Expertos aseguran que muchos factores, incluida la alimentación, puede influir en nuestro sistema inmunológico, y de hecho, explican que existen algunos alimentos con los que debes tener cuidado, ya que podrían debilitarlo y dejarte vulnerable ante posibles infecciones, cosa que debería evitarse en temporadas como la invernal.

(foto: unsplash)

Lo que comes sí puede afectar tu sistema inmunológico

El sistema inmunológico es el encargado de protegernos contra diferentes problemas de salud, como las infecciones por bacterias o virus, por lo que es muy importante procurar que siempre esté lo más fuerte y sano posible, principalmente durante estas épocas.

Sin embargo, existen factores y elementos que pueden llegar a debilitarlo y dejarnos vulnerables ante las enfermedades, como lo pueden ser:

  • El estrés.
  • La cantidad de sueño que tenemos.
  • Cuánto tiempo dormimos.

Pero además de estos factores, se considera que lo que comemos y nuestra alimentación en general también puede tener un impacto en el sistema inmunológico y en su capacidad de resistir y combatir problemas de salud.

(foto: unsplash)

Los 5 alimentos que dañan tu sistema inmune

Como ya hemos mencionado, la alimentación sí puede influir en qué tan fuerte y resistente es nuestro sistema inmunológico ante las enfermedades, por lo que cuidarla es sumamente esencial para procurar nuestra salud.

Dentro de este cuidado, es importante saber que existen ciertos alimentos que son importantes evitar, ya que se ha demostrado que podrían impactar negativamente en el sistema inmunológico, haciendo que se debilite.

Según expertos, debes tener cuidado con este tipo de alimentos para evitar dañar el sistema inmune:

(foto: unsplash)

Aquellos con azucares añadidos.

Helados, catsup, caramelos, pasteles o sodas, pueden elevar de forma significativa los niveles de azúcar en sangre y con ello se activan proteínas inflamatorias que afectan la función inmunológica, inhibiendo la respuesta de las células encargadas de protegernos. 

Por si fuera poco, también se ha demostrado que estos niveles de azúcar elevados pueden alterar la función y el equilibrio de la microbiota intestinal, lo que también altera al sistema inmune y nos dejan más susceptibles a infecciones.

Comidas saladas.

Como papas fritas, alimentos congelados o comida rápida, pueden alterar la respuesta inmunológica ya que inhiben la capacidad anti-inflamatoria del cuerpo, crean problemas en las bacterias intestinales, e incluso podrían empeorar el estado de las enfermedades de tipo autoinmune, como el lupus o la artritis reumatoide. 

(foto: unsplash)

Alimentos fritos.

Estos tienen altos niveles de una molécula capaz de inflamar tu organismo, y no solo eso, también puede acabar con los mecanismos encargados de la regeneración celular y la capacidad antioxidante del cuerpo, e incluso causa daño celular, haciendo que las células sean disfuncionales.

Alimentos como papas fritas, pollo frito, tocino o pescado frito, deben evitarse, ya que además se ha demostrado que el consumo de estos alimentos pueden incrementar el riesgo de padecer enfermedades como:

  • Síndrome metabólico.
  • Cáncer.
  • Problemas cardíacos.
  • Infecciones como malaria.

La comida rápida.

Este tipo de comida es conocida por causar muchos efectos negativos en el organismo, y parece ser que es capaz de también tenerlos en el sistema inmunológico: puede dar lugar a altos niveles de inflamación, así como un desequilibrio en la microbiota intestinal, lo que puede afectar de forma importante el sistema inmunológico.

Pero eso no es todo, ya que se ha demostrado que la comida rápida puede contener químicos (ftalatos) que son responsables de inhibir e impactar negativamente en la capacidad de producir hormonas necesarias para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo.

(foto: unsplash)

Productos con aditivos.

Aquellos que contengan, por ejemplo, emulsificadores, deben también ser evitados, ya que se ha demostrado que algunos de los más frecuentemente usados pueden tener impactos negativos en la microbiota intestinal, aumentan la inflamación en el cuerpo, y llegan a inhibir la respuesta del sistema inmunológico, dejándonos vulnerables ante posibles infecciones.

(Con información de: Healthline, Muy interesante, Business Insider.)