Aunque su preparación sea similar, existe una diferencia entre las infusiones y los tés, al ser bebidas distintas también lo es su efecto en el organismo.

Los tés se realizan a partir de la planta camellia sinencis, una planta que contiene teína. Mientras que las infusiones se elaboran a partir de otras plantas diferentes a la camellia, y que, además, no contienen ningún tipo de estimulante como la teína.

El es un tipo de infusión en el que se utiliza la camellia sinencis, sin embargo, no todas las infusiones son tés.

Infusión no es lo mismo que tisana

Para que dichos beneficios surtan el efecto deseado y sus principios activos realicen la función que les corresponde, es importante saber elaborar este tipo de hierbas. En infusión es como mejor se aprovechan sus bondades medicinales, terapéuticas y aromáticas.

Para prepararla se debe de calentar el agua, nunca hervirla y después agregar la cantidad de planta deseada. Si el agua hierve, ya no es una infusión, sino una tisana.

Una tisana es fundamentalmente una infusión de hierbas, frutas o especias con agua muy caliente, que usualmente posee propiedades medicinales.

Además, con el proceso de ebullición la planta puede perder alguno de sus principios activos, sobre todo los aromáticos. Las hierbas adquieren propiedades medicinales, que reducen de forma y manera natural los malestares.

Las plantas herbarias proporcionan numerosos beneficios para nuestro organismo y, por ende, para el bienestar personal.

¿Cuáles son las infusiones más saludables?

  • Manzanilla

Sus propiedades digestivas ayudan con los problemas generados por la bronquitis y la tos. Alivia los trastornos digestivos como los espasmos estomacales, vómitos o náuseas.

  • Disminuye las flatulencias.
  • Repara la membrana gástrica.
  • Regula los movimientos de la musculatura intestinal.
  • Aliada para mitigar los dolores derivados de la menstruación.

En la antigüedad esta hierba era utilizada por las mujeres embarazadas para calmar las náuseas, así como para relajar la tensión muscular durante el parto. Tal uso era y es un acierto, debido a sus propiedades calmantes y digestivas que tiene.

Foto: Canva

  • Tila

La tila es una de las infusiones más reconocidas para calmar los nervios, digerir alimentos con facilidad y ayudar a conciliar el sueño.

  • Mejora y regula los estados de ánimo.
  • Aplacar los estados de ansiedad, la angustia y el estrés.
  • Tiene propiedades relajantes.

Ayuda con los cólicos y minimiza las irregularidades menstruales.

Antitusivo y antiespasmódico, el tratamiento natural contra la tos y otros síntomas a menudo asociados al resfriado o la gripe, como el exceso de mucosidad o la congestión nasal.

Foto: Canva

  • Melisa

Originaria de las zonas mediterráneas del sur de Europa, ya era usada por los monjes carmelitas para la elaboración de su popular agua del Carmen, también conocida como agua de Toronjil, cuya finalidad es calmar los nervios.

  • Ayuda a calmar las palpitaciones y mitigar los casos de asma.
  • Disminuye los estados de ansiedad.

Foto: Canva

  • Salvia

Las infusiones de salvia se caracterizan por su fabuloso sabor y olor, además, cuenta con propiedades antiinflamatorias, antiinfecciosas, relajantes y carminativas.

  • Estimula el sistema circulatorio
  • Paliativo de dolores menstruales.
  • Disminuye las afecciones respiratorias.
  • Combate la acidez.

Originaria del sur de Europa, esta planta aromática y medicinal tiene siglos de historia. Era utilizada por los romanos para promover la cicatrización de las heridas, para sanar las fiebres y los problemas menstruales.

Propiedad estimulante o emenagoga. Es decir, estimula el flujo sanguíneo en la zona del útero y de la pelvis. Además, fomenta la menstruación, por lo que puede ayudar a mitigar las menstruaciones complicadas.

A pesar de sus bondades, se recomienda no ingerirla durante el embarazo y la lactancia, tampoco en menores de seis años ni personas con epilepsia, debido a sus efectos sobre el sistema nervioso.

Foto: Canva

  • Valeriana

Tiene propiedades tan potentes que pueden ocasionar problemas si se realizan actividades que requieran de precisa atención.

  • Potente relajante.
  • Propiedades hipnóticas que llegan a ser de gran ayuda para personas con insomnio.
  • Su mayor poder lo tiene sobre el sistema nervioso central y el cerebro. Seda y relaja dichos órganos, lo que conlleva un estado de calma.
  • Facilita el descanso.

Esta hierba ha tenido diferentes usos a lo largo de los siglos, en la antigüedad se usaba para paliar los dolores menstruales en la antigua Grecia y para mitigar la gota en el siglo XII.

Foto: Canva

  • Tomillo

Como condimento, como planta ornamental o medicinal, es una de las hierbas silvestres que su uso se remonta a siglos atrás. La utilizaban en la antigua Grecia como remedio para curar las heridas y en la Edad Media para paliar los casos de asma.

  • Refuerza el sistema inmunológico.
  • Previene dolencias muy comunes y molestas, como catarros, dolores de garganta o tos.
  • Contiene en su composición timol, el cual tiene acción fungicida.

Foto: Canva

  • Poleo menta

Famoso por su eficacia en el cuidado de las funciones digestivas, ayudando a eliminar gases y dolores del tubo digestivo. También es eficaz en catarros y tos, al tratarse de un expectorante.

  • Expectorante y digestivo.
  • Ayuda a sobrellevar las digestiones pesadas.
  • Promueve la eliminación y la expulsión de las mucosidades.

La infusión hecha a base de esta hierba tiene un sabor agradable, refrescante y con un retrogusto a hierbabuena.

Recuerda siempre consultar al médico antes de tomar tés o infusiones, especialmente si padeces problemas de salud, estás embarazada o tomas medicamentos, ya que podrían tener un efecto negativo. 

Foto: Canva

(Con información de la Secretaría de Salud y Escuela Mexicana de )