La alimentación tiene un gran impacto en el desarrollo de la diabetes, e investigadores de Louisiana, en Estados Unidos, lo confirman, pues encontraron que existe una dieta que podría prevenir la diabetes en aquellos con riesgo de padecerla.

Además, esta dieta también sería de utilidad para mejorar la salud de quienes ya padecen diabetes pero que aún no han recibido medicamentos para disminuir el azúcar en sangre.

(foto: freepik)

El principal objetivo está en modificar los niveles de azúcar 

Las dietas que se han diseñado hasta ahora para tratar, prevenir, e incluso mejorar efectivamente la diabetes, tienen como objetivo disminuir los niveles de azúcar en la sangre, y por lo tanto también en los porcentajes de la hemoglobina Ac1.

La hemoglobina Ac1, también conocida como prueba de hemoglobina glicosilada, consiste en una medición de la cantidad de azúcar que ha estado en la sangre durante los últimos 3 meses, ya que analiza en cuántos glóbulos rojos una de sus proteínas (la hemoglobina) se ha pegado el azúcar.

Esta medición de hemoglobina glicosilada, que se observa en porcentajes, permite conocer el estado de una persona en relación a la diabetes tipo 2, y resulta útil para hacer diagnósticos, pero también para hacer un seguimiento de la enfermedad:

  • Si se obtiene un porcentaje menor al 5.7%, se considera que la persona no tiene diabetes.
  • La prediabetes llega a diagnosticarse con un porcentaje de entre 5.7% a 6.4%.
  • Un porcentaje de 6.5% o mayor, indica que la persona padece de diabetes tipo 2.

(foto: unsplash)

La dieta baja en carbohidratos puede prevenir la diabetes

Se sabe que las dietas bajas en carbohidratos son útiles para mejorar los porcentajes de azúcar en la sangre en pacientes que tienen diabetes tipo 2, y un nuevo estudio ha encontrado que también podrían ayudar a reducir los riesgos de desarrollar la enfermedad.

Esta investigación, publicada en la revista JAMA Network Open Diabetes and Endocrinology, encontró que los pacientes que siguen una dieta baja en carbohidratos podrían notar una reducción significativa en los porcentajes de hemoglobina glicosilada.

Para llegar a estas conclusiones, se analizaron durante seis meses a casi 150 adultos que tenían valores de hemoglobina glucosilada de entre 6 y 6.9%, por lo que se encontraban en un estado de prediabetes o de diabetes que aún no requería de medicamentos.

Luego de realizar los análisis, concluyeron que una dieta que fuera baja en carbohidratos (low carb), era útil para disminuir los niveles de azúcar en sangre en ayunas en aquellos que:

  • Tenían riesgo de desarrollar diabetes, o estaban en una fase de prediabetes.
  • Eran diabéticos que aún no recibían una medicación para bajar los niveles de azúcar.

Sin tantos carbohidratos parece ser mejor

Las evaluaciones encontraron que en el grupo de prueba, que incluía personas de entre 40 y 70 años de edad, una dieta low carb llegaba a reducir más los porcentajes de hemoglobina glicosilada si se le comparaba con las dietas usuales.

Los investigadores concluyeron que este tipo de dieta baja en carbohidratos podría ser de gran utilidad para disminuir la glucosa en sangre de las personas diabéticas que aún se encuentran en fases iniciales de la enfermedad, y que no utilizan medicamentos.

Pero eso no es todo: también podría tener beneficios extras, pues podría ayudar a prevenir el desarrollo de la diabetes en personas que tienen probabilidades de desarrollarla, ya que logra reducir los riesgos del padecimiento al bajar el porcentaje de hemoglobina A1c.

(Con información de: Centers for Disease Control and Prevention, Jama Network.)