El desayuno es considerado por los expertos la comida más importante del día, y un nuevo estudio demuestra que en el caso de los niños no solo beneficia su nutrición y crecimiento, también podría impactar de forma positiva o negativa en su salud mental.

(foto: pexels)

El desayuno impacta en la actividad escolar

La Academia Americana de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés), explica que el desayuno es sumamente importante en los niños y adolescentes.

Según informan la Academia Americana de Pediatría, y una investigación publicada en Frontiers in Human Neuroscience, el desayuno puede beneficiar de forma significativa la conducta y el rendimiento académico de los más jóvenes.

Como indican, los beneficios que los niños y adolescentes obtienen al desayunar son:

  • Mejor memoria.
  • Mejor rendimiento académico (como en puntajes de exámenes).
  • Mayor capacidad de atención.
  • Nutrición adecuada.
  • Peso sano.

(foto: unsplash)

Los niños y adolescentes que desayunan fuera de casa tienen mayores problemas conductuales

Ahora, un estudio español publicado en la revista Frontiers in Nutrition, demostró que el desayuno también puede tener efectos positivos o negativos en la salud y el comportamiento psicosocial en niños y adolescentes.

Los investigadores indican que el sitio en el que se desayuna y las formas de hacerlo (si es en casa o fuera de esta), están directamente vinculados con la salud psicosocial de los niños.

Esta salud psicosocial es definida como el bienestar tanto en el aspecto psicológico, como en el social de los individuos; cuando ésta falta, se habla de problemas psicosociales asociados a la conducta o conflictos escolares, como la depresión o la ansiedad, o problemas al relacionarse con otros.

Para realizar la investigación, se analizaron a 3,772 niños, de entre 4 y 14 años, aplicando cuestionarios para analizar las conductas y hábitos sobre los desayunos en los menores, a quienes se les aplicó un cuestionario para evaluar Fortalezas y Debilidades.

Dicho test, podría clasificar a los participantes en 5 escalas diferentes:  

  • Problemas emocionales (como depresión o ansiedad).
  • Problemas de conducta.
  • Hiperactividad.
  • Problemas en la interacción con compañeros.
  • Conducta y relación social.

Saltarse el desayuno, afirman los autores del estudio, estuvo asociado a presentar más problemas de salud psicológica y social, al igual que desayunar fuera de casa, donde los investigadores también encontraron mayores riesgos y probabilidades de tener problemas emocionales.

De esta manera, los investigadores llegaron a la conclusión de que aquellos niños que desayunan, y que lo hacen en casa, tienen un menor riesgo y menores probabilidades de desarrollar algún problema de conducta o de tipo psicosocial.

(foto: unsplash)

Lo que desayunan también influye

Pero el estudio también arrojó resultados importantes respecto al desayuno: no solo importaba si desayunaban y dónde lo hacían, también era relevante lo que comían.

Los niños o adolescentes que no tomaban productos como café, leche, té, chocolate, yogurt, u otros productos como pan o cereales, estaban vinculados a una mayor probabilidad de desarrollar problemas de salud psicosocial.

Y, por increíble que parezca, los adolescentes y niños que no consumían productos como huevos, queso, jamón u otros alimentos procesados (principalmente cárnicos), tenían menos indicios de problemas de conducta.

De esta manera, los investigadores concluyen que la importancia del desayuno sigue siendo clave para el desarrollo de los niños y adolescentes, también en el aspecto emocional y social

Por esta razón, los autores recomiendan que para cuidar la salud mental de los niños y adolescentes, así como su rendimiento escolar y social, se considere lo siguiente:

  • El desayuno no debe saltarse (los expertos recomiendan que debe desayunarse dentro de la primera hora luego de haber despertado).
  • Es preferente desayunar en casa.
  • Deben evitarse productos procesados.
  • Agregar lácteos y cereales al desayuno es beneficioso.

(Con información de: Healthy Children, National Library of Medicine, Frontiers in Nutrition.)