La zanahoria es uno de los vegetales más consumidos y es que se trata de una opción saludable y deliciosa que se puede comer en ensaladas, solo o hasta en postres. Conoce qué pasa si comes zanahoria cruda todos los días y sus beneficios.

El poder del Consumidor señala que la zanahoria pertenece a la familia de las apiáceas, hortalizas que tienen una raíz comestible de color generalmente naranja.

Esta tonalidad se debe a la presencia de carotenos, antioxidantes presentes en los alimentos que se transforman en betacarotenos o vitamina A en el cuerpo humano.

¿Qué pasa si como zanahoria cruda todos los días?

Lo primero que debes conocer es la gran cantidad de vitaminas en la zanahoria. Es fuente de diversos nutrientes, como:

  • Vitamina E 
  • Folatos
  • Ácido ascórbico o vitamina C
  • Vitaminas del complejo B, como la niacina 
  • Potasio, fósforo, magnesio, yodo y calcio 

Debido a todas estas propiedades, el consumo regular de zanahoria cruda mejora la salud de muchas maneras, destacando los siguientes beneficios:

  • Evita el estreñimiento 

Por su aporte de fibra, la zanahoria cruda previene el estreñimiento, mejorando la digestión, reduciendo las molestias gástricas y el exceso de acidez.  

  • Combate los radicales libres

En combinación con otros alimentos frescos y un estilo de vida saludable, la zanahoria contribuye a una ingesta de compuestos antioxidantes que permiten la mitigación de radicales libres.

  • Protege del cáncer

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que la clave de este beneficio de las zanahorias es que son alimentos ricos en betacarotenos, un componente que podría ser la clave en un futuro para ganarle a la enfermedad. 

En su informe World Cancer Report 2014, la OMS destaca que las zanahorias ayudan en la prevención de algunos tipos de cáncer, como el de próstata, de colon, de pulmón e incluso, la leucemia.

  • Mejoran el aspecto del cabello y uñas 

El betacaroteno es ideal para “arreglar” las células que están dañadas y por eso, comer zanahorias fortalece las uñas.

El contenido de vitamina A regula la producción de sebo, por lo que comer diario esta hortaliza puede ayudar a lucir un pelo más sano y brillante. 

  • Protege la vista 

Este es uno de los beneficios más conocidos de la zanahoria y hasta se justifica porque nunca se ha visto a un conejo usar lentes.

Pero la ciencia comprueba que es verdad y al respecto, un estudio de la Universidad de Duke explica que todo se debe a la vitamina A de las zanahorias, la cual evita el deterioro de los segmentos externos de los fotorreceptores del ojo, los cuales producen ceguera.

Es importante resaltar que las zanahorias no te devuelven la vista perfecta en caso de que ya tengas problemas, pero ayudan a proteger la retina y hasta pueden retrasar la aparición de cataratas. 

  • Fortalece dientes y encías 

Comer zanahorias crudas es ideal como snack, ya que además de que tiene pocas calorías, puede ayudar a mantener el esmalte dental, evitar la aparición de caries y mejorar el riego sanguíneo de la boca. Esto se debe a que tiene un alto contenido en flúor.

  • Retrasa el envejecimiento

La zanahoria permite mantener por más tiempo una piel tersa y firme ya que es una fuente de antioxidantes.

Esta hortaliza también es reconocida por mejorar la producción de melanina, un pigmento que ayuda a proteger a la piel de las radiaciones solares

Recuerda que la recomendación es comer la zanahoria cruda, pero también puede prepararse en distintos platillos, como caldos, guisados y hasta postres. 

(Con información de El poder del Consumidor, Business Insider

Para aprender más de...4 maneras de cuidar y fortalecer tu microbioma intestinal

1- El microbioma es el conjunto de todos los microorganismos (bacterias, hongos y virus) con sus genes y metabolitos que habitan de forma natural en el interior de nuestro cuerpo. Hay algunas formas en las que puedes alimentar y cuidar tu microbiota intestinal. Te explicamos cómo.
2- Come más fibra
Come más fibra. Trata de comer 40 gramos de fibra al día, ya que es el alimento favorito de la microbiota, explica la BBC.
3- Come más frutas y verduras
Algunos alimentos ricos en fibra que son buenos para las bacterias intestinales son
frambuesas, alcachofas, guisantes verdes, brócoli, garbanzos, lentejas, alubias, granos enteros, plátanos y manzanas, explica Healthline.
4- Ingiere alimentos con polifenoles
Los polifenoles son antioxidantes que actúan como combustible para los microbios. Algunos ejemplos son los frutos secos, las semillas, las bayas, el aceite de oliva,, el café y el té, especialmente el té verde, explica Healthline.
5- Come alimentos fermentados
Los alimentos fermentados han sufrido una fermentación, un proceso en el que los azúcares que contienen son descompuestos por levaduras o bacterias. Algunos ejemplos de alimentos fermentados son yogur, kimchi, kéfir, kombucha y tempeh, dice Healthline.