Los beneficios de las dietas veganas o vegetarianas suelen ser muchos y están bien respaldados por la comunidad científica. Sin embargo, existen algunos productos que, aunque promocionados y etiquetados para este tipo de dietas, deben evitarse, ya que podría afectar de forma significativa la salud de quien los consume.

(foto: unsplash)

¿Qué son los alimentos veganos o vegetarianos chatarra?

Incluso si las dietas de origen vegetal resultan una opción más saludable y beneficiosa para el organismo, fundamentalmente porque ayudan a prevenir problemas cardíacos o enfermedades como la diabetes, existen algunos productos que deberían ser evitados.

Estos productos, son conocidos como alimentos veganos/vegetarianos chatarra (junk veggie food, en inglés), y básicamente son productos alimenticios que, aunque prometen ser veganos o vegetarianos, o ser un sustituto “saludable” para otros alimentos de origen animal, en realidad son ultraprocesados y poco sanos.

Usualmente, este tipo de comidas contienen características como:

  • Altos en calorías.
  • Azúcares añadidos.
  • Sal en exceso.
  • Grasas añadidas.
  • Poco aporte nutricional.
  • Aditivos.

(foto: pixabay)

Los impactos a la salud de los alimentos chatarra

Estudios han demostrado que los alimentos ultraprocesados, y por lo tanto alimentos chatarra, pueden tener impactos significativos y negativos en la salud.

Normalmente este tipo de alimentos pueden ser más elegibles por lo fácil que se puede acceder a ellos y la conveniencia que ofrecen (rapidez de preparación), llegan a aportar más de la mitad de las calorías diarias necesarias, por lo que incluso si se promocionan como alimentos sanos, se debe tener cuidado.

“La consecuencia de las comidas de base vegetariana es que nos hacen pensar que son buenas para nosotros, cuando pueden ser igual o más insanas”, explica la nutricionista Megan Rossi, parte del King’s College de Londres.

Los estudios han encontrado que las comidas procesadas, incluso en un 10%, están asociadas a un mayor riesgo de tener enfermedades vasculares (como eventos cerebrovasculares) o enfermedades cardíacas.

Además, las comidas que han sido o procesadas y posteriormente empaquetadas, pueden aumentar el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer y diabetes tipo 2 debido a los químicos que se encuentran en los alimentos, como algunos aditivos.

Por otra parte, expertos han reportado que las personas que consumen alimentos altamente procesados, incluso si estos son vegetarianos o veganos, tienden a consumir muchas más calorías que otros individuos, lo que podría llevar a desarrollar obesidad y otras complicaciones relacionadas con el aumento de peso.

Y son estas mismas personas quienes se ven más afectadas, ya que este tipo de alimentos carecen aún más de nutrientes esenciales, como vitamina B12, calcio y ácidos grasos omega-3, que podrían ser recuperados de alimentos como frutas, vegetales o nueces, y que suelen faltar en las dietas de origen vegetal.

(foto: unsplash)

¿Qué alimentos deberían evitarse?

Existen muchos productos que aunque de origen vegetal, pueden etiquetarse como comida chatarra, principalmente si se utiliza el sistema de clasificación NOVA (un sistema de la Organización de Alimentos y Agricultura de la ONU).

Según esta clasificación, que cataloga como chatarra a cualquier producto alimenticio que para su preparación sea sometido a grandes procesos industriales, algunos productos con los que hay que tener cuidado son:

  • Bebidas carbonatadas.
  • Alimentos empaquetados.
  • Cereales.
  • Panes, galletas, pasteles y cualquier tipo de repostería realizada de forma comercial.
  • Alimentos instantáneos (salsas, sopas, postres,...).
  • Barras de energía.
  • Bebidas saborizadas.

(foto: unsplash)

Consejos para las dietas de origen vegetal

Sin embargo, no todo está perdido. Llevar una dieta vegana o vegetariana sana, y sin riesgos es posible, pero para lograrlo, los expertos recomiendan lo siguiente:

  • Elige productos que sean bajos en sodio y grasas, así como en azúcares
  • Revisa los ingredientes de los productos antes de comprarlos, puedes hacerlo revisando las etiquetas nutricionales, así evitarás añadidos dañinos.
  • No descuides la hidratación.
  • Ten cuidado y revisa los carbohidratos que consumes, procura no consumir más de lo necesario.
  • Consume alimentos de diferentes colores, de esa manera tendrás la posibilidad de consumir diferentes nutrientes.
  • Acude con un nutriólogo que pueda diseñar un plan nutricional eficiente y adecuado.
  • Elige comidas poco procesadas e inclínate más por alimentos naturales o preparados en casa.

(Con información de: Medical News Today, Expansión, BBC.)