Es muy normal que cuando llega el verano se antoja consumir algo frío para aliviar el efecto de las altas temperaturas sobre nuestro cuerpo. Y, no se puede negar, la cerveza es uno de los remedios favoritos cuando de esto se trata.

(Foto: Getty Images)

El papel de la cerveza en México

En México la cerveza es algo serio. Conforme a la información publicada por el gobierno de nuestro país, México es el 3er país de América Latina en consumo de esta bebida, siendo el promedio anual un total de 60 litros per capita.

Además, de acuerdo con la misma fuente, México ocupa a nivel internacional el 7° lugar como productor, el 1er lugar como exportador y el 15° lugar como importador de cerveza.

(Foto: Pixabay)

La temperatura y sus efectos en la cerveza

Como decíamos, muchos son los que optan por una cerveza fría para remediar la sensación que el calor causa. Sin embargo, hay algunos detalles que deberías saber con respecto a esto.

La cerveza es una bebida que, desde su fabricación, depende mucho de la temperatura. Para muestra de ello está la diferencia entre las dos grande familias de este producto, es decir, Ale y Lager.

Las Ale son un tipo de cervezas que se fermentan a una temperatura entre los 12 y 25 centígrados. Por otra parte las Lager se fermentan entre los 5 y 9 centígrados.  

Y luego está el sabor. De acuerdo con la información de Cerveceros de México, las bajas temperaturas potencializan la carbonatación y las altas hacen lo propio con el aroma y algunos sabores.

En resumidas cuentas, la temperatura de la cerveza influye en nuestro gusto.

¿Qué pasa cuando sirves cerveza en un vaso o tarro congelado?

Aunque pueda parecer una buena idea, lo cierto es que, si disfrutas el sabor y la consistencia de la cerveza, lo mejor sería evitar el uso de recipientes fríos, o helados, porque estos afectan considerablemente ambas cualidades.  

En este caso, si sirves tu cerveza en un vaso o tarro congelado,  notarás que el sabor cambia. Y, por otro lado, la espuma puede sufrir alteraciones al grado de formar grumos.

Otra cosa que vale la pena tomar en cuenta sobre este mismo sentido, es lo que señala el diario El Español. Efectivamente, si ponemos un recipiente en el congelador o refrigerador, éste puede verse impregnado con los sabores que desprenden algunos alimentos. Por lo que, una vez más, si disfrutas el sabor de esta bebida, lo más recomendable es dejar este gusto de lado.

Probablemente no esperabas esto, pero sí, la cerveza en recipientes fríos pierde mucho de lo que la vuelve tan cautivante entre diferentes personas. Así que, busca el balance ideal para seguir disfrutando de esta bebida.

(Foto: Pixabay)

(Con información de Gobierno de México, Cerveceros de México y El Español)