes sanos.

Esto gracias a que los polifenoles presentes en los cacahuates ayudan a la memoria, fortalecen la función psicomotriz y la velocidad de procesamiento, reduciendo notablemente los niveles de cortisol, ansiedad y depresión.

Propiedades de la crema de cacahuate

Las propiedades de este alimento son infinitas, dentro de las cuales las más sobresalientes son:

  • La fibra de este alimento ayuda a prevenir ciertos tipos de cáncer.
  • La cantidad de calcio y hierro que contiene mantiene sanos a los huesos, por lo que es un alimento recomendado por los doctores para evitar anemias.
  • Al ser saciante, su consumo ha sido vinculado a la reducción de la obesidad. Comer una o dos cucharadas de mantequilla de maní evita el hambre y el consumo de calorías, manteniendo la estabilidad del peso corporal.
  • Sus grasas, monoinsaturadas, no saturadas, contribuyen a regular la salud cardiovascular de manera positiva.
  • Fuente de vitamina B3, la cual es favorecedora para la piel, los nervios y el aparato digestivo. Así como de vitamina E, la cual refuerza el sistema inmunológico y defiende el organismo de agentes infecciosos.