Uno de los más grandes mitos de las dietas es pensar que la clave del éxito se encuentra en eliminar carbohidratos. Uno de los carbohidratos con peor fama es la papa. 

Sin embargo, ahora nuevas investigaciones apuntan a que son justamente las papas las que te pueden ayudar a bajar de peso

Las papas son ricas en almidones y al agregarlas como parte de tu platillo principal, va a pasar que te sacies pronto y que termines ingiriendo menos calorías.  

Las papas contienen 80 calorías por cada 100 gramos, es claro que son más calóricas que otras frutas y verduras pero menos que otros carbohidratos como la pasta, el pan o el arroz cuando se consumen en las mismas cantidades. 

La papa no engorda: así debes comerla para que te ayude a bajar de peso 

Si bien las papas están compuestas en su mayoría por carbohidratos en forma de almidón , glucosa, fructosa y sacarosa, sí aportan nutrientes a la salud y es falso que aumenten el riesgo de diabetes, dijeron investigadores del Centro de Investigación Biomédica de Pennington en Estados Unidos. 

(Foto: Especial)

La investigación fue publicada en el Journal of Medicinal Food y su objetivo principal fue examinar cómo una dieta que incluye papas impacta en la salud de las personas. Candida Rebello, profesora asistente de dicha institución, explicó que el estudio demostró que las papas no tienen un impacto negativo en la glucosa y que ayudaron a perder peso a los participantes. 

Explicó que las personas comen el mismo peso de comida sin importar el contenido calórico para sentirse llenos y por eso, al comer alimentos con más pesados que son bajos en calorías, se puede reducir el contenido calórico.

Al reemplazar parte de la carne del plato por papas, los participantes del estudio se sintieron más llenos más rápido y algunos ni siquiera terminaron su comida. El estudio incluyó a 36 participantes entre 18 y 60 años con sobrepeso o resistencia a la insulina. 

Pero también es verdad que la forma de preparación de las papas influye en su resultado. El objetivo fue aumentar el componente de fibra dietética de las papas y para ello se hirvieron con la piel y luego se refrigeraron entre 12 y 24 horas. 

Después se prepararon como acompañamiento de platos principales como puré de papas, gajos de papas asados o ensalada de papas. Para preservar las vitaminas de la papa se recomienda cocinarlas al vapor o al horno envueltas en papel aluminio. 

SIGUE LEYENDO:

(Con información de Infosalus)