Existen muchos alimentos que sin duda se disfrutan al máximo por su delicioso sabor, como las pizzas, hamburguesas y hot dogs, pero un estudio comprobó que algunos de éstos, nos restan minutos de vida cada que los comemos.

Expertos de la Universidad de Michigan analizaron 5 mil 853 alimentos y los clasificaron por su carga de enfermedades para los humanos y el impacto en el medio ambiente.

Los resultados, publicados en la revista especializada Nature Food, demostraron que hay un alimento que resta hasta 36 minutos de vida cada vez que lo comemos.

El alimento que resta minutos de vida al comerlo

El análisis de los investigadores encontró que hay alimentos que nos hacen perder desde 74 minutos de vida saludable o por el contrario, ganar hasta 80 minutos por ración.

(Foto: Pexels) 

Los alimentos que se relacionaron con la mayoría de los minutos de vida saludable perdidos fueron:

  • Bebidas azucaradas 
  • Hot dogs 
  • Hamburguesas
  • Sándwiches de jamón

Por su parte, los alimentos que se asociaron con más minutos de vida saludable son:

  • Frutas 
  • Verduras mixtas
  • Cereales listos para comer 
  • Granos cocidos

Los investigadores detallaron que, una ración de pizza resta 1,4 minutos de vida; una porción de 85 gramos de alitas de pollo resta 3,3 minutos de vida y un hot dog, podía restar hasta 36 minutos

Según los autores, el amplio tiempo de vida que resta un hot dog se debe en gran parte al efecto perjudicial de la carne procesada que contiene.   

¿Qué alimentos nos suman tiempo de vida? 

El estudio encontró que alimentos como el cacahuate salado, el salmón al horno y el arroz con frijoles, están asociados con ganancias en tiempo de vida saludable de entre 10 a 15 minutos cada vez que se comen. 

En ese sentido, destacaron que los sándwiches de crema de cacahuate con mermelada a base de frutos secos podían sumar hasta 33 minutos de vida.

(Foto: Pexels) 

Otros alimentos saludables y amables con el ambiente que subrayaron los expertos incluyen nueces, frutas, verduras, legumbres, granos integrales y algunos maricos.

En cambio, los alimentos con bajo valor nutricional y un impacto negativo en el ambiente fueron la carne de res, la carne procesada, el cerdo y el cordero.

Las aves de corral, los lácteos, los alimentos a base de huevo y los cereales cocidos se ubicaron en un riesgo intermedio.  

Con base en estos resultados, los investigadores llegaron a la conclusión de que sustituir por completo el consumo de la carne de res y la carne procesada por una dieta alta en frutas, verduras, nueces, legumbres y mariscos, podía favorecer una ganancia de vida saludable de 48 minutos por persona.

Además, estos cambios alimenticios también podrían reducir la huella de carbono individual hasta en un 33%.

(Foto: Pexels) 

Olivier Jolliet, profesor de ciencias de la salud ambiental en la universidad y autor principal del artículo, dijo a CNN que estos resultados pueden “ayudar a seleccionar y usar las calorías consumidas a diario para modificar un mínimo de hábitos y hacer el mínimo de cambio para obtener el máximo beneficio para la salud y el medio ambiente de nuestra experiencia con la comida”.

¿Por qué es dañino comer hot dogs?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que hay importantes riesgos por comer con frecuencia carnes procesadas como las salchichas y el jamón, esto se debe a que contienen un alto nivel de grasa, sodio, purinas, aceites, harinas refinadas, azúcares y componentes químicos que afectan la salud

(Foto: Pexels) 

El Centro Internacional de Investigaciones sobe el Cáncer clasificó como grupo 1 o cancerígeno para los humanos a la carne procesada, incluyendo salchichas, jamón, carne en conserva y carne seca.

Específicamente, estos alimentos pueden aumentar el riesgo de cáncer colorrectal, por lo que recomiendan reducir el consumo de hot dogs, hamburguesas y otros tipos de comida rápida con alimentos procesados.

(Con información de Enséñame de Ciencia y Mejor con Salud

Para aprender más de...¿Qué es el colesterol y por qué es tan importante vigilarlo?

¿Qué es?
El colesterol es una sustancia que fluye por el torrente sanguíneo y, contrario a creencias populares, es producida en un 75% por nuestro cuerpo mediante el hígado; de hecho solo el 25% del colesterol total del organismo se absorbe por los alimentos. Su función más importante es ayudar en el funcionamiento de las células.
(Foto: Mora Manuela Vieytes, Arteria saludable - Mora Manuela Vieytes, CC BY-SA 3.0)
Colesterol bueno:
Su nombre científico es Lipoproteínas de Alta Densidad (HDL) y se dice que es colesterol bueno porque ayuda a eliminar el colesterol malo de la sangre al evitar se acumule en las arterias. Mientras más alto el nivel de HDL, menos colesterol malo habrá. El HDL se encuentra en el aceite de oliva, aguacates, omega-3, avena y otros.
Colesterol malo:
Se denomina Lipoproteínas de Baja Densidad (LDL) y se conoce como colesterol malo porque se combina con otras sustancias para bloquear las arterias. Dicho bloqueo puede causar diferentes enfermedades cardíacas que llevan a la muerte. Las grasas saturadas y las trans aumentan el nivel de LDL en la sangre.
¿Y los triglicéridos?
Son un tipo de grasa que el cuerpo crea a partir del consumo excesivo de azúcares, calorías, alcohol y carbohidratos. Esta grasa se transporta por la sangre y se almacena en las células grasas del cuerpo. El riesgo de tener niveles altos de triglicéridos es padecer síndrome metabólico, enfermedades cardíacas y diabetes.
Exceso de colesterol:
El exceso de colesterol no causa síntomas pero se puede detectar fácilmente con una prueba llamada perfil de lípidos. Con el tiempo, el colesterol causa una placa dentro de las arterias lo que provoca una enfermedad llamada ateroesclerosis que reduce el espacio para que fluya la sangre, lo que propicia enfermedades cardíacas.
(Foto: https://www.scientificanimations.com, Coronary Artery Disease, Cropped por Ara4, CC BY-SA 4.0)
Propensión al colesterol:
Aunque el exceso de colesterol puede deberse a la mala alimentación, la realidad es que existen personas con predisposición genética a que su organismo produzca cantidades altas de colesterol. La obesidad y el sobrepeso, la vejez y la dieta basada en grasas saturadas aumentan el riesgo de exceso de colesterol.