¿Sueles comer queso y pedirlo frecuentemente en todo lo que consumes? Este alimento no es tan malo como el cigarro o el alcohol, pero se está discutiendo si existe la adicción al queso como tal o si solamente activa una parte de nuestro cerebro que tiene que ver con la recompensa. 

¿Por qué nos saben más ricas las cosas con queso? ¿Por qué a unas personas se les antoja más la imagen de un alimento con queso? Esto es lo que se sabe hasta el momento.

Adicción al queso: ¿mito o realidad?

El Hospital Monte Sinaí, de Estados Unidos, mencionaba en 2015 que el queso es adictivo de una forma parecida a las drogas porque tiene una sustancia química que se llama “caseína”. Esta se encuentra presente en los productos lácteos y tiene la capacidad de activar los receptores opioides de nuestro cerebro.

¿Qué es la caseína?

La Enciclopedia Británica señala que la caseína es la proteína principal en la leche y el ingrediente principal del queso. Se usa principalmente en alimentos preparados, medicamentos, cosméticos y suplementos dietéticos.

En su estado puro, la caseína es de un color sólido blanco amorfo sin olor ni sabor, mientras que su versión comercial tiene un olor agradable y es ligeramente amarilla.

Para aprender más de...¿Qué es el colesterol y por qué es tan importante vigilarlo?

¿Qué es?
El colesterol es una sustancia que fluye por el torrente sanguíneo y, contrario a creencias populares, es producida en un 75% por nuestro cuerpo mediante el hígado; de hecho solo el 25% del colesterol total del organismo se absorbe por los alimentos. Su función más importante es ayudar en el funcionamiento de las células.
(Foto: Mora Manuela Vieytes, Arteria saludable - Mora Manuela Vieytes, CC BY-SA 3.0)
Colesterol bueno:
Su nombre científico es Lipoproteínas de Alta Densidad (HDL) y se dice que es colesterol bueno porque ayuda a eliminar el colesterol malo de la sangre al evitar se acumule en las arterias. Mientras más alto el nivel de HDL, menos colesterol malo habrá. El HDL se encuentra en el aceite de oliva, aguacates, omega-3, avena y otros.
Colesterol malo:
Se denomina Lipoproteínas de Baja Densidad (LDL) y se conoce como colesterol malo porque se combina con otras sustancias para bloquear las arterias. Dicho bloqueo puede causar diferentes enfermedades cardíacas que llevan a la muerte. Las grasas saturadas y las trans aumentan el nivel de LDL en la sangre.
¿Y los triglicéridos?
Son un tipo de grasa que el cuerpo crea a partir del consumo excesivo de azúcares, calorías, alcohol y carbohidratos. Esta grasa se transporta por la sangre y se almacena en las células grasas del cuerpo. El riesgo de tener niveles altos de triglicéridos es padecer síndrome metabólico, enfermedades cardíacas y diabetes.
Exceso de colesterol:
El exceso de colesterol no causa síntomas pero se puede detectar fácilmente con una prueba llamada perfil de lípidos. Con el tiempo, el colesterol causa una placa dentro de las arterias lo que provoca una enfermedad llamada ateroesclerosis que reduce el espacio para que fluya la sangre, lo que propicia enfermedades cardíacas.
(Foto: https://www.scientificanimations.com, Coronary Artery Disease, Cropped por Ara4, CC BY-SA 4.0)
Propensión al colesterol:
Aunque el exceso de colesterol puede deberse a la mala alimentación, la realidad es que existen personas con predisposición genética a que su organismo produzca cantidades altas de colesterol. La obesidad y el sobrepeso, la vejez y la dieta basada en grasas saturadas aumentan el riesgo de exceso de colesterol.
https://www.sumedico.com/trivias/la-grasa-es-tu-amiga-o-enemiga/345409

¿Existe la adicción al queso?

“¿Quiere que le ponga queso adicional?” Salvo que no consumas queso, esa pregunta es difícil de rechazar, porque las cosas con queso saben mejor, ¿no? Pero de ahí a que exista una adicción al queso es otro tema.

El Hospital Houston Methdist apunta que la palabra “adicción” no puede ser tomada a la ligera y que es un término que implica algo más severo.

De hecho, este hospital menciona que la Sociedad Estadounidense de Medicamentos para la Adicción define “adicción” como una condición médica que involucra interacciones complejas entre el cerebro, cuerpo, medio ambiente e incluso la parte genética de la gente.

“La adicción se manifiesta como un comportamiento compulsivo en el que el afectado encuentra difícil de resistir la sustancia a pesar de saber que tiene consecuencias dañinas. También suelen presentarse síntomas de abstinencia al interrumpir una conducta adictiva”, indica esta institución.

Sin embargo, la adicción al queso no existe como tal, según el hospital, ya que no hay una evidencia científica de que este alimento afecte al cerebro de la misma manera que el alcohol o las drogas.

Eso no significa que el queso no active la parte de gratificación de nuestro cerebro, por lo que se te puede antojar, pero tener antojos no es lo mismo que presentar una adicción y también puedes tenerlos hacia otros alimentos, concluye el hospital.