El arroz es un alimento delicioso que complementa muchos platillos tradicionales en México, como el mole o el chile relleno. Si eliges arroz integral puede aportar beneficios adicionales para la salud que seguro harán que esta comida te encante todavía más. 

Comer arroz aporta energía debido a que se trata de un cereal que brinda hidratos de carbono, lo que funciona como combustible para nuestro cuerpo. 

El arroz contiene almidón, pero tiene una cantidad baja de carbohidratos en comparación con otros productos. Conoce todo su valor nutritivo cuando eliges la versión de arroz integral.

¿Qué beneficios aporta el arroz integral?  

De acuerdo con El poder del Consumidor, el arroz integral es de color café claro y destaca por tener cerca de 3,5 gramos de fibra por cada 100 gramos, por lo que es un excelente aliado para tener saciedad por más tiempo y combatir problemas intestinales

Pero eso no es todo, estos son los maravillosos beneficios del arroz integral:

  • Es dietéticamente mejor que el blanco

Tiene el mismo valor energético, pero se ha visto que el arroz blanco es más saludable y aporta muchos nutrientes que lo hacen la opción más apropiada para la dieta

(Foto: freepik) 

  • Da mucha energía

El arroz integral aporta mucha energía, se estima que cada taza del cereal cocido, unos 195 gramos, brindan 219 kcal, 4,5 proteínas, 1,5 g de grasas, 25 g de azúcares y 3,6 g de fibra.

  • Aporta vitaminas del complejo B

Las capas externas de los granos contienen minerales y vitaminas B1, B2 y B3, que ayudan al proceso que hace el cuerpo para obtener energía de la comida que se consume. También ayudan a formar glóbulos rojos, por lo que la falta de estas vitaminas puede contribuir a la anemia. 

  • Es bajo en grasa

Comer arroz integral es un buen aliado para las personas con problemas cardiovasculares y de colesterol alto debido al exceso de peso, pues tiene bajos niveles de grasa. 

  • Es bajo en sodio

Otros de sus beneficios es que no tiene mucho sodio, por lo que es ideal para personas con problemas de presión arterial alta o hipertensión.

(Foto: freepik) 

  • Es bueno para la salud de los huesos 

Por su aporte de fósforo, el arroz integral ayuda a mantener la salud de los huesos y además interviene en la formación de huesos, tejidos musculares y la división de las células. 

  • Tiene fibra

Comparado con el arroz blanco, el integral mantiene la cáscara, así que aporta gran cantidad de fibra, que mejora el tránsito intestinal y previene el estreñimiento.

Además, da saciedad, lo que es muy benéfico para las personas con obesidad y para ayudarles a disminuir la ingesta de calorías. 

  • Bueno para la diabetes 

Al ser un alimento de absorción lenta, el arroz integral también ayuda a estabilizar el azúcar en la sangre. 

Recomendaciones para consumirlo

No requiere una preparación distinta al arroz regular, solo se recomienda dejarlo más tiempo en cocción, entre 25 a 30 minutos.

Para un mejor resultado, es ideal lavar o enjuagar el arroz hasta que el agua quede clara y también dejarlo en remojo entre 2 y 4 horas.

Al momento de cocerlo, se recomienda hacer con 3 tazas de agua por cada taza del grano.  

(Foto: Pexels) 

No te limites, el arroz integral se puede usar igual que el arroz blanco o rojo, como guarnición, al vapor, con jitomate, con verduras, en sopa, con cilantro o espinaca o con granos de elote y cubos de zanahoria. 

El arroz integral complementa cualquier platillo independientemente de su preparación y lo mejor es que aporta beneficios adicionales a tu salud, así que no dudes en incluirlo en tu dieta y usarlo como más te guste.

(Con información de El poder del Consumidor) 

Para aprender más de...¿Qué es el colesterol y por qué es tan importante vigilarlo?

¿Qué es?
El colesterol es una sustancia que fluye por el torrente sanguíneo y, contrario a creencias populares, es producida en un 75% por nuestro cuerpo mediante el hígado; de hecho solo el 25% del colesterol total del organismo se absorbe por los alimentos. Su función más importante es ayudar en el funcionamiento de las células.
(Foto: Mora Manuela Vieytes, Arteria saludable - Mora Manuela Vieytes, CC BY-SA 3.0)
Colesterol bueno:
Su nombre científico es Lipoproteínas de Alta Densidad (HDL) y se dice que es colesterol bueno porque ayuda a eliminar el colesterol malo de la sangre al evitar se acumule en las arterias. Mientras más alto el nivel de HDL, menos colesterol malo habrá. El HDL se encuentra en el aceite de oliva, aguacates, omega-3, avena y otros.
Colesterol malo:
Se denomina Lipoproteínas de Baja Densidad (LDL) y se conoce como colesterol malo porque se combina con otras sustancias para bloquear las arterias. Dicho bloqueo puede causar diferentes enfermedades cardíacas que llevan a la muerte. Las grasas saturadas y las trans aumentan el nivel de LDL en la sangre.
¿Y los triglicéridos?
Son un tipo de grasa que el cuerpo crea a partir del consumo excesivo de azúcares, calorías, alcohol y carbohidratos. Esta grasa se transporta por la sangre y se almacena en las células grasas del cuerpo. El riesgo de tener niveles altos de triglicéridos es padecer síndrome metabólico, enfermedades cardíacas y diabetes.
Exceso de colesterol:
El exceso de colesterol no causa síntomas pero se puede detectar fácilmente con una prueba llamada perfil de lípidos. Con el tiempo, el colesterol causa una placa dentro de las arterias lo que provoca una enfermedad llamada ateroesclerosis que reduce el espacio para que fluya la sangre, lo que propicia enfermedades cardíacas.
(Foto: https://www.scientificanimations.com, Coronary Artery Disease, Cropped por Ara4, CC BY-SA 4.0)
Propensión al colesterol:
Aunque el exceso de colesterol puede deberse a la mala alimentación, la realidad es que existen personas con predisposición genética a que su organismo produzca cantidades altas de colesterol. La obesidad y el sobrepeso, la vejez y la dieta basada en grasas saturadas aumentan el riesgo de exceso de colesterol.