¿Acostumbras lavar el arroz antes de cocinarlo? Probablemente no pero hacerlo es un paso fundamental al comer este alimento y conseguir que tus platillos queden perfectos. Te explicamos las razones.  

La higiene en la preparación de los alimentos es muy importante, pues muchas veces tienen suciedad y contaminantes que dañan la salud.

En el caso del arroz, los beneficios de lavarlo antes de cocinarlo son muchos y te contamos más al respecto.

¿Por qué lavar el arroz antes de cocinarlo?

Existen varios factores que influyen en la necesidad de lavar el arroz antes de cocinarlo y de acuerdo a la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), esos serían los más importantes:

(Foto: Pexels) 

  • Para eliminar el almidón superficial es necesario lavar el arroz, así como para que el grano quede más suelto. 
  • Lavar el arroz ayuda a eliminar los metales pesados que se encuentran en los granos, según apunta un estudio publicado en la National Library of Medicine
  • Remojar los granos puede disminuir la cantidad de arsénico, un metaloide que el arroz absorbe en grandes cantidades y que tiene efectos negativos en la salud cuando se consume de forma frecuente, según la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).   
  • Al lavar el arroz también se pueden eliminar contaminantes del empaque y los posibles insectos o gusanos que puedan quedar entre los granos. 
  • Una publicación de The Guardian destaca que no lavarlo puede producir que huela mal o se eche a perder más rápido. También podría cambiar su sabor, volviéndolo más amargo.
  • Se obtiene un producto más limpio al lavar el arroz mientras que el tiempo de cocción es menor cuando se remoja antes de cocinarlo.

¿Cómo lavar correctamente el arroz?

Solo debes colocar en un recipiente el arroz que vas a cocinar y cubrirlo con agua fresca. Luego, con ayuda de tus manos, debes hacer movimientos circulares mientras frotas bien los granos y notas que el agua cambia de color.

(Foto: freepik)  

Repite este procedimiento hasta que el agua no salga turbia, lo que generalmente ocurre después de enjuagar el arroz entre 5 y 6 veces.

Otras formas de lavar el arroz

De acuerdo con el portal especializado Enséñame de Ciencia, hay otras formas de limpiar el arroz que no son lavarlo directamente. 

Según Manoj Menon, científico medioambiental del suelo de la Universidad de Sheffield, hay 5 pasos sencillos para conseguir un arroz limpio y más suave para la cocción. 

  1. En una olla, vacía cuatro tazas de agua por cada taza de arroz que cocines.
  2. Deja que hierva y mantenlo así durante 5 minutos.
  3. Elimina el agua de la cocción con ayuda de un colador. 
  4. Echa el arroz otra vez en la olla y agrega dos tazas de agua fresca y limpia.
  5. Tapa la olla y deja cocer el arroz a fuego medio, hasta que se absorba toda el agua.

Ya lo sabes, lavar el arroz es un paso importante si quieres que quede suave y esponjoso, además de sin ningún contaminante que ponga en riesgo tu salud y la de tu familia.

(Con información de OCU, Enséñame de Ciencia, Infobae, 20 minutos) 

Para aprender más de...8 alimentos que no van en el refrigerador

Cuando compramos alimentos, guardamos frutas, verduras y hasta el huevo en el refrigerador, sin embargo, podríamos estar cometiendo un error. Estos son 8 alimentos que no van en la nevera.
Al refrigerar el jitomate evitamos que madure y mejore su aroma y sabor. El pepino se ablanda y se pudre antes, mientras que el pimiento pierde color y textura.
Albahaca
Ésta y otras hierbas aromáticas tienen la propiedad de absorber olores de otros alimentos, por lo que es mejor dejarla fuera con agua en sus tallos.
Huevos
Cuando lo compramos, observamos que no necesitan frío para conservarse porque los almacenan en estantes. Sin embargo, se pueden guardar en el refrigerador para asegurar una temperatura estable.
Melón y sandía
Debido a su alto contenido en agua, al someterlos al frío se modifica su estructura interna. Es mejor dejarlos madurar en un lugar fresco y seco para que no pierdan su olor y sabor.
Ajo y cebolla
El frío y la humedad del refrigerador ocasionan que se aguaden, pierdan su sabor e incluso que alberguen moho. Es mejor guardarlos en bolsas de tela, en un lugar fresco, seco, oscuro y ventilado.
Papas
Los almidones de la papa se convierten en azúcar con el frío, alterando su color y sabor original. Guárdalas en un bolsa de tela en un lugar fresco, seco y oscuro, pero lejos del ajo y las cebollas porque aceleran su descomposición.
Café
Ya sea en grano o molido, el café no se lleva bien con el frío y la humedad del refrigerador. Además absorberá el sabor de los alimentos cercanos. Opta por guardarlo en un recipiente hermético en un lugar fresco, oscuro y seco.
Cátsup, mostaza y salsa picante
Estos alimentos no requieren refrigerador gracias a su alto contenido en vinagre. Esta sustancia evita que se desarrollen bacterias y preserva los productos en buenas condiciones por un largo periodo de tiempo.